"Los pacientes vienen donde mí con su diagnóstico. Un diagnóstico es un estigma, lo que tengo frente a mí es un ser humano que sufre".

Zoila Luna, MA.

Te puede interesar

La terapia y la meditación es a la mente lo que cepillarse los dientes es a la salud. La terapia es comunicación de la buena. Nos enfermamos por el "mal uso de las palabras, de la comunicación", y nos sanamos por las palabras, por el "lenguaje" de nuestro terapeuta. Un niño que ha crecido oyendo que es un tonto, feo, malo… no tiene futuro si no recibe ayuda. Y esa ayuda es sobre todo "comunicación verbal y no verbal, gestos, intenciones, sentirse escuchado y apoyado".

El paciente debe sentir que un psicólogo no es un fiscal. No juzga, es un ser humano que te acompaña en el proceso de descubrir tus habilidades, tus sentimientos, tu mundo interior y tu intimidad. El terapeuta solo ayuda a entrar en el túnel; tú debes entrar y permitir que el te acompañe en el proceso. En el acompañamiento debe ir poniendo "espejos", para que puedas ver los puntos ciegos que te impiden crecer.

El lenguaje positivo y las palabras que eliges al hablar, cambian tu vida. Cómo a través de las palabras puedes cambiar tu manera de vivir, es lo que enseña ese lenguaje positivo. En este proceso es importante el manejo de las emociones. Por nuestra cultura y nuestras creencias, nosotros hacemos "invisibles" las emociones, y eso es grave.

La gente no tiene permiso para expresar lo que siente. Hay que recibir las emociones: si tengo miedo, debo decirlo, no evadirlo. Ojo, quien domina tu emoción, tiene dominio sobre ti.

El espacio terapéutico debe ser un espacio seguro. El terapeuta debe darte seguridad, ayudarte a crecer y luego debes seguir solo, cuando estés listo. La terapia es una herramienta, no una muleta. Tampoco debe permitir que te descalifiques en el espacio terapéutico. No hay permiso para agredirte a ti mismo. El terapeuta es solo un espejo para ayudarte a ver esas partes que no puedes ver de ti.

La vida es muy breve para ser infeliz. Emoción que no se habla es una emoción que no se cura, y se convierte en cáncer, úlceras, infartos. Todo, porque "tragas" lo que deberías sacar. Solo tú puedes darles permiso para que salgan. Las emociones son educadas, dan señales para expresar que quieren salir. ¿Le damos permiso o no?

Todo lo que ha ocurrido en tu familia, en tu niñez, en el ambiente que te rodea, según creces, se convierte en una mochila. Puedes "bajar la mochila y acomodarla", respetar los límites. Si alguien te importa, le pones límites. Lo que viviste en tu familia no es tuyo, no te toca, sácalo de la mochila. Pon limites alrededor de tu relación de pareja, por ejemplo. Lo que no está definido, se desparrama. Hay que hacer terapia, hay que hacer terapia, hay que hacer terapia...

www.NancyAlvarez.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.65%
60308 votos

Las Más Leídas