Mayo es el Mes de la Concientización sobre Accidentes Cerebrovasculares. Como muchos saben, debemos difundir información sobre la principal causa de discapacidad en los Estados Unidos y, este mes, reconocemos a quienes han sido afectados por esta devastadora enfermedad.

Un accidente cerebrovascular ocurre instantáneamente, en cualquier momento y a cualquier edad. Según el Centro para el Control de Enfermedades (CDC), casi 800.000 personas en el país sufren esta dolencia cada año. De estos 800.000, casi 185.000 mueren. Sin embargo, el 80% de los accidentes cerebrovasculares son en gran medida previsibles y tratables.

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando la circulación de la sangre en el cerebro se ve interrumpida por un coágulo de sangre o un vaso sanguíneo roto; afectando las arterias que llevan sangre al cerebro. Independientemente de su forma física, raza o género, el accidente cerebrovascular puede ocurrirle a cualquiera. Simplemente revisando los factores de riesgo, aplicando cambios en el estilo de vida y reconociendo los signos, todos podemos tomar las precauciones necesarias para poder prevenirlo. Pequeños cambios en la dieta y ejercicio pueden tener un impacto enormemente positivo en la salud de su corazón y, por lo tanto, ayudar a prevenir esta condición.

Formo parte del Congressional Heart and Stroke Coalition, un grupo bipartidista de Senadores y Congresistas que se ocupa de crear conciencia sobre la gravedad de las enfermedades cardiovasculares; y la importancia de la investigación, prevención y tratamiento. Co-patrociné la ley Stroke Treatment and Ongoing Prevention Act, que lleva a cabo una campaña nacional de educación e información que promueve la prevención de accidentes cerebrovasculares y su inmediato tratamiento. Este proyecto de ley instruye a la Secretaría de Salud y Servicios Humanos a otorgar subvenciones a los estados para establecer sistemas estatales de prevención, tratamiento y rehabilitación de pacientes en riesgo o que han sufrido un accidente cerebrovascular y desarrollar un plan de estudios modelo para capacitar al personal de servicios médicos de emergencia. Sigo comprometida a promover políticas públicas para combatir enfermedades cardiovasculares, como el accidente cerebrovascular, que afectan a millones de estadounidenses.

Me gustaría reconocer y agradecer a los verdaderos héroes: las maravillosas personas que laboran en nuestros hospitales, clínicas y, en especial, al personal de emergencia que trabaja arduamente para brindar los inmediatos tratamientos necesarios a los que sufren accidentes cerebrovasculares. Estos médicos están haciendo su parte al ser pioneros en tratamientos innovadores y preventivos que diariamente salvan miles de vidas. En nuestra comunidad también como en el Congreso, debemos seguir tomando las medidas necesarias para poder prevenir estas enfermedades cardiovasculares.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cómo califica la respuesta de la comunidad internacional ante las elecciones ilegítimas en Venezuela?

Positiva y contundente
Insuficiente
Aún es temprano para calificarla
ver resultados

Las Más Leídas