Aunque la gran mayoría de estadounidenses sigue de cerca la invasión de Rusia a Ucrania, según los datos de una encuesta de la Universidad de Maryland realizada en marzo de 2022, por Nielsen Scarborough, la mayoría continúa oponiéndose al envío de tropas estadounidenses al país europeo, incluso si el conflicto persiste.

Al mismo tiempo, el 83% apoya el suministro de equipo militar al Ejército ucraniano, incluido el 82% de los republicanos y el 86% de los demócratas.

Te puede interesar

Ciertamente, Estados Unidos, va a la vanguardia, en comparación con sus aliados, en cuanto al envío de armas a Ucrania, mientras el presidente Joe Biden ha declarado su apoyo irrestricto al gobierno de Kiev por el tiempo que sea necesario.

El desafío es que este enorme compromiso tendrá un largo impacto en una economía estadounidense, amenazada por una recesión.

A pesar de todos los esfuerzos, todavía no hay señales de ningún avance importante que pueda conducir a un alto al fuego o al fin del conflicto entre Rusia y Ucrania.

De igual manera, no hay evidencia real que sugiera que el entusiasmo estadounidense hacia Ucrania y hacia su líder, el presidente Volodímir Zelenski, esté comenzando a flaquear. Por el contrario, existe un sólido respaldo bipartidista a la causa ucraniana, esperando evitar una victoria del gobernante ruso Vladimir Putin.

Sin embargo, ya se debe estar gestando cierta preocupación si la guerra continúa durante mucho tiempo, y es aquí donde Biden deberá jugar un papel clave para asegurar un apoyo a largo plazo, tanto de la Alianza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) como el de sus connacionales, especialmente ante los desafíos económicos por venir.

¿Cómo logrará Biden mantener sus planes hacia Ucrania, si los republicanos toman el control mayoritario del Senado y la Cámara Baja en las elecciones de medio mandato?

Si la guerra continúa en noviembre, lo que parece muy probable, ¿Respaldarán los republicanos a la Casa Blanca o utilizarán el preocupante aumento del costo de vida como justificación para atacar su liderazgo?

Además de Ucrania, es probable que la creciente tensión entre Washington y Pekín también se convierta en un tema político incendiario, en el período previo a las elecciones.

No hay que olvidar que, para Washington, China representa un mayor desafío que Rusia.

Por lo pronto, Biden ya ha tenido cinco llamadas telefónicas con el presidente chino Xi Jinping, pero ha habido pocas señales de algún entendimiento en las relaciones bilaterales, principalmente enfocadas en ahora en la preocupación sobre una acción militar china contra Taiwán, siguiendo el ejemplo ruso.

Si bien Biden ha declarado que Estados Unidos acudiría en ayuda de Taiwán, si China atacara a la autoproclamada república, significaría esto que Washington estaría dispuesto a comprometer tropas para ayudar a Taiwán a defenderse de una posible invasión china.

Estas interrogantes serán cada vez más relevantes a medida que se acerquen los comicios de medio mandato.

No hay duda de que los republicanos, como parte de su campaña, se preguntarán si Biden es la persona adecuada para responder en consecuencia a rivales globales de grandes ligas como China y Rusia.

El líder chino ya advirtió a Biden que se abstuviera de interferir en Taiwán, pues Washington estaría jugando con fuego.

Putin, por su parte, hizo lo propio también cuando puso las armas nucleares de Rusia en alerta máxima, amenazando a Estados Unidos y a sus aliados con un ataque nuclear, si llegaran a intervenir en Ucrania.

Algunos círculos en Washington DC lo interpretaron como un chantaje descarado que funcionó, luego de que Biden repitiera en consecuencia que no se enviarían tropas estadounidenses a Ucrania.

No está claro todavía si un enfoque estadounidense más contundente hacia Pekín y Moscú pudiera ser más beneficioso, pero lo que sí es cierto es que los republicanos, que buscan la reelección en noviembre, pueden verse tentados a acusar al mandatario estadounidense de actuar con debilidad frente al estilo más fuerte y dominante de Putin o de Xi.

Biden sigue decidido a postularse para un segundo mandato en 2024, pero para entonces es probable que las tensiones entre Estados Unidos, Rusia y China sean aún mayores, especialmente si la guerra en Ucrania continúa y Pekín decide actuar contra Taiwán.

Eso pondría a prueba el liderazgo de Biden al máximo, y si no logra responder en consecuencia, bien podría verse obligado a reconsiderar su decisión de presentarse a la reelección.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.91%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.7%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.38%
23008 votos

Las Más Leídas