Comentan que Kim Kardashian será la primera. Ella es pionera en muchas cosas y la “columna de la paz”, que se implantará como la última moda, muy pronto, la estrenará la famosa socialité.

Esta exclusiva va para todas las chicas, y chicos también, que tienen aumentados –porque quieren– sus pompis. Ya que se les ve a muchos con pocas ganas de reír, o la risa es forzada por lo que tira de la piel esa carga tan pesada en la zona baja posterior, y por tanto los labios estirados simulan una sonrisa casi siempre o casi nunca. Depende de la cantidad de condimento agregado a los glúteos para aumentar su volumen o para poner algo donde no había nada.

Se trata de un injerto de vértebras en la zona lumbar de la columna vertebral que simulará al querido y respetado símbolo de la paz, con aro y todo, para lograr un refuerzo seguro. Será usado el titanio. Se pensó en "Ti", como aparece en la tabla periódica de Mendeleiev, aquella de las clases de Química que casi nadie se aprendió, donde me incluyo.

Aseguran los expertos que el titanio es un metal sólido de transición. No entiendo bien esto de “transición”, pero si el estado de molestia que sufren muchos y muchas transitará a una total felicidad, ¡Bienvenido sea!

Titanio, que a partir de ahora será un titán, está probado dentro del cuerpo humano y este lo acepta como hueso, no lo rechaza. Por tanto, ayudará a estas generaciones a continuar con una posición erguida sobre los pies.

Este invento de la columna de la paz garantizará a las futuras abuelas a no andar en “cuatro patas”. Hay que evitar a toda costa que se conviertan en cuadrúpedas y tengan su plato para comer junto al perro de la casa. Seguirán siendo parte de la especie humana o de la subespecie del Homo sapiens sapiens.

Con los años y después de la menopausia la osteoporosis está de cuerpo presente. Disminuye considerablemente el calcio. Comienzan a quebrarse las caderas o cualquier hueso del cuerpo femenino con una facilidad que asusta. A mi difunta abuela le dieron un abrazo tan efusivo en el velorio de mi abuelo que le partieron tres costillas. No es broma.

El costo dependerá del estado de infelicidad demostrado a través de una prueba mental. Si el trauma es grande por no lograr lo que imaginaron antes de este procedimiento –el de tener un prominente desarrollo en la zona glútea– pues el precio será más bajo. ¡Ya han sufrido bastante!

Habrá gente feliz, quienes consiguieron pareja y trabajo después de tantos y dolorosos retoques. Quienes confiaron en que su amor a sí mismas estaría por fin garantizado; pero ¿por qué la mayoría, aunque lo disimulen bien, no logra encontrar el relleno que les falta en el vacío que tienen en el corazón?

Y no comprendo eso de operarse para trabajar… ¡Hellooo!... ¡Qué absurdo!… ¡Qué cosa más loca! Si voy a un quirófano que sea para que me deshabiliten por completo, de por vida. ¿¡Pasar por esos riesgos, dolores, gastos y miedos… para trabajar!? ¡Qué mundo!

Dicho implante será carísimo para las que tengan también un aumento de busto. Porque en casos como estos, de dobles o cuádruples prominencias tienen la ayuda de un balance y contrapeso casi perfectos. En gente así se considera un lujo: ¡y quien quiera azul celeste que le cueste!

No he mencionado lo único desfavorable del injerto de la columna de la paz: se podrá realizar una única posición en el acto sexual que no está ni en el Kama-sutra: posición de la momia, o posición de la tiesa, al estilo de una muñeca inflable… Conseguirán un nuevo amante, pero hay que ver si lo conservan.

Se rumora que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se encargaría de todos los gastos y de la fabricación del símbolo de la paz titánico. Porque se analizó la vejez de estas personas con posaderas acentuadas y existe una gran preocupación al respecto.

Si no se actúa rápidamente y se da una solución efectiva y definitiva, las futuras décadas carecerían en gran medida de humanos en posición erecta. Aún se mantiene en el anonimato el autor o la autora del invento del siglo XXI.

La columna de la paz mantendrá seguros el culto a la belleza y la perfección femenina, por lo que se da hasta la vida.

@idaysicapote

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario