El retorno a los principios y normas de la Organización de Estados Americanos (OEA) es el mayor aporte que Luis Almagro ha producido. Su lucha contra las dictaduras lo ha convertido en enemigo y objetivo del castrochavismo, que busca separarlo de la secretaría general.

La dictadura de Cuba -sin participar oficialmente en la OEA- lidera la operación anti Almagro con los regímenes de Venezuela y Nicaragua, la activa acción de Argentina y México, algunos países del Caribe y una aparente maniobra de “quid pro quo” con Canadá, cuyo voto para desestabilizar la OEA sería obtenido a cambio de asegurarle la posición de miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Te puede interesar

No parece creíble que Canadá vaya a alinearse con las dictaduras de Cuba y Venezuela en la estrategia dictatorial de sustituir a Almagro, siendo uno de los países que participa y acompaña más firmemente la lucha contra la dictadura castrochavista de Venezuela, que ha reconocido al presidente Juan Guaidó, que ha recibido al embajador del Gobierno interino de Venezuela, que ha respaldado los informes y acciones sobre la situación de Venezuela, y que impone sanciones al régimen usurpador. Pero tiene consideraciones con la dictadura de Cuba.

El régimen de Cuba maneja un importante sindicato de votos en la Organización de Naciones Unidas (ONU). Aumentó este poder con el entreguismo de Venezuela a Cuba, que puso a la dictadura cubana en situación de ejercer el liderazgo político de América Latina. Los votos que agrupa y con los que trafica Cuba en la ONU le permiten negociar designaciones como la de un miembro no permanente en el Consejo de Seguridad, donde ya pusieron a la Venezuela castrochavista y la Bolivia dictatorial de Evo Morales. Este sería el espacio que Cuba ofrece a Canadá a cambio del voto anti Almagro.

Para elegir el secretario general de la OEA en la Asamblea General el próximo 20 de marzo se necesitan 18 votos de los 34 estados miembros activos, porque Cuba no se ha reintegrado.

Los candidatos son Luis Almagro, las tres veces ministra de Rafael Correa en Ecuador María Fernanda Espinoza y el diplomático peruano Hugo de Zela. La dictadura de Cuba controlando a Nicaragua está operando el apoyo a la candidatura de. Espinoza con la abierta gestión de la Argentina de Fernández/Kirchner y México de López Obrador, con Antigua y Barbuda junto a San Vicente y las Granadinas del Caribe.

El eje de confrontación en la elección de secretario general de la OEA 2020 está claramente establecido entre democracia versus dictaduras. Es la disputa entre las dos Américas, la democrática y la dictatorial de crimen organizado transnacional. La lucha entre los defensores de los derechos humanos y del estado de derecho versus la impunidad, los crímenes, torturas, perseguidos, presos y exiliados políticos.

La elección que se avecina es la disputa entre los principios y valores fundamentales de la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos en los que se basa la existencia de los estados miembros y de la propia OEA, frente a la perpetuación indefinida e impune en el poder por medio de la violencia, crimen organizado transnacional que promueve y sostiene el terrorismo, guerrillas y desestabilización de las democracias, que lleva a la miseria a los pueblos, con crisis humanitarias, que ha convertido en narcoestados a Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia con Morales y Ecuador con Correa, promoviendo el narcotráfico como instrumento de lucha antiimperialista.

Es el castrochavismo que tratará de recuperar el control de la OEA el próximo 20 de marzo -sacando a Almagro- para proteger las agonizantes dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua, conspirar contra los procesos de liberación de Ecuador y Bolivia, y continuar desestabilizando la región. Por eso es penoso el papel de gobiernos democráticos como los de Argentina y México que con Fernández/Kirchner y López Obrador avergüenzan a sus pueblos por su sometimiento a la dictadura de Cuba. Lamentable que algunos gobiernos de países del Caribe se mantengan en la lógica vergonzosamente conocida de los favores (más bien sobornos) a cambio de sus votos.

En este contexto, ojalá sea mentira y rumor sin fundamento el QUID PRO QUO, el “algo por algo” entre Cuba y Canadá, el voto de Canadá contra Almagro en la OEA a cambio de Canadá como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Se trata de que los principios y valores del pueblo y del gobierno canadiense son de libertad y democracia, que nada tienen que ver con el crimen organizado que lidera Cuba.

*Abogado y Politólogo. Director del Interamerican Institute for Democracy

www.carlossanchezberzain.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Sabe a dónde ir y a quién acudir en Miami si sospecha que se ha contagiado con el nuevo coronavirus COVID-19?

Sí, tengo todos los teléfonos de emergencia que necesito
Sí, pero quisiera tener más información sobre eso
Iría directo a un servicio de emergencia
Consultaría con mi médico primario
No tengo toda la información. Llamaría al 911
No sabría qué hacer. Necesitaría ayuda
ver resultados

Las Más Leídas