sábado 15  de  junio 2024
OPINIÓN

Resistencia civil

A los casi cinco millones de venezolanos desplazados en la diáspora no se les permite contar con ese instrumento democrático que es el derecho humano a elegir sus futuros gobernantes

Diario las Américas | VENAMÉRICA
Por VENAMÉRICA

El Movimiento Ciudadano Venezolanos en el Mundo suma voluntades en la diáspora por el derecho que tiene a proponer cambiar y a luchar por establecer un nuevo gobierno en Venezuela que esté fundado en principios e instituciones adecuadas que le ofrezcan seguridad y derecho a la vida.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece en su artículo 350 que sus ciudadanos tendrán siempre “el derecho a desconocer cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos”.

El pueblo tiene la potestad de ejercer este derecho mediante la figura denominada “Resistencia Civil”, cuyo objetivo es lograr la rectificación de la norma, restablecer el imperio de la ley y rescatar los derechos humanos y constitucionales vulnerados”.

La paz social es el objetivo fundamental y nos lleva a la resistencia civil tal y como señalaron Mahatma Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela. Ellos marcaron la ruta para la lucha frente a la arbitrariedad, el abuso, la conculcación de derechos, el uso de la fuerza como método de obediencia a los actos de autoridad no ajustados a derecho.

La soberanía del pueblo descansa en el sistema democrático y las bases de la Resistencia Civil responden a la necesidad de esa democracia que el pueblo busca y aspira.

Mahatma Gandhi explicó la filosofía de la no violencia: violencia pasiva o resistencia pasiva: “La desobediencia civil es un derecho imprescindible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser hombre”.

En el artículo 350 de la Constitución Venezolana de 1999, se reconoce este derecho del pueblo:

El mejor de todos los gobiernos será el que fuere más propio para producir la mayor suma de bien y de felicidad y estuviese más a cubierto del peligro de una mala administración; y cuantas veces se reconociere que un gobierno es incapaz de llenar estos objetos o que fuere contrario a ellos la mayora de la nación, tiene indubitablemente el derecho inajenable e imprescriptible de abolirlo, cambiarlo o reformarlo, del modo que juzgue más propio para procurar el bien público”.

Hoy la sociedad venezolana vive una situación fáctica, un momento histórico que nos obliga y nos lleva a la necesidad de alcanzar una solución justa frente a la autocracia y a la prepotencia de personeros del régimen que han perdido la confianza del pueblo, por el atropello y el hecho de que son señalados como delincuentes por la violación de delitos de lesa humanidad.

A los casi cinco millones de venezolanos desplazados en la diáspora no se les permite contar con ese instrumento democrático que es el derecho humano a elegir sus futuros gobernantes. El sistema electoral de Venezuela hoy, el cual el régimen cataloga como “el mejor sistema electoral del mundo”, no permite que los venezolanos en el exterior puedan registrarse para votar. Su derecho fundamental cívico y político está siendo arbitrariamente negado. Está claro que se trata del uso del instrumento democrático en dictadura. Es evidente la persecución de los ciudadanos que tienen formas de pensar distintas y que difieren del régimen, pero por temor a represalias no manifiestan su rechazo. Es un rechazo silente.

El régimen utiliza este valiosísimo instrumento para seguir oprimiendo, se trata de un régimen autocrático que pretende hacer ver al mundo que con las elecciones presidenciales, con la condiciones impuestas por ese régimen, se lleva a cabo un proceso democrático.

Es imperativo visibilizar nuestra protesta en la diáspora, expresar nuestro derecho a la resistencia civil en cualquier lugar del mundo en donde se encuentre un venezolano o venezolana con edad de elegir.

Desde el Movimiento Ciudadano Venezolanos en el Mundo buscamos organizarnos todos y prepararnos para el apoyo a nuestros compatriotas que hoy luchan por la sobrevivencia dentro del país y que con el liderazgo de María Corina Machado y el candidato Edmundo Rodríguez Urrutia, presentan la alternativa de una verdadera democracia.

Nos estamos preparando para un proceso de resistencia civil ante el panorama incierto que se nos avecina en este próximo mes de julio en Venezuela. Convocamos a toda la sociedad civil, a los partidos políticos a las ONG organizadas alrededor del mundo a sumarse en este momento histórico en Venezuela. www.venamerica.org.

Prof. Antrop. Liliana Ponce Ms.Ed.*

*Miembro de VenAmérica y del Movimiento Ciudadano Venezolanos en el Mundo

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar