Este proceder satánico de imposición que heredó del comandante en polvo, Fidel Castro Ruz, por fin tiene los día contados. Ya no estará en el poder ni un año más. #Ni1Más.

El 24 de febrero próximo casi se vota a ciegas por una constitución incógnita hasta el pasado 5 de enero, que no representa al pueblo cubano por seguir sembrando el Comunismo como ideología del Diablo.

Te puede interesar

La dictadura luchó por no publicar este texto íntegro... Llegué a pensar que estaba escrito sobre un papiro. Algo tan obsoleto, esclavista y feudal como lo es un partido de izquierda que traiciona a la ciudadanía en general.

Aseguró la agencia de noticias EFE: La renovada "ley de leyes" cubana no introduce cambios en el sistema político, mantiene al PCC como "fuerza dirigente superior de la sociedad" y ratifica el comunismo como aspiración, pese a que ese término se había eliminado en el primer borrador de la reforma constitucional.

Se confirma la sospecha de que nada bueno traerá para Cuba. La dictadura es anticubana, antihumana. No evoluciona hacia la democracia. Forzaremos a que sea así. Ellos saben que ya nada es igual.

Las bodas de diamantes se celebran a los 60 años. La revolución involutiva y asesina de Cuba no tiene ningún logro que celebrar. Es un fósil, no una gema.

La fatalidad que sufre Cuba conmueve, irrita e impulsa a un cambio de una vez por todas. La isla está gris. El colorido de un tocororo (ave nacional) se lo dará la democracia otra vez y para siempre.

Pasadas seis décadas involucrada en esta maldad, La Mayor de Las Antillas estaría entre los países más desarrollados del mundo. Pero tocó fondo, sobrepasó los límites del tercer mundo. Y de ahí la levantaremos como una nación libre, soberana, respetada, feliz…

El pluralismo dentro y fuera de Cuba opina, debate y recrea lo que pasaría con las tres opciones declaradas para este referendo: #YoVotoNO, #YoNoVoto o #YoVotoSi atendiendo a los resultados y los beneficios para lo cubanos.

Por supuesto, votar afirmativamente es cosa de la dictadura Castro-Comunista y de los asalariados de San Raúl. De los papagayos castristas y tuiteros desde La Habana, desde la isla entera en los iPhones asignados por el Partido Comunista de Cuba, este considerado legal, pero aborrecido e irrespetado por mayorías.

Estas cotorras cibernéticas no representan a los cubanos. Repiten lo que tienen los chips implantados en el pabellón de la oreja izquierda. Estos diminutos artefactos, por falta de espacio, no pudieron colocarlos en sus cerebros para promover la única campaña electoral legítima del régimen que obliga al voto por el sí, pagada, por supuesto, por San Raúl.

Las opciones de “no votar” o “votar no” pertenecen a los libres pensadores, a nosotros. A los cubanos que nos duele Cuba. A los que desde fuera de sus fronteras también queremos decidir un futuro distinto para nuestra Patria.

Los que abogan por la ausencia en las urnas aseguran que esta manera garantizará que los nazo-fascistas no tendrán posibilidad de contar votos como un “SÍ” fraudulento. Que salir a las urnas daría legitimidad a la dictadura. Y piden que nadie salga a votar.

Los que abogan por votar negativamente con un NO que casi no quepa en las boletas, porque aún temen por tanta coacción, pero votarán NO. Estos que deben cuidar sus trabajos que sustentan familias enteras, o los que detestan la violencia y no quieren estar señalados, ejercerán esta manera también válida para batear un jonrón a favor de una ¡Cuba Libre!

Pero viví en Macondo Tropical o Castrolandia por casi 40 años. Y tengo una película en mi mente con escenas sacadas de la realidad. La titulo: “Posible historia real para Cuba” (Solavaya con Ciá Cará).

Una semana antes de las “elecciones” de febrero 24, encarcelan o vigilan a los opositores. Los líderes tendrán observadores chivatientes reforzados desde un mes antes. Digo “reforzados” porque jamás les pierden pie, ni pisada.

Llega el gran día. Por decreto nacional se prohíben teléfonos celulares con cámaras a mil pies a la redonda de cada colegio electoral.

Sólo se permitirá prensa acreditada y una sección de fotos con poses y ángulos ensayados con antelación en un montaje hollywoodense donde ejercerán su voto Castro y su muñecón de carnaval, Miguel Díaz-Canel.

En esta locación cinematográfica abundarán las risas plásticas, los abrazos y los rostros color rosa delatando una salud rozagante y una hemoglobina de primer mundo. El parqueo, semejante al de un jeque árabe. Y el olor del infierno mezclado con fragancias francesas.

Cierran los colegios y los canales de televisión en cadena, todos hablando la misma mentira. Los resultados sobrepasan lo esperado, afirman:

-99% a favor

-0.9 % se abstuvo

-0.1% anuladas

Esa posibilidad no podemos permitirla. Tiene que ser diferente en 2019. Queremos que Cuba gane, pero en bienestar, democracia, dignidad y libertad.

Los líderes de la oposición dentro y fuera del archipiélago cubano tienen como armas la vergüenza de Agramonte, la valentía de Maceo y la guía de Martí para lograr la realización de este gran sueño.

En vez de concentrarnos en quién gana o quién pierde en discusiones acaloradas con la sangre revuelta por tanta indignación que provoca el sufrimiento, la muerte y la separación del pueblo cubano, debemos poner el foco fijo en la realidad de Cuba, que no es la de Rusia de Stalin, ni la Europa del Este Socialista. Tampoco es la Cuba de Batista, ni la del siglo XIX que vivieron los mambises frente a la Colonia española.

Cuba es la que ganará o perderá. Debemos ver el momento histórico, su gente y sus peculiaridades, como se analiza a una amante que queremos adorar. Preocuparnos por ¿qué le va bien?, ¿qué le ofende?, ¿cómo protegerla?, ¿cómo defenderla?, ¿cómo halagarla?... Con amor sincero, constante e infinito.

La unión y el consenso nos devolverán la Patria, para mirarla después de tanto atropello, para llorar con ella sus hijos perdidos, para comprender su dolor ante los cubanos que la sometieron, que la traicionaron.

Cuba, amada: Tus hijos, los que sobrevivimos, estamos aquí para cuidarte siempre, sin yugo, sin amo y sin deshonra.

@idaysicapote

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas