Dra. Marisel Elias-Miranda
Consultora de temas educacionales

Los pequeños y adolescentes están felices porque disfrutarán las vacaciones de verano con la familia y amigos. Si la familia decide viajar o quedarse en casa, siempre hay oportunidades para disfrutar, reflexionar, educar y mantener la familia más unida.

Numerosos estudios demuestran que las vacaciones de verano pueden resultar en una pérdida de conocimientos en los alumnos, hasta de un 30 por ciento. Esta pérdida se puede evitar ofreciéndoles actividades educativas.

Los niños y adolescentes tienen que mantener sus mentes ocupadas durante el verano. Actividades como visitas a los museos y bibliotecas son educativas y divertidas. No olvidemos los deportes, la pintura, danza, clases de música y el aprendizaje de otros idiomas.

Los viajes ofrecen una magnífica oportunidad para desarrollar las destrezas de la lectura, leyendo sobre el país que piensan visitar, buscando los sitios de vacaciones en el mapa y aprendiendo más sobre la cultura del país. Visitar un país desconocido, también los ayuda a desarrollar sus capacidades sociales y de comunicación al conocer nuevos amigos y familias de otros países.

Las competencias sociales son necesarias y requeridas en las empresas de un mundo globalizado. El aislamiento del niño o adolescente no los ayuda a prepararse con las destrezas sociales y de comunicación necesarias para el mundo laboral. El desarrollo del lenguaje y la comunicación deben de enfatizarse.

Si los padres no tienen recursos para viajar, estos pueden ser imaginarios; pueden buscar películas y libros sobre los países de interés. Hay muchos lugares de diversión y educativos en nuestra comunidad para disfrutar en familia. Los parques y las playas ofrecen la oportunidad para pasar el tiempo al aire libre, leer un libro bajo un árbol, almorzar juntos, y a la vez aprovechar estos momentos para aumentar la comunicación en familia, que poco a poco se está perdiendo. Los pequeñitos y sobre todo la juventud, necesitan ser escuchados y que comprendan sus emociones.

La salud y la nutrición no se deben de olvidar este verano. Una buena nutrición baja en grasa, consumiendo vegetales, ensaladas, frutas frescas, y proteínas es necesaria.

El verano es una buena oportunidad para demostrar a los niños como solucionar conflictos de una manera civilizada. Los valores, la ética, la empatía y el respeto al prójimo deben de enfatizarse cada día; el ejemplo comienza con los padres. Cuánto mejor sería nuestro mundo, si todos trabajáramos con nuestros hijos para que sean buenos ciudadanos y grandes líderes en nuestra sociedad.

Siempre estamos a tiempo para planificar el futuro de los hijos. Se deben de establecer conversaciones visualizando el futuro y futuras profesiones. Los distintos oficios y carreras se pueden comenzar a explorar desde una temprana edad. El liderazgo de los niños y adolescentes se puede fomentar ayudándolos a conocerse a ellos mismos. Ellos deben de identificar sus fortalezas y debilidades para cada día ser mejores seres humanos y líderes en nuestra comunidad. Les deseo unas vacaciones de verano divertidas y provechosas.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas