En el cumpleaños 499 de la capital de todos los cubanos es indudable ver, como nunca, estas dos realidades.

Comencemos por lo$ favorito$ de un de$tino –forzado e impue$to– comuni$ta$ con $uerte que viven in Havana.

Claro que no admiten críticas a esa ideología nefasta que los apadrina sin sudar; exceptuando los días en Varadero o en cualquier cayo paradisíaco donde, por fortuna para ellos, no llega el embargo imperialista.

También salen en yates hasta Islas Caimán o Cancún, o cualquier derrotero que sea capitalista declarado. Y no negado como lo hace esta clase tan alta y súper poderosa dentro de Cuba: “La clase-rascacielos”.

Este bando de $ociali$ta$ vive $in e$tré$. Mientras aplaudan sin cesar y repitan lo que el Emperador-Dictador-Castro quiere oír, esta opulenta vida a todo tren está garantizada.

No temen al quiebre de un negocio, la mayoría ni ejerce sus profesiones –si es que tienen una–. Se concentran sólo en esta labor satánica de mantener a toda costa el nivel de vida al estilo de Bill Gates. O mejor, al estilo Karda$hian, porque están huérfanos de cualquier grado de sencillez. Para ellos la “especulación” u ostentación no escampa.

Esta comparación es cruel. Las Karda$hian trabajan. Hacen un show, tienen millones de seguidores por sus estilos de vida. Las aman. Nadie las obliga.

En cambio, los comuni$ta$ de Cuba tienen trillones de detractores, millones de víctimas. Los odian. Nadie los obliga.

La clase social que vive en La Habana es mayoría. Son millones. Es Cuba entera. A estos sí les afecta el bloqueo de la involución cubana. De la élite con una hemoglobina a mil y la vergüenza en cero ante el dolor de Cuba, como nación usurpada por el tirano de tiranos, Raúl Castro Ruz.

El secuestro del archipiélago antillano ojalá no cumpla los 60 años, estamos cerca de la libertad. Cada vez se unen más patriotas. Cada vez más naciones le huyen a la estafa maestra del capo rebelde que no quiere reconocer públicamente que su mafia comunista deja en ridículo a la mafia siciliana, a la de Al Capone…

Los apagones que vive el pueblo, los vive la clase rascacielos en sus salas de cine privadas en 3D. El hambre que pasan los cubanos lo vive la clase rascacielos haciendo dietas por una sobrealimentación llena de colesterol maligno y de triglicéridos que el pueblo cubano en general no se puede dar el lujo de padecer.

Los tantos viajes por el mundo real, por países incontables, de la clase rascacielos; los cubanos los dan a un abismo sin final. Merodean en este destino desde hace décadas.

Lo que vive, siente y habla la clase rascacielos “libremente” del capitalismo; en voz de los cubanos estarían sentenciados a cualquier crimen y abuso de poder del nazo-fascista en jefe.

La Habana, en español, está poblada por seres humanos en situación límite de supervivencia. El sol no se puede tapar más con sangre.

Imagino en siglos pasados, a insignes cubanos como Félix Varela o a José Martí, a todos los que han dado su vida por Cuba, a los disidentes que las ofrecen ahora... pidiendo lo mismo durante casi 499 años: ¡Libertad!

Todos los opresores de Cuba han mantenido un objetivo semejante. Los de la colonia española durante cuatro siglos y los de la dictadura-comunista fascista-ilegal-asesina-cubana: Odiar la felicidad de los cubanos.

El 16 de noviembre de 1519, cuando se fundó la Villa de San Cristóbal de La Habana, el primer cabildo y la primera misa junto a la ceiba de entonces en la entrada de El Templete inició oficialmente la vida de una ciudad siempre dividida por dos clases sociales.

Desde los inicios, en el siglo XVI hasta hoy, siglo XXI, todo está peor. Increíble para ti si no conoces a fondo la dictadura castro-fascista-comunista que divide a los cubanos. Que divide a Cuba: en ricos y oprimidos, en burguesía y proletariado. En una cúpula en su máximo estado de poder y riquezas y en pueblo humillado, sin derecho ni para decir lo que piensa.

¡Qué pena siento por los que padecen en La Habana! Y qué repulsión me provoca el bienestar de los que sobrepasan la dignidad de toda Cuba sumergidos sin resentimientos en vivir solos únicos y exclusivos in Havana.

Si pudiera dar las tres vueltas a esta ceiba, como es la tradición en el cumpleaños de La Habana, pediría tres deseos: ¡ViVA! ¡CUBA! ¡LIBRE!

@idaysicapote

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas