llleon@diariolasamericas.com
@LuisLeonelLeon

Félix Llerena, estudiante de Historia de la Facultad de Humanidades del Instituto Superior Pedagógico de La Habana, que en mayo pasado fue expulsado y condenado a permanecer separado de su centro de estudios por dos años, está siendo tratado en estos momentos “como un delincuente común, con un delito fabricado y amenazado de muerte”, según dijo en declaraciones a DIARIO LAS AMÉRICAS.

La razón expuesta por una de las profesoras a cargo de su curso para separarlo de la escuela fue excederse en el número de ausencias permitidas. Sin embargo, el curso de los hechos ocurridos desde que volvió a la isla después de un viaje realizado a EEUU muestran elementos suficientes para suponer el verdadero motivo tras la expulsión del joven que denuncia sentirse acosado por la Seguridad del Estado.

Llerena tiene 20 años. Como coordinador occidental del Instituto Patmos, que defiende la libertad religiosa, en marzo pasado disertó en el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami, durante la realización de un Seminario por la Democracia en Cuba.

De Miami fue a Washington D.C. donde participó en una mesa redonda por la libertad religiosa internacional. Visitó el Comité de Asuntos Exteriores del Congreso de EEUU y las oficinas de los legisladores federales cubanoamericanos, Ileana Ros-Lehtinen y Marco Rubio. Fue recibido por la oficina de Libertad Religiosa del Departamento de Estado y por la comisión para la Libertad Internacional de Religión de EEUU.

La policía política cubana tiene en su poder varios libros que le fueron confiscados a Llerena en el momento de su regreso a la isla, fotos con amigos, souvenires y algunas memorias USB. También una tableta “con una foto de los cuatro jóvenes de Hermanos al Rescate asesinados [en el derribo de las avionetas realizado en pleno vuelo por militares cubanos, en 1994]”.

Además le ocuparon tres equipos de radios, “ninguno de ellos satelital”, videos de las conferencias en que participó, y materiales “[del hundimiento] del Remolcador 13 de Marzo y del programa Voces de Cuba”.

Los agentes le informaron a Llerena que ocupaban sus pertenencias porque portaban “un contenido contrario a los intereses de la nación”.

No obstante, la negativa de un viaje que intentó hacer en junio con destino a México y el resultado del reclamo presentado ante aduana para recuperar las pertenencias antes confiscadas, le permitieron saber que intentan hacerlo aparecer como un delincuente común, que transportó material pornográfico de EEUU en las memorias electrónicas ocupadas.

Amenazado con cárcel y muerte

Según Llerena el 28 de abril de este año, fue interrogado por un capitán de la Seguridad del Estado de nombre Enrique y otros agentes que le acusaron de haber sostenido vínculos con terroristas y mercenarios en EEUU.

“Me preguntaron si tenía planeado ejecutar actos terroristas y me amenazaron de muerte. Me dijeron textualmente: ‘si un guajiro se entera de que tú te relacionas con terroristas y te cae a machetazos, después no digas que fuimos nosotros’”.

Tras el interrogatorio “que duró unas tres horas, me fotografiaron como a un delincuente o un criminal y me levantaron un acta de advertencia”.

El 17 de junio pasado en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, cuando quiso viajar a México, Llerena fue informado de que tiene prohibido salir del país porque se encuentra “bajo investigación por las pertenencias decomisadas”.

El joven, que es miembro de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia y promotor de la campaña Cuba Decide que aboga por la realización de un plebiscito en Cuba, en coincidencia con uno de los viajes a la isla de la opositora Rosa María Payá, fue arrestado y conducido hacia la jefatura municipal del Ministerio del Interior en el municipio Encrucijada, en la central provincia de Villa Clara.

“Me sacaron en ayunas de mi casa y luego de tres horas de espera iniciaron el interrogatorio a cargo de un instructor penal que se identificó como el capitán Oscar. Este oficial asegura que dentro de los dispositivos USB que me retuvieron en el aeropuerto por tener videos, según ellos, subversivos y contrarios a los intereses de la nación, habían encontrado ahora material pornográfico”.

“Es totalmente falso”, asegura el joven. No entré al país con algo que atenta contra mi moral. Pero sabemos que esos son mecanismos para acusar y chantajear a quienes pensamos libremente”, admitió.

Bajo ese argumento emitido por el oficial, Llerena está siendo investigado y pendiente de una causa por la que podría terminar en la cárcel.

“Esta es mi situación actual: vivo bajo amenazas y en peligro. Con una posible causa por un delito burdamente inventado, donde el único motivo real es que al régimen le molestó mucho mi visita a EEUU, como también le molesta la labor cívica que cada día realizo para mi pueblo y que no voy a dejar de hacer”, concluyó.

Según el testimonio compartido por Llerena con DIARIO LAS AMÉRICAS, en estos momentos la Seguridad del Estado cubano tiene intervenida su cuenta de Facebook, "a través de la cual tenía una ventana para expresarme". Denuncia asimismo que como parte de los ataques en su contra, en el primero de los interrogatorios a los que fue sometido le trajeron delante arrestada a su madre, Mileydis López Sosa, quien igualmente fue objeto de amenazas y ofensas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario