@VeroEgui

La crisis económica en Venezuela no solo afecta el bolsillo de los ciudadanos sino la calidad de su alimentación. Para 21.646.455 (72,1%) de los 30,5 millones de habitantes del país no es posible tener una dieta óptima, de acuerdo con un estudio realizado por More Consulting, entre el 8 y el 12 de agosto de 2016.

Con una muestra de 2.000 casos para medir la situación alimentaria en Venezuela, More Consulting separó en tres grupos a los venezolanos según su dieta: óptima, media y grave. 7.444.030 personas (24,8%) tienen una alimentación óptima compuesta por proteínas de primer nivel, más carbohidratos y vegetales y frutas. En este primer rango, 71,8% tiene ingresos mensuales en su grupo familiar inferiores a 51.000 bolívares (51 dólares al cambio no oficial); 21,6% gana entre 51 y 80.000 bolívares, y 1,3% gana más de 80.000 bolívares (81 dólares).

14.384.328 de los venezolanos (47,9%) cuentan con una alimentación media combinada con proteínas de segundo nivel: vísceras de carnes rojas, patas de pollo, sardinas; embutidos como mortadela o salchichas, huevos; carbohidratos como yuca, ocumo [malanga], plátano; vegetales y frutas. Para el 80,8% de esta población, los ingresos mensuales en su grupo familiar es inferior a los 51.000 bolívares (51 dólares al cambio no oficial), para 8,5% ganan entre 51 y 80.000 y solo 0,3% supera los 80.000 bolívares (81 dólares).

El caso de mayor vulnerabilidad lo padecen 7.262.127 personas, quienes cuentan con una dieta grave en donde 24,2% de los venezolanos comen sin proteína, los carbohidratos que injieren son: yuca, ocumo [malanga], plátano; más vegetales y frutas. Para 91,5% de ellos, los ingresos mensuales en su grupo familiar se ubican en menos de 51.000 bolívares (51 dólares a tasa no oficial), mientras que solo 2,9% gana entre 51 y 80.000 bolívares, y 0% supera el rango de los 80.000 bolívares (81 dólares).

crisis alimentos 1-01.jpg

Cómo obtienen los alimentos los venezolanos

Cuando se les pregunta a los encuestados cuáles son las dos principales formas que utilizan para conseguir los alimentos que consumen en su hogar se detecta la cruda realidad de Venezuela: 15,7% la obtiene mediante residuos de comida que han sido desechados por establecimientos comerciales, mientras que 45,8% lo hace mediante redes de supermercados privados; 52,3% mediante “bachaqueo” (revendedores); 36,7% a través de intercambio con familiares u otras personas; 30,1% mediante redes de supermercados públicos (Mercal, Abastos Bicentenarios); 13,6% con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), considerados una nueva estrategia de control social en Venezuela; y 5,8% con cosechas propias (agricultores), arboles y obtenidos en la calle.

Miedo por el hambre

La crisis alimentaria ha calado en la mente del venezolano; cuando se les pregunta si en el último mes han sentido temor ante la posibilidad de quedarse sin comida en su casa 88,9% responde afirmativamente, 9,9% lo descarta y 1,2% no sabe/no contesta.

En ese mismo sentido, 53,9% asegura que se ha acostado con hambre, 42,6% no lo ha experimentado, y 3,5% no contesta. Pero cuando se categoriza por los tres tipos de dieta previamente analizadas el panorama cambia. Entre los 7,4 millones de venezolanos que tienen una dieta óptima solo 13,3% se ha acostado sin comer, mientras que 78,8% reporta haber cenado, y 7,9% no contesta.

En el caso de aquellos 14,3 millones de venezolanos con una dieta media la perspectiva es diferente, en la que predomina la ausencia de comida antes de dormir: 62,3% de ellos reporta no haber cenado, 35,1% descarta pasar hambre antes de dormir, y 2,6% no contesta.

Mientras que en el sector poblacional representado por los 7,2 millones de venezolanos con una dieta grave, el 78,3% confirma haberse acostado sin comer, 20,6% responde negativamente, y 1,0%% no responde.

crisis alimentos 2-01.jpg

Dejar el trabajo para buscar comida

La dinámica de los venezolanos no solo ha cambiado en sus hogares, también incide en el ámbito profesional. No tener comida o salir a buscarla en tiempos de escasez determina ahora el ausentismo laboral.

48% reporta haber faltado a su trabajo ante la ausencia de alimentos en su hogar. En el caso de búsqueda de comida es oportuno recordar que desde febrero de 2015 el Gobierno de Nicolás Maduro instauró un mecanismo de terminal de cédula de identidad para segmentar a la población que necesita adquirir los alimentos básicos que por esa fecha comenzaban a escasear.

En ese sentido, 58,5% asegura haber tenido que faltar a su lugar de trabajo para buscar los productos de primera necesidad. De acuerdo con el tipo de dieta a la que pueden acceder los venezolanos ha sucedido para 43% de quienes tienen una alimentación óptima, ocurre para 66,7% de aquellos que tienen una alimentación media y también para 61,3% de quienes tienen una alimentación grave.

crisis alimentos 3-01.jpg

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario