POR ERNESTO ECARRI HUNG

La dura semana que vivieron los mexicanos tras el temblor de 7,1 en la escala de Ritcher deja una gran muestra de solidaridad y organización de la que pueden sentirse orgullosos.

Los más jóvenes fueron puntales en las primeras horas tras el seísmo del pasado martes 19 de septiembre. En cada uno de los 38 edificios que colapsaron en Ciudad de México se agolparon para intentar sacar a la mayor cantidad de sobrevivientes. Era conmovedor ver grandes filas de jóvenes esperando horas para poder ingresar a las zonas de desastre y ayudar cargando piedras o lo que hiciera falta.

Alfonso Pereda de 24 años es empleado de una dependencia gubernamental de la Ciudad de México. Tras dos horas caminando y verificar que en su hogar todo estaba bien se acercó al edificio en Viaducto con Torreón que colapsó y pudo apoyar en el rescate de dos personas con vida. "Fui solo, no esperé por nadie. No había Ejército ni policía. Luego al día siguiente me acerqué al edificio que cayó en Álvaro Obregón. Nunca me había tocado una situación así, sólo pensé en intentar sacar a los que quedaron atrapados. Simplemente hacerlo".

mexico-terremoto-solidadridad-2.jpg
Muchas personas dejaron carteles en los edificios con información para sus amigos y familiares.
Muchas personas dejaron carteles en los edificios con información para sus amigos y familiares.

"En el edificio de Viaducto me tocó escuchar gente pidiendo ayuda atrapada entre los escombros. Me tocó ver sacar a dos personas con vida y dos cuerpos. Hemos dormido poco pues en la noche vienen los recuerdos y estás alerta por si vuelve a temblar".

Mientras las labores de rescate se van completando, en 14 de los edificios siniestrados ya se concluyeron los trabajos de búsqueda y salvamento, el apoyo se va concentrando en los damnificados. Grandes centros de acopio siguen trabajando en la Plaza de México en Condesa y el estadio Azteca, entre otros. Allí la presencia de jóvenes es marcada. Muchos se enfocan en organizar la ayuda y empaquetarla en una actividad frenética. Desde estos puntos se envía la ayuda a los otros estados que resultaron afectados no solo en el temblor del 19 de septiembre también a Oaxaca y Chiapas que fueron seriamente dañados por el sismo del 7 de septiembre.

Cada uno busca oportunidades para ayudar. Alejandro Avilés de la Colonia Joyoli en el Estado de México se juntó con otras dos dos vecinas y se unieron a las labores de apoyo en Ciudad de México el jueves para ayudar a unos amigos afectados por el temblor. Notaron que entre los voluntarios y rescatistas repartían muchas tortas (sandwiches) pero poca comida caliente. El sábado llegó con sus amigas en su camioneta y repartió entre los voluntarios guisado de chicharrón, salchichas con papas, arroz con vegetales y tortillas en Insurgentes con calle San Luis Potosí.

"Nos juntamos en casa el viernes y esta mañana cocinamos todo para que llegara bien caliente. Queríamos que comieran una comida de casa y no más tortas. Es nuestra manera de apoyar en medio de esta situación" relató Avilés mientras repartía sus bandejas de comida. Cerca de allí, en la estación del Metrobús Sonora, un joven con un cartel ofrecía abrazos y sonrisas y en las inmediaciones de la Plaza México se brindaba la opción de masajes reiki.

mexico-terremoto-solidadridad-3.jpg
Muchos mexicanos debieron tomar pocas cosas de su casa y salir de los edificios ante la alerta sísmica.
Muchos mexicanos debieron tomar pocas cosas de su casa y salir de los edificios ante la alerta sísmica.

Pero no solo la solidaridad vino de manera individual. Pocas horas después del terremoto las principales empresas de telefonía móvil celular como AT&T y Telmex ofrecieron datos y llamadas libres de costo y Uber anunció traslados gratis y planes de apoyo para los centros de acopio. Empresas de servicios médicos también brindaron exámenes sin costo e instituciones educativas privadas también iniciaron acciones para recibir a los alumnos de los colegios afectados.

El empinado camino de la reconstrucción

La etapa de la emergencia va dando paso a la atención de los que se quedaron sin hogar. Hasta el sábado las autoridades han recibido más de 11 mil solicitudes para la verificación de habitabilidad. Los requerimientos sobrepasan la capacidad gubernamental. El movimiento sísmico que se registró ayer en la mañana retrasó parte de las labores de revisión y el otorgamiento del dictamen que permite a muchas familias volver a su apartamento.

En la calle Ámsterdam, entre Michoacán y Sonora, al menos 20 edificios que están ubicados alrededor del colapsado edificio Laredo 117 fueron desalojados. Ayer los vecinos intentaban con el apoyo del Ejército y Protección Civil entrar a sus casas para sacar algunas pertenencias. Las autoridades sólo permitían entrar 20 minutos a una sola persona por apartamento quien debía sacar lo imprescindible. Esta situación se viene repitiendo en muchas de las estructuras afectadas por el terremoto.

mexico-terremoto-solidadridad-1.jpg
Vista de uno de los edificios afectados durante el terremoto de México.
Vista de uno de los edificios afectados durante el terremoto de México.

El presidente Enrique Peña Nieto anunció que las labores de reconstrucción se iniciarán esta semana. Una ardua tarea que debe comenzar con la demolición de las estructuras más dañadas. En un informe preliminar, sólo en Ciudad de México, se deben reparar en mayor o menor medida 649 edificios y demoler alrededor de 300. Se calcula que se deben construir al menos 50.000 nuevos hogares tras la emergencia. Desde el Ejecutivo se espera finalizar con la construcción de la mayoría antes de finalizar el año.

Frida Sofía, fake news y otras reflexiones

Sí algo signó el terremoto de este 19 de septiembre fue la utilidad de las redes sociales para identificar las zonas más afectadas y para que las familias supieran casi al instante la situación de cada miembro.

No obstante, con el pasar de las horas fueron innumerables las informaciones tremendistas y falsas que requirió del esfuerzo de las autoridades para descartarlas. Una cadena por Whastapp aseguraba que venía un movimiento de grandes proporciones que acabaría con buena parte de México, otras hablaban de sobrevivientes que pedían ser rescatados. La angustia se hacia viral.

Pero las informaciones sin soporte no sólo tuvieron abono en los nuevos medios. El supuesto rescate de una niña, llamada imaginariamente Frida Sofía, en la escuela Enrique Rébsamen, transmitido en vivo y directo por más de 20 horas en las principales cadenas de TV de México, dejó al descubierto que las prisas y la falta de sentido común pueden jugar una mala pasada a los medios más avezados.

Rescatistas aseguraron al puesto de mando en el colegio que habían hablado con la niña e incluso le habían dado agua. No obstante, con el cambio de guardia, esos rescatistas dieron paso a otros quienes empezaron a buscar nuevos indicios que no encontraron lo que levantó las suspicacias de las autoridades. Mientras tanto, tampoco aparecían familiares requiriendo a esta niña de 12 años. Una periodista informó en cámara haber hablando con una tía, pero luego más nunca la pudo ubicar en las inmediaciones del Enrique Rébsamen.

Resulta cuando menos curioso que en las labores de coordinación no se contara con una lista de los niños que estudiaban en ese colegio ni que se registrara una comunicación fluida entre los mandos militares y la directiva de la escuela que minimizara este tipo de errores. Al final fueron muchos los datos y dudas que no tendrán respuesta.

FUENTE: Especial

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas