MIAMI.- El presidente electo de los EEUU escribió este lunes en su cuenta de Twitter que "si Cuba no está dispuesta a hacer un acuerdo mejor para el pueblo cubano y los cubano-estadounidenses en su conjunto", pondrá fin al acuerdo.

Trump se refería así directamente a que la preservación del acuerdo entre EEUU y Cuba impulsado por el presidente Barack Obama va a depender de que el Gobierno de la isla "abra un proceso político y esté dispuesto a hacer cambios reales", una posibilidad muy remota.

Así lo considera Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS), de la Universidad de Miami (UM), citado por la agencia EFE, quien considera que los comentarios vertidos este lunes por Trump suponen "pasarle la pelota a Cuba para ver si (el presidente cubano) Raúl Castro está dispuesto a hacer concesiones".

Tras la muerte del dictador Fidel Castro, a quien rinden honores en la isla como líder histórico de la revolución, mucho consideran que se cierra un capítulo importante ya que, en ausencia de su hermano, el actual presidente Raúl Castro tendrá que timonear la política de la isla sin la asesoría de quien ha sido la sombra y el poder mismo.

El economista cubano Jorge Salazar-Carrillo, profesor titular de Economía de la Universidad Internacional de Florida (FIU), defiende que con Trump se acabó la política exterior estadounidense de dar "sin recibir nada a cambio", publica EFE.

"Creo que el aviso de Trump respecto de Cuba es acertado" por la posibilidad que entraña de que el Gobierno de la isla "comience ahora a pensar en algún tipo de apertura hacia la democracia", ya que no hay forma de esconder que "los cubanos son cada vez más pobres y el futuro se ve mucho peor".

Ambos economistas coinciden en que uno de los primeros pasos de Trump podría ser "terminar" con la política de "pies secos/pies mojados" y resulta muy probable que el magnate neoyorquino "comience a apretar" la Ley de Ajuste Cubano, que otorga a los de la isla un privilegio que no tiene ningún otro grupo de inmigrantes: la posibilidad de lograr la residencia permanente un año después de llegar a EEUU.

La Casa Blanca, por su parte, advirtió este lunes a Donald Trump que le resultaría difícil desmontar la apertura a Cuba que ha realizado el presidente Barack Obama, de acuerdo con un despacho de dpa.

En una rueda de prensa en Washington, el portavoz Josh Earnest aseguró que precisamente por esa dificultad, al aún mandatario Barack Obama no le preocupan las declaraciones de su sucesor. "Deshacer esa política tendrá un impacto económico en Estados Unidos y en Cuba", manifestó el vocero.

Estados Unidos y Cuba retomaron las relaciones diplomáticas en 2015, rotas durante más de medio siglo. Obama no ha podido levantar el embargo a la isla por la oposición en el Congreso, pero ha utilizado su poder presidencial para suavizarlo, acabando con restricciones comerciales.

Gracias a ello, este lunes aterrizó en La Habana el primer vuelo comercial regular entre Miami y la capital cubana, realizado por American Airlines. Además, cruceros estadounidenses están atracando en Cuba y al menos una compañía hotelera estadounidense ha firmado un acuerdo para empezar a operar en la isla. "No sería fácil rescindir ese permiso", dijo el portavoz de la Casa Blanca.

El futuro de la isla caribeña es poco halagüeño, sostiene el economista Salazar-Carrillo, y alerta sobre el hecho de que Cuba cuenta con una población envejecida que para 2020 tendrá el 27% del censo con personas de más de 60 años.

Los jóvenes siguen abandonando la isla en busca de un horizonte de esperanzas fuera del cierre oficial que domina ese país, y el éxodo pudiera ser mayor si en realidad Trump inicia su Gobierno dando señales de que eliminar privilegios a la comunidad cubana.

La muerte de Castro supone un período de dudas e inseguridad y, a aunque analistas en Washington aseguran que pese a sus amenazas, Trump lo tendrá difícil si quiere desmontar la política de reconciliación entre Estados Unidos y Cuba, falta ver cuáles serán los efectos si el presidente electo decide eliminar concesiones y el gobernante cubano no acepta, como hasta ahora, ceder en su política de represión y violación de los derechos humanos.

Trump tendrá la decisión en sus manos y Raúl Castro le dará el motivo para aplicarla.

FUENTE: Con información de EFE y dpa

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas