La situación en Venezuela es inaguantable. Se suma a la incertidumbre, a la falta de medicamentos, a la mortal inseguridad, a la brutal inflación, a la violencia de acción y lenguaje, de silencio e inacción política, un aberrante contubernio entre los capos del oficialismo y los autoerigidos líderes opositores.

Toda esa mezcla ha desatado en la gran mayoría de los ciudadanos un desaliento que lo ves en las caras desesperadas. Rostros de un tiempo trágico que ha culminado con la decepción más terrible que puedan causar políticos que gozaron de credibilidad, que sembraron esperanzas, que cosecharon votos que les llevaron a ser mayoría en un Poder Legislativo recuperado por el elector que creyó en ellos y ahora constata que todo fue una burla, un acomodo donde la prioridad han sido ellos y en ningún momento la gente…

Han leído muchas veces mi rechazo a toda posición dialogante con un régimen que lo único que busca es la permanencia en el Poder porque éste le significa a cada delincuente en funciones de gobierno la guarida, la licencia para delinquir, las arcas para saquear, la impunidad, y a cada político mal llamado opositor vías para hacerse de migajas de Poder que evidentemente les convienen más que enfrentar con tesón la neotiranía hoy devenida en Narcoestado. Políticos mal llamados opositores, o talvez farsantes decididos a salvar a una banda que en su peor momento solo requería de más presión y de presencia masiva de los ciudadanos en calles hinchadas de protesta y decisión libertaria pero nunca una oxigenación que como la campana en el ring de boxeo les salvó del knockout fulminante.

Los ciudadanos hemos sido estafados. Nos han infligido un daño terrible como solo lo causa la siembra de desconfianza y miedo a través de ese diálogo con los generadores de la más espantosa tragedia que ha vivido Venezuela es su historia republicana. Nos han traicionado los que se autonombraron líderes opositores y se atrincheraron en una falacia mal llamada Unidad que les ha servido para el chantaje, la descalificación y la turbia negociación. Unidad que hiede cuando sirve solo para pactar con asesinos, con ladrones, con narcotraficantes y terroristas… Unidad para revolcarse en el lodazal de la indignidad que bien representan Rodríguez Zapatero, Torrijos y Fernández tres vividores repulsivos y una presencia pontificia que no deja dudas de sus simpatías por una izquierda canalla.

Tres vividores con prontuarios, Bergoglio y sus debilidades, Shannon aprovechando los últimos días de esa autoridad “Imperial” tan afanosa en ayudar a los Castro y a sus marionetas y un país destruido donde el ciudadano se tiene que calar que tipos como Jesús “Chuo” Torrealba, Julio Borges y el resto de los indignos dialogueros celebren el cumpleaños de Tareck El Aissami uno de los más abyectos esbirros rojos, pero sean incapaces de presionar por la libertad de los presos políticos, ahora “detenidos” a secas. Incapaces de pedir la renuncia de Maduro después que el mundo entero conoce del caso de sus narcosobrinos y las implicaciones de muchos personeros chavistas, denunciados por Efraín Campos Flores y Franki Francisco Flores ya condenados.

Inaudito que un narcoestado cuyos capos estaban contra la pared, ahora con la ayuda de los dialogueros de esa Mesa de la Unidad (MUD) vergonzante y cómplice, se perfilan hasta el dos mil siempre, y eso a los ciudadanos honestos de Venezuela nos aplasta, nos quita toda posibilidad de confiar y esperanzarnos porque ante esta canallada lo único que germina es la rabia y aún peor, el abatimiento.

MUD vergonzante donde Jesús “Chuo” Torrealba un comunista adorador público del hoy difunto tirano Fidel Castro, nombrado a dedo por los anteriores “Barones” del vacilón opositor, tenga el descaro de decir que aquí no habrá salida a corto plazo, por tanto seguirán nuestros niños, nuestros ancianos, nuestra gente toda muriendo de mengua porque no hay medicamentos. Seguirá ensangrentándose Venezuela gracias a la acción aterradora del hampa, otro brazo armado del Narcoestado. Seguirá el hambre apretando más el estómago contra el espinazo de los que no comen porque no hay comida y la que hay es imposible comprarla porque es otro de los “Negocitos” de los jerarcas rojos que quebraron la industria de alimentos para ahora tener la exclusiva de las importaciones.

Y así vemos avergonzados que 21 Jefes de Estado extranjeros claman por el final de este calvario mientras esos politicastros repulsivos disfrutan del Narcoestado que ayudaron a establecer.

ebruzual@gmail.com / @eleonorabruzual

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas