viernes 21  de  junio 2024
BRASIL

Abogado y amigo de Lula es nominado para puesto en la Corte Suprema

Cristiano Zanin, de 47 años, sin experiencia previa en derecho penal, defendió al presidente de Brasil en los casos de corrupción denunciados por la operación Lava Jato
Por LUCAS RIBEIRO

SALVADOR DE BAHÍA.-El presidente Lula da Silva anunció que nominará a su abogado personal que lo defendió en los casos de corrupción denunciados por la operación Lava Jato para un puesto en la Corte Suprema de Brasil.

Cristiano Zanin nació en la ciudad de Piracicaba, ubicada a unos 150 kilómetros de la capital paulista. Proviene de una familia de clase media y tiene 47 años. Zanin se graduó en 1999 en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP). No tenía mucha experiencia en el área penal hasta que se convirtió en abogado de Lula da Silva.

Contaba en su haber con una amplia experiencia en derecho comercial. Trabajó en casos de alto perfil, como la recuperación judicial de Varig, la quiebra de Transbrasil y la revisión del acuerdo de clemencia de J&F. Se acercó al PT a través de su suegro, Roberto Teixeira que también es abogado y amigo de Lula desde la década de 1970.

A Zanin se le ve como una persona fría e impasible ante los ataques. En el informe del Estado de São Paulo se le describe como una persona educada, cautelosa y constante.

Fue investigado por el Ministerio Público Federal, en septiembre de 2020, por la “Operação E$quema S” que se encargó de investigar supuestas desviaciones entre 2012 y 2018 de al menos 151 millones de reales del Servicio Social de Comercio (Sesc-RJ). Ese año se hizo un reportaje en el diario O Globo en el que el Ministerio Público Federal acusaba a Zanin de emitir facturas falsas relacionadas con servicios legales no prestados. Orlando Diniz, entonces presidente de FECOMERCIO, aseguró que la contratación del abogado tenía como objetivo “escudarse de las consecuencias del desvío de recursos que él mismo venía practicando en las entidades”. Y Diniz incluso le dijo al tribunal que contratar el bufete de Zanin significaba una "solución política a todos estos problemas".

Zanin respondió en una nota: “La iniciativa del Sr. Marcelo Bretas de autorizar la invasión de mi casa y de mi bufete de abogados a pedido de Lava Jato solo puede entenderse como otro claro intento de intimidar al Estado brasileño debido a mi trabajo como abogado, que desde hace algún tiempo ha estado exponiendo las fisuras en el Sistema de Justicia y del Estado Democrático de Derecho”.

Esta acción fue extinguida por el juez Marcelo Rubioli en 2022. El nuevo juez de la causa dijo en su sentencia: “la investigación penal y las decisiones dictadas hasta el momento tienen la clara intención de PENALIZAR EL EJERCICIO DE LA ABOGACIA”.

Otro punto relevante de su carrera es el libro que escribió llamado “lawfare, uma introdução”.

"Lawfare" es una combinación de las palabras "law" y "warfare" y se refiere al uso estratégico del sistema legal y jurídico para lograr objetivos políticos, militares o económicos, en lugar de utilizar medios tradicionales de confrontación directa. Es una práctica que implica la instrumentación del derecho y de las instituciones jurídicas para perseguir, debilitar o desacreditar a los opositores. Esta narrativa de “lawfare” fue utilizada por juristas y políticos de izquierda en América Latina que sufrieron reveses con los tribunales de sus países. El concepto de lawfare abarca una amplia gama de tácticas, que incluyen: enjuiciamiento selectivo; manejo de procedimientos legales; uso político de las investigaciones judiciales; inversión de la carga de la prueba; difamación legal, etc.

Es importante resaltar que el término “lawfare” puede ser controvertido y su uso no siempre es consensuado. Algunas personas argumentan que se utiliza para deslegitimar los esfuerzos para combatir la corrupción y la impunidad, mientras que otros argumentan que representa una estrategia real de manipulación del sistema legal con fines políticos. La interpretación del término puede variar según el contexto y las perspectivas involucradas.

También es relevante entender que este tipo de acciones han sido utilizadas precisamente contra políticos fuera del campo político de izquierda, como son los casos de Daniel Silveira, Deltan Dallagnol y otros; o contra periodistas de derecha como Rodrigo Constantino, Allan dos Santos, Paulo Figueiredo y otros. La duda, en cuanto a la nominación de Zanin es, si futuro magistrado utilizaría lo que aprendió sobre “lawfare” justamente para perseguir los desafectos políticos de Lula da Silva. Eso solo el tiempo dirá.

Ahora Zanin en realidad obtuvo la nominación por ser el abogado de Lula en Lava Jato y por haber sido pieza clave en sacar a su cliente de prisión. La esencia de su selección es la confianza que ha ganado como abogado del presidente en el proceso judicial más famoso en Brasil.

Preguntamos al jurista y procurador municipal de Osasco, Rubem Alcântara Júnior, sobre lo que representó la designación de un abogado personal para el cargo de ministro de la Corte Suprema. El jurista habló en exclusiva para DIARIO DE LAS AMÉRICAS:

“No me complace la designación del abogado defensor del presidente de la República. Usando la jerga del Derecho Administrativo, es completamente inoportuno e inconveniente. De hecho, indicarlo nuevamente pone en tela de juicio la (al menos virtual) imparcialidad que debe mostrar el Supremo Tribunal Federal, o cualquier Tribunal Judicial.

La composición actual del STF es emblemática: su minoría está compuesta por magistrados de carrera, quienes, como es intuitivo, están acostumbrados a sentenciar por largos años durante el ejercicio judicial.

En mi opinión, la citada indicación corona lo que podría denominarse arribismo judicial: el comportamiento de ciertos jueces (o, si se prefiere, ministros) que no quieren perder - jurídica, política e ideológicamente - de ninguna manera. Una especie de impulso o impulso para ganar a toda costa. En lugar de jueces, tendríamos abogados que defienden arduamente sus tesis”.

El ilustre jurista también señaló que la indicación tenía “cara, sabor y olor a revanchismo judicial”.

Algunos Magistrados de la Corte Suprema han expresado sus puntos de vista sobre el tema. El ministro Gilmar Mendes, que se opone visceralmente a Lava Jato, no escatimó elogios por el nombramiento del nuevo ministro y dijo “reconocer la brillante labor de la defensa”. Mendes ya había llorado en una ocasión anterior al elogiar de forma conmovedora la labor del abogado Zanin cuando estaba en condición de juez del caso.

El senador y ex juez de Lava Jato, Sergio Moro, comentó sobre la postulación: “La designación de un abogado y amigo personal del presidente de la República al Supremo Tribunal Federal no favorece la independencia de la institución y hiere el espíritu republicano”.

Un grupo de más de 5.000 abogados del grupo “Movimento de Advogados de Direita” cuestionó la indicación: “Aceptar el mero argumento restrictivo de que Zanin tiene atributos que le otorgan un conocimiento jurídico notable y una reputación intachable, al menos para gran parte de la población, es, como mínimo, una afrenta a la moralidad de la República.”

Si Cristiano Zanin es aceptado por el Senado brasileño, podrá juzgar el Corte Máxima del país hasta el año 2050.

Especial

@LucasRibeiro_RI

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar