GINEBRA.- El jefe de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados dijo estar “muy preocupado” por el impacto del nuevo coronavirus en América Latina, donde millones de venezolanos han huido de los problemas en su país y podrían enfrentar complicaciones en el extranjero por las cuarentenas y las demás medidas restrictivas adoptadas para combatir la pandemia.

En total, 164 países han cerrado parcial o totalmente sus fronteras para luchar contra el COVID-19, la enfermedad causada por el virus, señaló el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi. Muchos de los que escapan dependen de la “economía informal”, que a menudo implica trabajar por jornadas, actividades en peligro a medida que los gobiernos aumentan las restricciones.

Te puede interesar

“Por supuesto, es bueno que los países estén tomando estas medidas de prudencia" contra el virus, señaló Grandi. “Desafortunadamente, el COVID que ha sido capaz de hacer que todo el mundo se detenga, no ha podido detener guerras, conflictos, violencia y discriminación".

“La gente sigue huyendo de sus países para buscar refugio, para buscar protección. Hay que considerar esto”, agregó apelando a los gobiernos.

El impacto podría ser especialmente severo para los 3,7 millones de venezolanos que están fuera de su país, la segunda nacionalidad mayoritaria entre los refugiados por detrás de los 6,6 millones de sirios desplazados por la guerra. América se ha convertido en el epicentro mundial de la pandemia del coronavirus.

“Una región que nos preocupa mucho es, por supuesto, América Latina y América del Sur y, en particular, donde los países acogen a millones de venezolanos”, afirmó Grandi en una entrevista. “Están particularmente afectados por el COVID”.

refugiados-venezolanos-tumbes-perú-06142019-ap-archivo.jpg
Fotografía de archivo de migrantes venezolanos en un punto de control en Tumbes, del lado peruano de la frontera con Ecuador, el 14 de junio del 2019.
Fotografía de archivo de migrantes venezolanos en un punto de control en Tumbes, del lado peruano de la frontera con Ecuador, el 14 de junio del 2019.

Las declaraciones coincidieron con la publicación del informe anual de ACNUR “Global Trends”. De acuerdo con el reporte, el número de solicitantes de asilo, desplazados internos y refugiados se disparó en cerca de nueve millones de personas el año pasado, su mayor aumento desde que se tienen registros, hasta 79,5 millones de personas, o el 1% de la población mundial, por los conflictos, la represión y la agitación.

ACNUR atribuyó el aumento a una nueva forma de contabilizar a los desplazados venezolanos y a los “preocupantes” nuevos desplazamientos en lugares con problemas persistentes como Congo, la región africana del Sahel, Yemen y Siria, que por sí sola tiene más de 13 millones de desplazados.

Aunque la cifra total de afectados por desplazamientos forzosos subió desde los 70,8 millones de finales de 2018, unos 11 millones son "nuevos desplazados” desde el año pasado, con los países más pobres entre los más afectados.

Según ACNUR, el desplazamiento forzoso se ha multiplicado prácticamente por dos desde los 41 millones de personas de 2010, y cinco países - Siria, Venezuela, Afganistán, Sudán del Sur y Myanmar- son el origen de casi dos tercios de quienes huyen al extranjero.

Entre el 30 y el 40% de la población mundial de refugiados viven en campamentos, añadió Grandi. El COVID-19 no ha afectado “en gran cantidad" a campos como los de Cox’s Bazar en Bangladesh -una nación que ha aceptado a casi un millón de musulmanes rohinya llegados desde la vecina Myanmar- o África.

Durante el brote de coronavirus, ACNUR ha reforzado sus programas de “transferencia de efectivo”, que ponen dinero directamente en los bolsillos de los desplazados. En la actualidad, 65 países se benefician de estas iniciativas, “y hemos añadido 40 países solo en los últimos meses”, añadió Grandi.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas