Embed

MIAMI.- La posición diplomática del Vaticano en relación a la situación política, económica y social de Venezuela ha dado un giro formal en los últimos meses. Se nota porque el Papa Francisco ahora habla con más frecuencia de esos problemas, aunque tardó mucho en pronunciarse sobre el tema y en emprender acciones para intentar hacer algo a favor de la población. Ahora, expresa preocupación por la crisis del país latinoamericano, hace llamados a la paz y ahora a la participación de la población en unas elecciones convocadas por el presidente Nicolás Maduro como solución a los problemas.

El planteamiento lo hace la periodista venezolana, corresponsal en El Vaticano, Marinellys Tremamunno quien asegura que el papa ha sido muy fuertemente juzgado por los venezolanos por esa actitud tan tímida que ha tenido con el gobierno de Nicolás Maduro y debido a que tardó muchísimo tiempo en pronunciarse sobre Venezuela

Te puede interesar

“Cómo podemos hablar de elecciones en este contexto. Son declaraciones que no se terminan de entender de parte de un personaje tan importante como el Papa Francisco”, planteó la periodista y autora del libro Venezuela: el colapso de una revolución.

Según Tremamunno, hubo un antes y un después en la declaración que hizo previamente a las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente en julio de 2017, a favor de los Derechos Humanos, luego de cuatro meses de muertes y violencia promovida por el Estado venezolano.

“Hasta ese momento había habido pronunciamientos, pero llamando a la paz. No había una declaración formal contra la violación de los Derechos Humanos, lo que sí hemos visto en otras situaciones. Jorge Mario Bergoglio (nombre de pila del papa) cuando quiere decir las cosas las dice sin pelos en la lengua. En cuanto a Venezuela había sido muy tímido y eso podría verse a nivel exterior como muy complaciente con el gobierno venezolano, así como lo ha sido con Fidel Castro”, dijo.

De acuerdo con la experiencia en la Santa Sede, advirtió que son cosas muy diferentes la figura del Papa como representante de la Iglesia católica, lo que hace la diplomacia vaticana como estado y las opiniones personales de cada uno de los miembros de los vicasterios.

“En algún momento cuando hablé con personas como obispos o cardenales que forman parte de la estructura vaticana comprobé que hay una conciencia y saben con nombres y apellidos lo que está pasando en Venezuela, sí hay preocupación, pero otro asunto es como se mueve la diplomacia vaticana y eso ha sido histórico. El Vaticano siempre ha trabajado tras bastidores”, aseveró.

Todos los movimientos políticos del Vaticano recaen en el secretario de Estado, Pietro Parolin, mano derecha de Francisco. En 2017, cuando visitó a Vladirmir Putin, presidente de Rusia, se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, para tratar el tema y tratar de hacer algo por Venezuela.

El cardenal Parolin, quien fue Nuncio Apostólico en Venezuela, recibió en la Santa Sede a Alfredo Romero, director ejecutivo del Foro Penal Venezolano en 2014; Pablo Medina, dirigente opositor venezolano al año siguiente; y en 2016 a Lilian Tintori, quien realizó una vigilia en la Plaza San Pedro del Vaticano para abogar por su esposo Leopoldo López y otros presos políticos; Antonieta López, madre de este detenido; y Mitzy Capriles de Ledezma, cónyuge del ex alcalde metropolitano Antonio Ledezma, hoy en el exilio.

Marinellys Tremamuno La periodist.jpg
La periodista venezolana Marinellys Tremamuno.
La periodista venezolana Marinellys Tremamuno.

En primera fila

Marinellys Tremamunno ha sido testigo de muchos de esos encuentros entre las autoridades vaticanas y con los expresidentes Andrés Pastrana (Colombia y Jorge Quiroga (Bolivia); Asdrúbal Aguiar, presidente de la organización Iniciativa Democrática de España y las Américas (Idea) y Nelson Mezerhane, presidente del Grupo Mezherane, así como el progenitor de Leopoldo López, Leopoldo López Gil en 2015.

“He visto personajes no tan conocidos como dos jóvenes concejales de San Cristóbal que estuvieron haciendo huelga de hambre en el Vaticano. Lamentablemente no fueron recibidos por el Papa Francisco, pero sí fueron recibidos por altos representantes políticos. Lamentablemente ambos estuvieron exiliados hasta que uno de ellos decidió regresar a Venezuela y en este momento es uno de los prisioneros políticos del régimen de Nicolás Maduro. Este joven se llama José Vicente García. El otro chico está exiliado y eso demuestra lo que sucede en Venezuela y el Vaticano ha sido testigo de esto en primera persona”, señaló la periodista.

- ¿Y has podido ser testigo también de los personajes del régimen de Nicolás Maduro que acudido al Vaticano?

- El propio Maduro estuvo hace más de un año, fue recibido por el Papa en una reunión sorpresa y fue una sorpresa para todos porque no estaba en la agenda vaticana, eso lo denuncié en su momento. Había un pacto entre ellos de no publicar nada de esta reunión porque estuvo fuera de protocolo. No hubo fotos, no tenía que haber salido en ningún lado. El que rompió este acuerdo fue el ministro de comunicaciones, Ernesto Villegas, quien acompañó a Maduro y publicó una foto vieja, de cuando había sido recién electo. Como el protocolo lo hace con todos los presidentes que recibe, se toman la mano y el Papa lo bendice.

- ¿Sabe qué trataron en ese encuentro?

- A raíz de que esto salió a la luz pública, el portavoz del Vaticano emitió un comunicado en el que informaba que se había hablado de la situación de Venezuela. Obviamente, el gobierno de Maduro intentó manipular esa reunión publicando esa foto vieja diciendo que había sido bendecido por el Papa.

- ¿Cómo ha sido esa experiencia de ver la historia de Venezuela a través de los reclamos de la gente que ha acudido allá?

- Nunca me imaginé que iba a estar en ese lugar para ver todo lo que está sucediendo y tratando de informar a las autoridades del Vaticano y también a los medios italianos lo que estaba pasando en Venezuela, tratando incluso de ejercer presión. Cada vez que veía a alguien le explicaba, le comentaba. Estando allí me sucedió que casualmente veía pasar a determinadas personas que venían a lo mismo. Porque creo que la angustia la hemos vivido todos los venezolanos y sin duda el Vaticano es un centro de poder no sólo religioso sino también diplomático. Me ha tocado estar presente, colaborar también como periodista, como venezolana, y he vivido ese proceso de participación del Vaticano dentro del proceso del diálogo, pero hemos visto que no es posible ningún diálogo con un gobierno criminal. De alguna manera el Vaticano ha tenido un rol en ese proceso para bien o para mal.

- ¿Cómo ven los periodistas, la gente que está alrededor del Vaticano, esa postura del Vaticano con relación a gobiernos como el de Venezuela y de Cuba?

- En Italia no interesa el tema de Venezuela, honestamente. Es difícil ver algo del país en los medios de comunicación. Desde el año pasado se ve un poquito más y es una tristeza para la comunidad ítalo venezolana porque en Venezuela hay más de 2 millones de personas con ambas raíces y vemos de parte del gobierno y los medios italianos una ignorancia y omisión en cuanto a lo que sucede allá. Ha sido difícil tener presencia de Venezuela en los medios, cosa totalmente diferente en España donde se habla de Venezuela todos los días y la presencia del gobierno español es activa en la defensa de los Derechos Humanos en Venezuela. Vemos un gobierno italiano que llama al diálogo, que por un lado dice que no reconoce la Asamblea Nacional Constituyente, pero por el otro vemos que viajan personajes del gobierno italiano para hacer negocios con el gobierno venezolano porque hay empresas italianas en Venezuela del Estado para la explotación del gas, por ejemplo.

Tremamunno calificó ese doble discurso de la política italiana de “maquiavélico” que lamentablemente afecta también la presencia enérgica de Europa en la protección de los Derechos Humano de Venezuela porque Italia tiene un rol protagónico en Europa y la Comunidad Europea (CE). La portavoz de la política externa de la CE es Federica Mogherini, quien también se desempeña como canciller de Italia, “Si vemos ese comportamiento en Italia eso se traslada a la CE”, aseguró.

- La Comunidad Europea sancionó a siete funcionarios de altos cargos venezolanos.

- Y es una respuesta con retraso porque hace cuánto tiempo Estados Unidos y otros países como Canadá y otros latinoamericanos se han pronunciado.

Grito de libertad

La entrevistada escribió el libro Venezuela: il crollo di una rivoluzione (Venezuela; el colapso de una revolución) como un intento de explicarles a los italianos por qué no hay revolución en su país natal.

“Es un juego de palabras para provocar la lectura, de hecho me han criticado mucho porque la portada del libro es color rojo y pareciera que es pro revolución y en realidad es para despertar la curiosidad del italiano que cree que hay una revolución en Venezuela y cuando toman el libro y lo leen, yo les explico por qué”, apuntó.

La investigación sobre la calidad de las democracias en América Latina, del experto político italiano, profesor Leonardo Morlino, abre la obra. Parte de su trabajo está dedicado a Venezuela, donde él estudió los últimos 20 años, y demuestra con datos científicos y académicos por qué no hay una democracia en esa nación y cómo fue ese deterioro.

La autora entrevistó también a Miguel Henrique Otero, director del diario El Nacional de Venezuela, en relación con la censura y la presencia del narcotráfico dentro de las estructuras del poder; y a Milos Alcalay, reconocido embajador de Venezuela ante la ONU. Incluyó una recopilación de artículos escritos por ella en italiano para el periódico vaticanista La Nuova Bussola Quotidiana, que en orden cronológico muestra el deterioro que ha sufrido Venezuela en los últimos dos años.

La edición cierra con una visión de una crisis humanitaria de monseñor José Luis Azuaje Ayala, actual presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana y quien dirigió Cáritas de América Latina.

“De alguna manera es un libro premonitorio, lamentablemente lo que anunciábamos en este libro, la pérdida de la democracia y la crisis humanitaria en este momento está sucediendo. Allí también presento el rol enérgico de la Iglesia en la defensa de los Derechos Humanos y que también he podido seguir de cerca desde el Vaticano”, afirmó.

La versión en italiano vio la luz en abril del año pasado y está en proceso la traducción en español que será publicado próximamente, adaptado al mercado hispano.

El caricaturista venezolano e ilustrador del Diaio Las Américas, Fernando Pinilla, presenta más de 20 trabajos y además se encargó del proyecto gráfico de la portada. “La intención de incluirlo en este libro es mostrar cómo se vive lo que yo voy contando en los artículos desde Italia de cómo se vive en Venezuela, porque Pinilla está allá (en Venezuela). De alguna manera digo que es como un grito de libertad dentro del libro”, expresó.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas