SAN JOSÉ.- La Policía Profesional de Migración de Costa Rica arrestó este miércoles a tres cubanos y un oficial migratorio como sospechosos de integrar una banda que traficaba cubanos hacia México con documentos falsos.

Las autoridades efectuaron allanamientos en dos viviendas en San José y en una de Alajuela (centro) y arrestaron al líder de la organización: un cubano de apellido Gallard, conocido como "Zurdo", quien es naturalizado costarricense.

También fueron detenidas dos cubanas, también naturalizadas, de apellidos Gallard Almenares y Barneta Argudín, quienes son la hija y la pareja del líder, respectivamente.

El otro detenido es un costarricense de apellido Rodríguez Mora, funcionario de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) destacado en el aeropuerto internacional Juan Santamaría, el más importante del país.

Según la investigación, este grupo captaba migrantes en Cuba, desde donde los movilizaban hasta Ecuador por aire, y luego iniciaban una travesía por Perú, Costa Rica y finalmente México, país desde el que luego buscaban ingresar a Estados Unidos.

"Los migrantes viajaban vía aérea con documentación fraudulenta. Uno de los eslabones principales de esta organización era el oficial de Migración, Rodríguez Mora, quien se aprovechaba de sus funciones para facilitar la coordinación de ingreso al país de los migrantes en condición irregular, portando documentación falsa como pasaportes y visas extranjeras", explicó la DGME en un comunicado.

Cuando los migrantes llegaban a Costa Rica la organización ilegal se encargaba de albergarlos en las viviendas allanadas este miércoles, mientras les confeccionaban documentos de viaje falsos con los cuales podían viajar a México.

Por todo el trámite se sospecha que les cobraban 16.000 dólares a cada migrante.

"La defensa por los derechos humanos es una práctica institucional que se demuestra a través de estos allanamientos. Asimismo, afianzamos la lucha anticorrupción dentro de la institución, demostrando que no se tolerarán actos corruptos ni que atenten con la visión humanitaria del país", dijo la directora de Migración, Gisela Yockchen.

Los detenidos se exponen a un máximo de 10 años de cárcel por el delito de tráfico de personas.

En el operativo de participaron la Policía Profesional de Migración, la Fiscalía Adjunta contra la Trata y el Tráfico Ilícito de Migrantes, y el Ministerio de Seguridad.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario