MANAGUA.- Familiares de los líderes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena, detenidos "arbitrariamente" en el marco de la crisis sociopolítica en Nicaragua, denunciaroN, malos tratos y violación de los derechos humanos de sus allegados en la cárcel Modelo desde el momento de su reclusión.

Alfredo Mairena, hermano de Medardo, y Kelner Mena, hijo de Pedro, tuvieron la oportunidad de visitar a sus familiares una sola vez desde que fueron detenidos el pasado 13 de julio tras ser "acusados de siete delitos que nunca cometieron", coincidieron ambos entrevistados.

Asesinato, terrorismo, crimen organizado, secuestro simple, robo agravado, daños a la propiedad pública, entorpecimiento de servicios públicos y lesiones son los delitos de los que fueron acusados los dos integrantes del Movimiento Campesino de Nicaragua, junto a ocho personas más.

Entre otros delitos, la Policía Nacional señala a Mairena y Mena como responsables del asesinato de cuatro oficiales de esa institución en el departamento de Río San Juan.

Kelner, hijo de Pedro, dijo que, desde que fueron llevados a la prisión Modelo, "solo una vez pudimos visitarlos para verlos a través de un vidrio y hablar con ellos por un teléfono que teníamos al otro lado, pero ni los pudimos ver bien, la cabina en la que estaban era medio oscura".

"Como no había buena vista no pude distinguir del todo durante los 15 minutos que nos dieron de visita, pero me pareció ver que mi papá tenía un ojo golpeado. Sí me dijo que habían sido maltratados, que los habían golpeado en el abdomen, en las costillas y en la cabeza, y que los tuvieron seis días sin comer", dijo Kelner.

Agregó que, además, "no los dejaron dormir" ni tuvieron en cuenta que su padre "es una persona con diabetes y Medardo también tiene sus problemas de salud".

Medardo y Pedro afrontaron el pasado 17 de julio la audiencia preliminar, en la que fueron informados de los delitos que se les imputan, y el próximo 15 de agosto pasarán a la siguiente fase, la audiencia inicial, a la que se espera puedan asistir los abogados nombrados por sus familias, quienes no fueron autorizados a asistir a la primera etapa.

Tanto el hijo como el hermano de los procesados aseguraron que, desde que fueron detenidos y recluidos en prisión, fueron cada día a llevarles comida "para el desayuno, almuerzo y cena, pero supimos que nunca les llegó".

Denunciaron, además, que cuando fueron a llevar comida a la prisión, ellos mismos fueron amenazados de muerte y perseguidos por agentes policiales a lo largo de varias calles, cuando salieron de la zona donde se ubica la cárcel.

Los familiares de los líderes del Movimiento Campesino esperan poder asistir a la fase de audiencia preliminar, ya que "el día que se celebró la inicial, estuvimos allí, pero en ningún momento pudimos verlos, porque no nos dejaron entrar y no nos dieron explicación de por qué".

"Ellos alegan que nos llamaron por un micrófono y que no hicimos presencia, pero en ningún momento fue así. Nosotros estuvimos allí desde el domingo anterior (dos días) y no los vimos. Igualmente, habían cuatro abogados en la sala, esperando, a ver si nos veían, nos escuchaban algo y no, todo se hizo a escondidas", señaló Alfredo.

Para la audiencia preliminar, que está prevista para la próxima semana, "aceptaron a los abogados propuestos", a quienes deberían decirles cuándo podrían recibir Medardo y Pedro la siguiente visita de sus familiares, "pero hasta el momento no nos han dado una respuesta".

A la espera de la siguiente fase, Alfredo y Kelner señalaron que, "el día de la audiencia, se van a hacer movilizaciones en Managua y en diferentes partes del país y otras actividades en varios lugares, con eventos que todavía no están totalmente definidos, pero se harán entre lunes, martes y miércoles de la semana de la audiencia".

Los líderes del Movimiento Campesino, uno de los colectivos más beligerantes contra la política del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, fueron parte destacada en las protestas que comenzaron el pasado 18 de abril contra el Gobierno, a consecuencia de unas fallidas reformas al sistema del seguro social.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Daniel Ortega siendo presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, en las que han perdido la vida entre 317 y 448 personas, provocaron la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de los 80 y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas