Hasta esta tarde, el centro de escena en la campaña de cara a las elecciones del 7 de octubre era ocupado por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien se encuentra preso desde abril por corrupción y casi con seguridad no podrá participar de la contienda.

Sin embargo, el ataque sufrido por Bolsonaro, que estuvo cerca de provocarle la muerte, generó una verdadera conmoción en el gigante sudamericano.

El ex militar, conocido por sus intervenciones homofóbicas y racistas, se encontraba haciendo campaña en la ciudad de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais. En el momento en que sus seguidores lo llevaban en andas por la calle, un hombre le clavó un cuchillo en la zona abdominal, tras lo cual se desencadenó un tumulto general.

Bolsonaro fue trasladado a un hospital de la ciudad, en el que se le practicó una cirugía de urgencia. En un principio, su hijo Flavio afirmó que la herida había sido superficial, pero luego, en Twitter, publicó que el estado de salud de su padre era grave.

Al final, tras una cirugía que duró dos horas y culminó apenas antes de las 20:00 (23:00 GMT), el cirujano que lo operó confirmó en conferencia de prensa que el procedimiento había resultado exitoso y que el paciente se encontraba estable, aunque delicado.

De acuerdo a lo explicado por el médico, Bolsonaro ingresó al quirófano con una lesión en una vena abdominal, otra grave en el colon descendente y una herida más en el intestino grueso.

"Optamos por hacer una extracción de las partes lesionadas y practicamos una colostomía, dada la gravedad del paciente. Las lesiones que lo colocaban en riesgo de vida fueron tratadas y él está estable por el momento", manifestó el cirujano.

La colostomía es un procedimiento por el cual se abre el abdomen y se coloca una bolsa recolectora de excrementos, para proteger el intestino dañado. Si bien no se sabe cuánto tiempo permanecerá Bolsonaro en esta condición, se estima que podría ser más de un mes, lo que dificultaría enormemente la continuidad de su campaña.

Según varios medios locales, el tiempo mínimo de recuperación para este tipo de cirugías es de una semana, con lo cual Bolsonaro seguiría hospitalizado al menos hasta el próximo jueves. Existe la posibilidad incluso de que sea trasladado a una hospital en Sao Paulo, que cuenta con mejor equipamiento.

Consultado sobre si Bolsonaro podría seguir participando de la campaña presidencial, uno de los médicos respondió que la decisión era "muy subjetiva", agregando aun más incertidumbre a una situación ya de por sí muy compleja.

Todo el arco político brasileño reaccionó de forma unánime repudiando el atentado. El presidente Michel Temer calificó de "intolerable" el episodio e incluso algunos candidatos suspendieron sus actos electorales de este viernes, como muestras de solidaridad.

El candidato derechista Geraldo Alckmin, quien había centrado su campaña electoral en atacar las propuestas de Bolsonaro, incluso decidió retirar los avisos publicitarios en los que se refería al ex militar, según informaron miembros de su partido al diario "o Globo".

El atentado sucedió un día después de conocerse la primera encuesta en la cual no participaba Lula, luego de la prohibición que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) impuso el 1 de septiembre a su candidatura por considerar que un condenado no puede ocupar cargos públicos.

En esa encuesta, de la empresa Ibope, Bolsonaro apareció como el nuevo líder del escenario electoral brasileño, con un 22 por ciento de los votos, seguido por la centrista Marina Silva y el izquierdista Ciro Gomes, y con muchas chances de avanzar a la segunda vuelta, que está programada para el 28 de octubre.

Diputado desde 1991, Bolsonaro alcanzó popularidad gracias a sus diatribas nacionalistas, su tono confrontativo, sus frases desafortunadas y sus excesos, en un país en el que la mayoría de la clase política es observada con descrédito por parte de la población.

A lo largo de su campaña, propuso armar a la gente para enfrentar el crimen organizado, colocar generales en los ministerios e incluso, esta semana, afirmó que había que "fusilar" a los militantes del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

Tras al atentado, un hombre fue arrestado por la Policía local y confesó haber sido el autor del hecho. Según declaraciones que recoge el diario "Folha de Sao Paulo" de fuentes policiales, el detenido afirmó que atacó al candidato por mandato de Dios.

Varias personas se encuentran en el hospital en el que pasará la noche Bolsonaro realizando una vi

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas