MIAMI.- Tras el paso del huracán Irma, pocos se atreven a vaticinar a cuánto ascienden los daños reales en la isla. Pero al ver las imágenes, se presagia lo peor.

Un gran movimiento de solidaridad ha surgido desde las redes sociales. Todos apuntan a la seguridad que ofrece Cáritas Cuba para cualquier donación, al ver la labor que desarrollaron en los días posteriores al huracán Mathew.

Matthew entró por el extremo oriental de Cuba sobre las seis de la tarde del 4 de octubre de 2016 y lo abandonó alrededor de la medianoche de ese mismo día. Dejó pérdidas por 2 430.8 millones de pesos, de acuerdo con cifras oficiales. En el caso de Irma, el propio gobernante Raúl Castro no se ha atrevido a adelantar cifras: “los daños a la economía del país son tan cuantiosos que todavía son imposibles de calcular, concentrándose la mayor parte de ellos en el sistema electroenergético nacional, el fondo habitacional y en la agricultura”.

Cáritas Cuba es una institución de la Iglesia Católica que fue constituida el 25 de febrero de 1991 por decreto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Desde los años noventa ha participado en la totalidad de las emergencias provocadas por fenómenos meteorológicos. Sus intervenciones humanitarias –según especifican en su página web— constan de dos etapas: la primera responde a las urgencias básicas de los damnificados (abastecimiento de agua, alimentos y asistencia de primera necesidad) y la segunda, mucho más prolongada, que persigue la rehabilitación y la reconstrucción de los hogares y el entorno afectado.

La Asociación Friends of Cáritas Cubana, organización sin fines de lucro radicada en Estados Unidos y que apoya financieramente a Cáritas Cuba, enviará este viernes 15 de septiembre las primeras donaciones monetarias desde el exterior. Consuelo Isaacson Aróstegui, quien es la presidenta de la Asociación, conversa con DIARIO LAS AMÉRICAS: “Hemos recibido muy poca información de Cuba. Por lo general cuando hay un huracán recibimos correos electrónicos, llamadas... pero la destrucción esta vez ha sido enorme. Hemos estado informados a través de la Defensa Civil en Cuba y artículos de medios digitales. Sabemos que necesitan alimentos no perecederos, agua, colchones, aceite para cocinar, combustible para poder ir de un lugar a otro."

Isaacson Aróstegui detalla cómo hacen llegar las ayudas a la isla: "Enviamos toda la ayuda a Cuba por medio del Vaticano, a una cuenta especial de Cáritas Cuba en el Banco del Vaticano. Es una manera muy segura de enviar directamente dinero a la isla. El dinero está entrando muy rápidamente gracias a Facebook, el website, y a donantes regulares con los que hemos contactado”.

El sitio seguro para hacer donaciones monetarias es: www.friendsofcaritascubana.org/IrmaRelief2017 y para otro tipo de ayudas, Cáritas Cuba recomienda enviarlo a la dirección: Calle D No. 512 e/ 21 y 23. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario