MIAMI. - Colombia vive un momento político inédito. Las elecciones presidenciales que se avecinan en el país sudamericano, en medio de un esquema de coaliciones que ha surgido de manera orgánica, cuyo fin es evitar el caudillismo que pocos aplauden, podrían definir el rumbo de la nación cafetera de cara a una creciente presencia de la izquierda, moderada o radical, en Latinoamérica.

El modelo de coaliciones ha ganado espacio desde la afinidad ideológica y política, con el compromiso de que cualquiera que sea el candidato que gane en las urnas en mayo próximo tendrá que contar con sus socios electorales a la hora de armar un gobierno.

Te puede interesar

Los expertos en temas electorales tienen la certeza de que el nuevo presidente de los colombianos surgirá de uno de los tres bloques conformados hasta la fecha: Pacto Histórico (izquierda), Centro Esperanza (centro) y Equipo por Colombia (centroderecha). Pocas posibilidades dan los entendidos a quienes se lancen a la arena política como ‘lobos solitarios’.

Un riesgo latente

En Colombia existe un miedo basado en la posibilidad de que cambie el modelo político y económico por cuenta del socialismo que representa el candidato Gustavo Petro, quien lidera las encuestas de opinión, aunque perdió terreno popular en un sondeo reciente.

El temor consiste en que, si Petro llega a la Casa de Nariño, sede del gobierno colombiano, implante un modelo socialista como el que ha llevado a la miseria a los pueblos de Cuba y Venezuela. Algunos creen que pensar esto es exagerado, otros no lo descartan y han puesto el grito en el cielo.

Petro tiene nerviosos no solo a un sector político, sino a muchos empresarios. En 2018, cuando logró más de 8 millones de votos en los pasados comicios presidenciales, se refirió a la posibilidad de repartir tierras de reconocidos inversionistas “a los más pobres”.

De igual forma, Petro ha mencionado en diversas ocasiones lo “importante” que sería para el modelo de país que se propone, si el Estado adquiriera tierras del expresidente Álvaro Uribe, para entregarlas a los más necesitados. Este discurso le valió el remoquete de “expropiador”.

Por eso, el gran rival a derrotar en la actual campaña es Petro, quien para sus críticos representa el peligro de que Colombia pueda seguir el camino ‘castrochavista’. Sin embargo, algunos analistas aseguran que el exguerrillero y exalcalde de Bogotá se sintoniza con los sentimientos de cambio político de un renglón del electorado.

Significado regional

El triunfo de Petro en Colombia daría un nuevo impulso a la izquierda en América Latina y seguramente originaría vítores desde La Habana, Caracas y Managua, además de Moscú y Pekín.

En la mayoría de las elecciones celebradas en la región entre 2020 y 2021 ganaron candidatos de esa tendencia: Luis Arce en Bolivia, Pedro Castillo en Perú, Xiomara Castro en Honduras y Gabriel Boric en Chile. El resultado electoral en Nicaragua era esperado. El dictador Daniel Ortega puso todo a su favor para ganar.

No obstante, ciertos analistas descartan que pueda pronosticarse desde ahora una nueva “marea rosa” regional, como la hubo después de que Hugo Chávez lograra el poder en Venezuela, tras el que varios gobiernos de izquierda consiguieron consolidarse.

Petro sería un aliado excepcional para los regímenes totalitarios que se mantienen en la región y debido a su postura política se podría esperar un espinoso clima de relaciones con Estados Unidos, país que ha sido socio y benefactor de Colombia en diferentes ámbitos.

Las encuestas

Una encuesta realizada por la firma Invamer a finales de 2021 y principios de 2022, que tuvo en cuenta aspectos como el optimismo y la percepción ciudadana respecto a problemas como el narcotráfico, la corrupción y la inseguridad, muestra un resultado que ha permitido respirar con más tranquilidad a los colombianos de centro y centroderecha.

El sondeo indica que Petro pasó de tener una opinión favorable del 40% en octubre a un 34% en diciembre.

Pero, asimismo, otros aspirantes al palacio presidencial experimentaron un bajón en los números electorales. Es el caso de Sergio Fajardo, una de las opciones más favorecidas de la Coalición Centro Esperanza, quien bajó de 32% en la pasada encuesta a 25% en la reciente medición.

Por su parte, Óscar Iván Zuluaga, candidato del Centro Democrático que dirige el expresidente Álvaro Uribe, bajó de 17% al 12%, mientras que Juan Manuel Galán pasó de 36% a 32% de favorabilidad.

El único de los aspirantes que subió en opinión favorable fue el exalcalde de la ciudad de Bucaramanga Rodolfo Hernández, quien pasó de tener un 10% en octubre pasado a un 17%.

Sorpresa política

Hernández, un ingeniero de corta trayectoria política y desconocido para una buena parte de los colombianos, se presenta como un aspirante que no es ni de derecha ni de izquierda.

Nacido en Piedecuesta, Santander, cerca de la frontera con Venezuela, el también ‘influencer’ de redes sociales se convirtió en un próspero empresario de la construcción para luego ser alcalde de Bucaramanga entre 2016 y 2019.

Este político habla sin tapujos, con un lenguaje común que le ha permitido hacerse popular por sus transmisiones y videos en Facebook, Twitter y Tik Tok, sin tener en cuenta sus 76 años.

Hay quienes creen que, si llega a consolidarse una tendencia que ponga a Hernández como un serio adversario de Petro, el santandereano podría desplazar a los precandidatos de la derecha.

“Rodolfo”, como se presenta ante el país, es partidario de legalizar las drogas como mecanismo de combate contra el narcotráfico. Desde su óptica, una solución copiada de Canadá podría ser regalarles droga a los adictos.

“Si yo regalo a los adictos la droga, pues el negocio se acaba. Si no tiene precio, pues se acabó el negocio, se acabó el narcotráfico. El narcotráfico existe es porque hay intercambio comercial y entre más repriman, la droga vale más plata, entonces más producen. Es contrario a lo que la gente cree”, dijo el candidato en una entrevista al periódico El Tiempo.

dcastropé@diariolasamericas.com
@danielcastrope

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 31%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.59%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.41%
17878 votos

Las Más Leídas