La organización Expresión Libre, Periodistas por la Paz y la Democracia, condena "enérgicamente los múltiples episodios de violencia dirigidos contra periodistas nacionales y extranjeros durante los días previos a la jornada de distribución de Ayuda Humanitaria y especialmente durante el día sábado 23 de febrero en la zona fronteriza con Colombia, cuando de manera violenta se impidió la entrada y distribución de un importante lote de alimentos y medicinas enviado por la comunidad internacional".

Como indicó esta entidad en un comunicado, a través de las redes sociales y gracias al seguimiento hecho por gremios y organizaciones no gubernamentales, la opinión pública ha sido impactada por las noticias sobre la gran cantidad de atropellos y la variedad de formas de estos ataques, mediante los cuales sin ningún tipo de consideraciones ni respeto al rol que desempeñan los periodistas se les ha impedido desarrollar su labor informativa.

Te puede interesar

A continuación puede leer el comunicado completo:

Hasta el 24 de febrero, el Colegio Nacional de Periodistas del Distrito Capital registraba 7 ataques directos, 2 detenciones, 5 robos de equipos y 2 casos de destrucción de material informativo mientras realizaban la cobertura de la entrada de la Ayuda Humanitaria. Los agraviados atribuyen estos hechos, presuntamente a miembros de los llamados colectivos, grupos paramilitares de choque afectos a Nicolás Maduro y su entorno y personal policial y militar.

Muchos de estos trabajadores han sido despojados de sus equipos de trabajo y pertenencias, como es el caso del periodista Marcos Salgado, de la Agencia Internacional de Video Rutply, quien estuvo nueve horas retenido y luego fue liberado pero sin su equipo de trabajo y otras pertenencias. También fueron despojados de sus equipos los periodistas de Telemundo, en la población de Ureña.

La periodista Mariné Glod corresponsal de @FMCenterNoticia y @venevision fue apuntada con armas de fuego y robado su equipo de trabajo cuando se encontraba en la Avda. Venezuela de San Antonio del Táchira. También fue amenazado con armas de fuego el camarógrafo Alfonso Centeno de @vivoplaynet.

En San Antonio funcionarios civiles y militares se dedicaron a lanzar bombas lacrimógenas hacia el hotel donde se hospedaban equipos de prensa que cubrían la entrega de la ayuda humanitaria.

El 23 de febrero el colega Manuel Cardozo, de emisora @ECOSDELTORBES, fue detenido en la zona fronteriza, del lado venezolano.

En el estado Cojedes, la periodista Adriana Núñez y la camarógrafo Rosalía Hernández fueron perseguidas por la GNB sólo por ejercer su labor profesional. Así mismo, intentaron detener al periodista Edwin Prieto mientras grababa acto de represión en la ciudad de Maracaibo y le lanzaron una bomba lacrimógena que no logró alcanzarlo.

En horas de la madrugada de 24 de febrero en asalto al bus que trasladaba a una delegación de parlamentarios de regreso de Táchira a Caracas, éstos fueron despojados de sus pertenencias, lo mismo que el colega Gregory Jaimes y el camarógrafo David Guacarán de VPITV. Les quitaron equipos para transmisiones.

El día del concierto Aid Love en solidaridad con Venezuela en la población de Cúcuta, el régimen ordenó la salida de la señal de Antena 3 y Nat Geo de las cableras venezolanas, en un caso de censura expresa.

Días antes se había producido la renuncia de Esteninf Olivares, ancla de Globovisión, luego que surgieran discrepancias con la dirección del canal por un comentario hecho al aire sobre la situación del país en el programa Primera Página. Por otra parte, a esta planta se le abrió un procedimiento administrativo debido a que el periodista Dereck Blanco mencionó al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino, cargo para el cual fue designado por el propio Poder Legislativo. Días más tarde fue despedida del mismo canal y por la misma causa la periodista Ingrid Caribay.

Otras afectaciones contra la libertad de expresión fueron el ataque cibernético con el portal de @elestimulo, @revistaclimax, @bienmesabe_y @UB_magazine, impidiéndoles la difusión de contenido.

Uno de los incidentes más graves se produjo la noche del lunes 25 de febrero cuando Nicolás Maduro era entrevistado por el periodista de la cadena mexicana Univisión. Incomodado por las preguntas, Maduro abandonó la entrevista y acto seguido el Ministro de Comunicación Jorge Rodríguez intervino señalando que la entrevista quedaba desautorizada. Ramos permaneció retenido junto con miembros su equipo en Miraflores, fueron despojados del material informativo, cámaras, y otros implementos de trabajo y luego trasladados hasta el hotel que fue tomado por el Sebin. Al ser sacados de Miraflores fueron grabados por personal del palacio. Al día siguiente fue forzado a salir del país junto con el personal que lo acompañaba.

Expresión Libre considera que de acuerdo con estas actuaciones se confirma que la libertad de expresión en Venezuela está en gran medida proscrita y que resulta uno de los territorios del mundo más peligrosos para el ejercicio del periodismo. Resulta llamativo el carácter absolutamente desafiante con el cual Nicolás Maduro ampara este tipo de desafueros.

Expresión Libre reitera su llamado al cese a las agresiones, el respeto a la labor de los periodistas que merecen el respaldo y protección de toda la sociedad. Llama a todos los colegas a mantenerse unidos y solidarios en defensa de la libertad de expresión y el derecho de información en momentos en que Venezuela es sacudida por una crisis de enormes proporciones sociales y económicas.

Por su parte, la Junta Directiva del Colegio Nacional de Periodistas Seccional DC Caracas, ha condenado firmemente la detención arbitraria de la que fue objeto el equipo de Univisión Noticias, encabezado por el colega Jorge Ramos; cuando este lunes 25 de febrero efectuaban una entrevista a Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores.

A continuación, el comunicado:

Es un nuevo ataque de un régimen que no cree en la libertad de prensa. Como lo hemos venido denunciando, la agresión a periodistas y hostigamiento a los medios se ha convertido en una política de Estado, tratando de evitar que la ciudadanía reciba la información necesaria para poder formarse un criterio sobre la realidad y distinguir la verdad de la mentira; lo que representa un grave atentado contra las libertades de expresión, prensa e información; siendo además una violación flagrante a los principios democráticos establecidos en la Constitución de La República Bolivariana de Venezuela.

Es contrario a los derechos humanos impedir la libre expresión e información. Necesario es destacar que nuestra Constitución Nacional, así como la Ley del Ejercicio del Periodismo y las normativas internacionales en materia de derechos humanos prevén el derecho a estar y ser informados veraz y oportunamente.

La Carta Democrática Interamericana señala en su artículo 4: "Son componentes fundamentales del ejercicio de la democracia, entre otros, el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa".

Con las actuaciones del gobierno presidido por Maduro no se oculta la verdad; sobre todo porque es imposible que el venezolano no sienta ni padezca la crítica situación económica, ineficiencia en los servicios de salud e inexistente seguridad ciudadana lo que comprueba la urgencia humanitaria.

El gremio periodístico seguirá luchando por el respeto a la Democracia, y con ella sus principios y valores. La ley de Ejercicio del Periodista en su artículo 5, inciso 5 señala como uno de sus fines "Salvaguardar la libertad de expresión y el derecho a la información"; razón por la cual ejecutaremos todas las acciones necesarias para defender estos derechos.

Según interpretación del artículo 13 de la Convención Americana efectuada por la Corte Interamericana; La libertad de expresión comprende el derecho de difundir informaciones e ideas, entendiendo que la expresión y difusión del pensamiento y de la información son indivisibles, de tal manera que una restricción de las posibilidades de divulgación representa un límite a expresarse libremente.

Es clara la intención del gobierno de silenciar a la prensa, para lograr imponer su propia agenda informativa a través de los medios de comunicación propiedad del Estado venezolano o aquellos que aun siendo de capital privado le son afectos.

Expresamos nuestra solidaridad y respaldo al equipo de Univisión, en esta aciaga hora para la Democracia venezolana.

El CNP Caracas no solo rechaza y condena la detención y deportación de los colegas, sino que solicita respeto a la institucionalidad democrática.

El gremio periodístico seguirá en pie de lucha, sin prensa libre hay dictadura.

FUENTE: REDACCIÓN/Expresión Libre

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas