SANTIAGO DE CHILE- La Corte de Apelaciones de Santiago rebajó las penas a tres agentes de la dictadura de Augusto Pinochet y absolvió a otros 36, involucrados en la desaparición, en 1974, de un opositor incluido después entre las víctimas de la Operación Colombo, informaron fuentes judiciales.

En un fallo dividido, la XI Sala del tribunal de alzada también confirmó la absolución, por no acreditarse su participación, de otros 14 procesados en el juicio por el secuestro calificado del artesano Rubén David Arroyo Padilla, de 24 años, detenido el 25 de noviembre de 1974 en la vía pública.

El dictamen redujo de 13 a 7 años de prisión la pena impuesta en primera instancia por el juez especial Hernán Crisosto al general Raúl Iturriaga Neumann y a los brigadieres Pedro Espinoza Bravo y Miguel Krassnoff Martchenko como autores del delito.

Los tres están actualmente en prisión, cumpliendo sentencias que suman varias centenas de años, que en el caso de Krassnoff llegan a 672 años con el fallo, tras ser condenados en decenas de juicios por violaciones a los derechos humanos.

Además, los magistrados confirmaron el sobreseimiento de 14 agentes aplicado en primera instancia y, por dos votos a uno, absolvieron a otros 36 que habían sido condenados por el juez especial en primera instancia.

Arroyo Padilla, artesano y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) fue detenido el 25 de noviembre de 1974 mientras se dirigía, a pie, desde su casa a su trabajo, en el centro de Santiago, por agentes de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional).

El joven fue trasladado a la "Villa Grimaldi", un centro de torturas y exterminio situado en el sector santiaguino de Peñalolén, donde prisioneros supervivientes aseguraron haberlo visto, con la vista vendada y señales de torturas, hasta avanzado diciembre del mismo año, cuando se pierde su rastro.

En 1975, su nombre fue incluido entre las víctimas de la Operación Colombo, que fue un montaje de la DINA para encubrir la desaparición de 119 prisioneros políticos, con el apoyo de las policías secretas de Argentina y Brasil.

En ambos países se publicaron ediciones únicas de periódicos inexistentes, Lea y O Novo Dia, en las que se afirmaba que los desaparecidos habían muerto en purgas internas del MIR ocurridas en territorio argentino y brasileño.

La prensa chilena de la época se hizo eco de esas publicaciones con titulares como "Exterminados como ratones".

Durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), según datos oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 33.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas