LA HABANA.- Cuba recibió en el último año a 78 cubanos que fueron devueltos desde Estados Unidos al ser considerados como "excluibles", los primeros de más de 2.700 ciudadanos cuya expulsión estaba pendiente desde hace décadas, publicaron este viernes medios locales.

Los cubanos llegaron de forma irregular a Estados Unidos a partir del éxodo masivo que se produjo desde Cuba por el Puerto del Mariel en 1980. En territorio estadounidense cometieron delitos y al tener antecedentes criminales no clasificaron finalmente para poder residir en ese país.

En diciembre de 1984, Cuba y Estados Unidos firmaron el Acuerdo de Normalización de las Relaciones Migratoria entre los dos países por el que Cuba aceptó recibir de vuelta a 2.746 ciudadanos cubanos considerados como "excluibles" por las leyes norteamericanas.

Las deportaciones quedaron pendientes y finalmente pudieron realizarse gracias al acuerdo migratorio que ambos países suscribieron a inicios de 2017, pocos antes de la salida del presidente Barack Obama de la Casa Blanca.

Con el acuerdo firmado el 12 de enero del año pasado, ambas partes se comprometieron a actualizar los datos de las 2.746 personas consideradas como "excluibles".

Los 78 cubanos retornados a Cuba son los primeros expulsados de la lista original "al tiempo que se procesan nuevos casos", publicó el diario oficial "Granma".

En los últimos días de su presidencia, Obama eliminó además la política de "pies secos-pies mojados" que otorgaba beneficios migratorios a los cubanos que consiguiesen alcanzar costa estadounidense mientras que deportaba a los interceptados en alta mar.

Otra medida de Obama fue derogar el programa Parole, que permitía a los médicos cubanos abandonar las misiones internacionales y pedir asilo en Estados Unidos.

La Habana consideró que las medidas de Obama servían para garantizar "una emigración ordenada y segura".

Desde 1984, Estados Unidos se había comprometido a otorgar 20.000 visas anuales a cubanos para emigrar a Estados Unidos, aunque La Habana criticó que nunca se cumplió esa cifra y que en cambio Washington fomentaba la migración irregular.

Desde la entrada del nuevo acuerdo en enero de 2017, Cuba permitió el retorno de 600 migrantes irregulares desde Estados Unidos y 1.930 desde otros países, señaló el periódico "Granma".

Mientras, en el primer año de eliminación de la política de "pies secos-pies mojados" se redujo en un 71 por ciento el número de migrantes irregulares interceptados en el mar y el flujo migratorio cubano hacia Estados Unidos bajó un 64 por ciento, según cifras del Departamento de Estado.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas