"Yo era una de esas jineteras en Cuba", contó una muchacha cubana a través de un video compartido en TikTok, donde reveló la cruda realidad de muchas menores de edad en Cuba frente al negocio del turismo sexual.

La joven, que no compartió su nombre, explicó cómo funciona el mecanismo de "los pedófilos europeos que van a Cuba" y pagan 50 dólares para tener sexo con menores de edad.

Te puede interesar

Prisoners Defenders denunció el tema a través de sus redes sociales, y compartió el video de la cubana.

https://twitter.com/CubanDefenders/status/1555523352672051200

La joven, visiblemente consternada, contó su experiencia personal para desmentir a quienes niegan que en la isla se explota a las jovencitas para obtener placer sexual, sobre todo por turistas europeos y canadienses que visitan el país en busca de satisfacer fantasías que en sus países serían castigadas, y todo por unos pocos dólares.

“A los europeos, los americanos y los canadienses les encanta ir a Cuba y pagar 50 dólares para tener una jovencita de culo grande así como yo (...) que sea vea como yo que les haga compañía", dijo la muchacha en un video que se ha vuelto viral. “A los europeos, los americanos y los canadienses les encanta ir a Cuba y pagar 50 dólares para tener una jovencita de culo grande así como yo (...) que sea vea como yo que les haga compañía", dijo la muchacha en un video que se ha vuelto viral.

Y agregó: "Les digo la verdad, porque yo viví esa verdad. Yo era una de esas jineteras en Cuba, yo tuve que vender el culo para darle de comer a mi familia. ¿Saben qué edad tenía? 16, 17 años".

Hizo estas declaraciones en respuesta a la actitud del grupo Black Lives Matter, que suele aplaudir a la revolución castrista sin mirar las violaciones de derechos humanos, y contra los afrocubanos, en la isla. Asimismo, recordó que cuando el salario mensual era de unos 18 dólares en Cuba, ella se acostaba una noche con un turista y podía ganar hasta 70 dólares por prostituirse.

“Patria y vida, cambio y libertad, eso es lo que necesitamos", afirmó.

https://graph.facebook.com/v8.0/oembed_post?url=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2F100029288829608%2Fvideos%2F414042277424875%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAOl2SINBQCjwrwFzfIDCOx2ZA2kmZBcUZAQODK3YEMhH30mw5KWdDNYX4iylRbgm59FWug1cZCyFYZAc9vaTIjcF5ptGd4Bwx0m01REAv4vwPy4scgUzRIfX8BQCuDXh3JqgOIJ2IfhEedtQaz1wZBZBZBiUo2v9GAZDZD

Uno de los mayores paraísos para el turismo sexual y los pedófilos en el mundo es #Cuba.

Publicado por Rosney Pérez González en Lunes, 1 de agosto de 2022

Denuncias de casos de pedofilia en Cuba

La periodista de la Isla de la Juventud, Yuliet Pérez Calaña, denunció en abril pasado la existencia de grupos de pedófilos en Facebook.

“No son tres grupos de pedófilos, son cientos y hemos contabilizado ya 150 denuncias y no han cancelado ni a los grupos ni a los administradores”, informó Pérez Calaña este viernes.

La periodista compartió el enlace de uno de los grupos, donde “se meten con niñas de 4 años”.

“Hemos encontrado en este a dos que parecen cubanos. Uno expone a una niña de 13 años. Miren en la foto de la niña que postea en el grupo las mismas ventanas y el mismo sillón de su foto de perfil. Y el otro babosea en todos los posts de menores que ponen”, agregó.

Pérez Calaña pidió ayuda y orientación para poder actuar al respecto.

El grupo fue creado en febrero de este año y cuenta con más de 6 000 miembros.

En los comentarios a la publicación de Yuliet Pérez Calaña, la usuaria Kla PTorres aseguró: “Hay un montón de miembros del grupo que viven en La Habana”.

Mientras que Juan Gutiérrez dijo: ¿Cómo es posible esto en nuestro país! ¿Y las autoridades e instituciones competentes no se pronuncian al respecto?

De acuerdo a datos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, durante el 2020 al menos 2 145 niñas y niños fueron víctimas de abusos sexuales en la Isla. De ellos, 1196, sufrieron abusos lascivos; 331, violación; 317, corrupción de menores; 220, ultraje sexual; 44 ,pederastia; 21, estupro e incesto, 15. Solo un caso se asoció con hechos de proxenetismo y trata de personas.

Estos niños fueron atendidos en los tres Centros de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes (CPNNA) que existen en el país, en las ciudades de La Habana, Santiago de Cuba y Santa Clara.

El pasado mes de abril trascendió el caso del canadiense Alain Vandette, que abusó sexualmente durante años de una menor cubana, hija de la mujer con la que se casó en la Isla.

El fiscal Jérôme Laflamme pidió 15 años de privación de libertad para el acusado. Mientras que la madre de la niña está presa en Cuba por consentir los hechos.

Las trabajadoras sexuales, la reapertura de las fronteras y la extinción del 'peligro'

Para Lilianne Rosales, el anuncio de la reapertura de las fronteras al turismo internacional en 2021 fue la única buena noticia que escuchó en el último año y medio, y asegura estar lista. Madre soltera de dos menores de edad, desde hace diez años ofrece servicios sexuales a extranjeros, un oficio que quedaría en paro total tras la expansión del Covid-19 en la Isla.

"Estoy lista para recomenzar mi trabajo. Fue un año y medio muy duro para mis hijos y para mí, que tuve que volverme hasta 'colera' para poder mantenerlos alimentados y bien vestidos", relató Rosales, de 31 años de edad, quien se reconoce a sí misma como "trabajadora sexual".

"No me percibo como jinetera, porque entonces todos los negocios relacionados con el turismo lo serían también. Nadie les dice jineteros a los choferes de autos de lujo ni a los cocheros que ofrecen sus servicios exclusivamente a extranjeros en La Habana Vieja. Tampoco discrimino a los cubanos, simplemente elegí trabajar con extranjeros del mismo modo que quienes administran un hostal, o un guía turístico, o los artesanos que venden souvenir en las ferias del Casco Histórico", aclaró Rosales, asegurando además que ya "renovó" sus convenios con dos administradores de hostales en La Habana y otros dos en Trinidad.

Prevista por las autoridades del régimen a partir del próximo 15 de noviembre, la reapertura de las fronteras al turismo internacional es una bocanada de oxígeno para las trabajadoras sexuales, especialmente para aquellas que tienen hijos menores de edad, situaciones de vivienda que las obliga a vivir alquiladas o familiares de la tercera edad con problemas de salud.

Aunque la mayoría son jóvenes —no sobrepasan los 35 años de edad— y tienen como proyecto futuro migrar a otros países, deben lidiar con la sobrevida en Cuba mientras llega la oportunidad de "poner mar por el medio".

"Una mujer no llega a ofrecer servicios sexuales del mismo modo que eliges estudiar una carrera universitaria. Al menos no en mi caso ni el de todas mis amigas en este giro. Lo que sí aprendes, para contrarrestar el repudio de la gente y del Gobierno, es a respetarte a ti misma y al trabajo que haces", puntualizó Yaneisys Cedeño, quien por razones económicas en su familia no pudo concluir la Licenciatura en Química.

"Por eso me gané el respeto de los dueños de los tres hostales y de varios restaurantes y bares donde suelo trabajar. No me ven como prostituta o jinetera, sino como otra trabajadora más del giro que se gana su salario con honradez. Durante todo el tiempo que estuvo cerrado el país tuve que hacer cosas mucho menos agradables, como millones de cubanos, por obligación para no morirme de hambre ni yo ni mis hijos y mis dos padres. Ninguna cubana quiere ser colera, revendedora o vendedora ambulante de escobas y trapeadores. El Gobierno habla de que las mujeres en Cuba están emancipadas y empoderadas, pero eso solo sucede dentro de la pecera que ellos llaman Revolución. La realidad es otra, y bien distinta", remarcó Cedeño, de 26 años de edad.

Además de la reapertura de las fronteras y el regreso de empleo para decenas de trabajadoras sexuales habaneras, las modificaciones previstas por el régimen a la Ley de Procedimiento Penal podrían favorecer a todas las trabajadoras sexuales en la Isla que, por su oficio, son hostigadas y acosadas por las autoridades policiales.

Durante décadas, a las trabajadoras sexuales que ofrecían sus servicios a extranjeros se les llamó peyorativamente "jineteras". A pesar de que el propio Código Penal no reconoce la prostitución como delito, estas mujeres eran procesadas bajo la figura de peligrosidad predelictiva —comúnmente conocida como "el peligro"— que preveía sanciones de hasta cuatro años de cárcel.

El Artículo 72 del Código Penal vigente considera estado peligroso la especial proclividad en que se halla una persona para cometer delitos, demostrada por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista.

Por su parte, el Artículo 73.1, sostiene que el estado peligroso se aprecia cuando en el sujeto concurre alguno de los índices de peligrosidad como la embriaguez habitual y la dipsomanía; la narcomanía; la conducta antisocial. En su Apartado 2, el citado Artículo considera en estado peligroso por conducta antisocial al que quebranta habitualmente las reglas de convivencia social mediante actos de violencia, o por otros actos provocadores, viola derechos de los demás o por su comportamiento en general daña las reglas de convivencia o perturba el orden de la comunidad o vive, como un parásito social, del trabajo ajeno o explota o practica vicios socialmente reprobables.

Según las declaraciones de Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular, podría desaparecer la figura "peligrosidad predelictiva" del Código Penal vigente, aludiendo a que "el Derecho Penal solo se ocupa de hechos que sean delitos establecidos en el Código Penal".

"Esa sería otra buena noticia, si acaso podríamos creer que no tienen [el régimen] otra trampa bajo la manga con la cual asfixiarnos como siempre", objetó Sahilí Rodríguez Peña, de 25 años de edad y madre de una niña de cuatro años.

"No solo deberían despenalizar el peligro, sino también ese otro delito que nunca estuvo en el Código Penal, pero que la policía aplicaba y los tribunales admitían con las consecuentes actas de advertencia: el asedio al turista. Muchísimas de nosotras trabajábamos o estudiábamos, pero para mantener a hijos o familiares a nuestro cargo, salíamos en las noches a ofrecer servicios sexuales a extranjeros. Aun así, éramos asediadas por la Policía, el jefe de Sector y los delatores que se escudan tras los cargos del Comité, la Juventud o el Partido. Muchas mujeres de este oficio sufrieron hasta cárcel; así que espero que, tras la bendecida reapertura de las fronteras, también este Gobierno se abra a la tolerancia de las mujeres jóvenes, y no pocas madres solteras, que nos ganamos el sustento con este servicio", concluyó Rodríguez Peña.

FUENTE: Con información de Cubanet y Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.9%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.72%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.38%
23142 votos

Las Más Leídas