LA HABANA.- El Gobierno de Panamá deportó este sábado a la madre embarazada y con tres hijos que no quería regresar a Cuba y llevaba una semana durmiendo en la zona de tránsito del aeropuerto de Tocumen, en la capital de ese país.

Según relató un familiar de la mujer a CiberCuba, Yaima Millares Cuesta y sus hijos de 17, ocho y cinco años fueron subidos "por la fuerza" a dos aviones con destino a la Isla.

De acuerdo con el relato, los funcionarios de Inmigración primero se llevaron a los niños. La familia se resistió a que los separaran, pero la Policía intervino y terminó sacando esposado al hijo adolescente de Millares Cuesta.

Los tres niños fueron subidos solos a un avión y enviados a Cuba. La madre fue montada en otro, según dijo el familiar de la deportada.

Precisó que al llegar a La Habana le entregaron a sus hijos y las autoridades la montaron en un taxi del Estado pagado por ellas, que trasladó a la familia a Cienfuegos.

Millares Cuesta se encuentra ya en la casa de su madre con sus tres hijos. Para poder viajar a Trinidad y Tobago ella vendió su casa.

La cubana llegó al aeropuerto panameño el viernes 26 de octubre deportada desde Puerto España. Un día antes las autoridades de Trinidad y Tobago le retiraron el pasaporte a ella y a su familia porque consideraron que su reserva de dos días de hotel no era fiable para dejarle acceder al país con sus hijos, según detalló CiberCuba.

Su caso se hizo viral por un vídeo publicado por este mismo medio en el que se veía a Millares de rodillas, pidiendo clemencia a los agentes de Inmigración trinitenses. "No quiero volver a Cuba", decía.

El viernes la Defensoría del Pueblo ofreció atención a Millares Cuesta, pero las gestiones no prosperaron. DIARIO DE CUBA estableció comunicación con la sede de la organización gubernamental y una funcionaria que no quiso identificarse dijo que no tenía autorización para ofrecer detalles del caso.

En 2015, Millares Cuesta se plantó frente a la entonces recién estrenada embajada de EEUU en La Habana con una pancarta en la que se podía leer: "Siete niños con hambre" (los suyos y sus sobrinos).

La Policía la desalojó violentamente del lugar y fue detenida. La escena la grabó un turista brasileño, se hizo viral y fue recogida por las televisiones de Miami.

Otro cubano deportado

Lázaro Miguel Gutiérrez Bacallao también fue deportado este viernes a la Isla tras permanecer varado en el aeropuerto El Dorado, de Bogotá, desde el pasado 14 de octubre.

CiberCuba no pudo confirmar si las autoridades cubanas aceptarían su ingreso en el país, ya que tiene una carta de inadmisibilidad del régimen cubano.

FUENTE: Publicado originalmente en Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas