Panamá deportó este martes a Cuba a una familia que estuvo un mes durmiendo en un aeropuerto, pese a sus ruegos para que no los envíen al lugar de donde emigraron hace dos años por problemas para profesar su religión.

"Ya están en Cuba y los han llevado a Las Caletas, un centro de aislamiento" preventivo de COVID-19 en La Habana para quienes llegan del extranjero, dijo Esther González, hermana de Ilyu González, una de las personas deportadas.

Te puede interesar

Esther, quien vive en Estados Unidos, aseguró que tanto Ilyu, su cuñado Sergio García y sus dos sobrinos menores de edad fueron movidos a la fuerza durante la madrugada desde el área en la que pernoctaban, en el aeropuerto de Tocumen de Ciudad de Panamá, hacia otro lugar donde quedaron incomunicados.

Mientras las hermanas conversaban por una videollamada, Esther registró el momento en que oficiales de migración se llevan a los García González en medio de forcejeos y gritos. Luego fueron colocados en un vuelo que salió esta mañana de Ciudad de Panamá rumbo a La Habana.

"Les habían dicho que los iban a mover de sala. Y ellos se rehusaron porque sabían que los iban a mover para el avión. Se los llevaron a la fuerza", comentó Esther.

Su retorno a Cuba ocurre luego de que se produjeran históricas manifestaciones contra el gobierno de la isla.

Según fuentes del Servicio Nacional de Migración de Panamá, la deportación responde a que la Oficina Nacional para la Atención de Refugiados (ONPAR) les negó la solicitud de refugio.

Sin embargo, el asunto había sido elevado hasta la justicia a través de un hábeas corpus, que debía ser resuelto esta semana.

"Ellos estaban a órdenes de la Corte Suprema de Justicia. Me parece inverosímil que la Oficina de Migración haya pasado por encima de la Corte Suprema de Justicia", dijo el abogado Gustavo Peralta, de la ONG panameña Centro de Asistencia Legal Popular, que asesoraba a la familia.

Los García González emigraron de Cuba hace dos años y vivían en Surinam. El 11 de junio viajaron desde allí al balneario de Cancún, México, para unas vacaciones, pero no les fue permitido el ingreso.

Pidieron que se les permita el retorno a Surinam, su país de salida. Pero con las restricciones por covid los vuelos directos desde Panamá a Surinam se suspendieron.

Intentaron volver vía Guyana, pero tampoco se les permitió.

Durante la espera, Migración Panamá aseguró que la familia tenía visas Schengen de la Unión Europea falsificadas.

Imposibilitados de volver a Surinam, donde aseguran que tienen una vida hecha, Panamá ofreció devolverlos a Cuba, por lo que la familia solicitó refugio, pedido que se rechazó.

Los García González relataron que habían dejado la isla debido a que sufrieron hostigamiento por profesar su religión, Testigos de Jehová.

FUENTE: AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.01%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.39%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.6%
54323 votos

Las Más Leídas