RIO DE JANEIRO.- El actual director general de la Policía Especializada de Río de Janeiro, Marcelo Martins, fue arrestado este martes por la Policía Federal, implicado en el desvío de hasta 44,7 millones de reales (unos 13,9 millones de dólares) en fraudes en el sistema carcelario, informaron fuentes oficiales.

Martins dirigía la División Antisecuestros (DAS) y la Comisaría de Homicidios de la ciudad de Río de Janeiro, que operan dentro de la llamada Policía Especializada.

La trama de corrupción involucra la producción y venta de alimentos en cárceles, por los que se pagaron 73 millones de reales (unos 22,8 millones de dólares), monto del cual se desvió un valor aproximado a los 44,7 millones de reales (unos 13,9 millones de dólares), según informó hoy el Ministerio Público Federal (MPF).

En el operativo de la Policía Federal, también fueron detenidos el exsecretario de la Secretaría de Administración Penitenciaria, coronel César Rubens Monteiro de Carvalho, quien ocupó el cargo durante la gestión del exgobernador Sérgio Cabral, preso en 2016 y condenado a 13 años y 4 meses de prisión por lavado de dinero.

LEA TAMBIEN: La violencia golpea a Río con tiroteos y muertos a pesar de intervención federal

La operación, en la que también participaron los Ministerios Públicos del estado de Río de Janeiro (MPRJ) y Federal (MPF), se realizó en el ámbito de la Lava Jato, como es conocida la investigación que destapó los billonarios desvíos en la petrolera estatal Petrobras y el mayor escándalo de corrupción de Brasil.

La operación busca cumplir con 24 órdenes de arresto.

Según el Ministerio Público Federal, se investigan irregularidades en el proyecto Pan-Escuela, de la Secretaría Estatal de Administración Penitenciaria, cuyo objetivo es la recuperación de los presos para la sociedad.

LEA TAMBIÉN: Expresidente Lula publicará libro "La verdad vencerá" para defender inocencia

La empresa Induspan fue contratada para ejecutar el proyecto, pero el contrato fue rescindido por desequilibrio financiero.

Para este proyecto, el estado de Río de Janeiro suministraba los insumos necesarios para la producción de panes, mientras que los presos ponían la mano de obra, con un costo bajísimo para la empresa.

De acuerdo con la investigación del Ministerio Público, después de la rescisión del contrato, el empresario Felipe Paiva, de Induspan, creó a través de testaferros una organización sin fines de lucro denominada Iniciativa Primus, que asumió el suministro de los panes en las cárceles de Río de Janeiro.

Según el Tribunal de Cuentas del Estado, funcionarios de la Secretaría de Administración Penitenciaria pagaban dos veces por el pan que era proporcionado a los presos: un contrato era para el suministro del pan y otro para comprar los ingredientes.

La empresa Primus instaló máquinas para la fabricación de panes dentro del presidio, usó la mano de obra de los presos, energía eléctrica, agua, ingredientes suministrados por el Estado y aún cobraba por el pan.

Los cargos formulados contra el comisario Marcelo Martins se refieren a hechos ocurridos cuando él no ocupaba el cargo de director de las comisarías especializadas.

El policía es sospechoso de recibir beneficios de la trama, ya que para la época era socio de la empresa de asesoría Finder Executive Consulting, sospechosa de actos de lavado de dinero en favor de la organización criminal encabezada por Sérgio Cabral.

Según el Ministerio Público, el padre del comisario también recibía ventajas del grupo, pues era socio de una casa de cambio apuntada como responsable de lavar dinero del esquema corrupto.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas