MIAMI.- El rescate de la desmantelada industria petrolera venezolana tardaría alrededor de dos años, luego de que el régimen de Nicolás Maduro salga del poder, y solo con inversión extranjera se podrá lograr ese propósito.

Así lo cree Luis Giusti, expresidente de Petróleos de Venezuela S.A (PDVSA), quien intervino como invitado especial en un foro en línea promovido por las organizaciones en el exilio Venezolanos y Americanos Inc. (Venamérica) y Venezuelan American Petroleum Association (VAPA).

Te puede interesar

En criterio de Giusti, “la economía petrolera tiene una rápida capacidad de reacción” y anticipó que los precios actuales del petróleo, que han registrado un fuerte bajón en los últimos años, “van a cambiar”.

En los últimos doce meses, el precio del barril de crudo de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) ha descendido un 64,96%. El 27 de mayo pasado se cotizaba en $29.03, mientras que en 2003 llegó a tener un valor de $140.73.

“Si se establece un criterio de prioridad es posible una recuperación rápida”, dijo Giusti, un experto en petróleo y energía que presidió PDVSA entre 1994 y 1998 y que ha ocupado cargos de alto rango en otras firmas a nivel internacional.

Asimismo, este ingeniero de petróleo estima que hay que invitar a “compañías grandes” a participar en la recuperación de la industria, sin dejar a un lado a empresas medianas y pequeñas que tienen una “gran experiencia” en ese renglón en Venezuela.

“Hay mucho interés en invertir en Venezuela porque las reservas que tenemos son muy grandes”, dijo, al tiempo que se declaró “muy optimista” de que el sector de los hidrocarburos retome la “senda de la prosperidad” que se perdió desde que fue instaurada la dictadura chavista hace más de dos décadas.

Empresa de economía mixta

La parálisis de la economía de Venezuela, que ha tenido un fuerte impacto en la industria petrolera, que es a su vez una de las grandes fuentes de ingresos del país, ha llevado a algunas personalidades del ámbito nacional a proponer la privatización de PDVSA.

Sobre ese aspecto, Giusti opinó que se inclina más por convertir a PDVSA en una empresa de economía mixta. “No se puede privatizar del todo, puede ser una empresa mixta, los privados siempre son más eficientes”, subrayó.

Bajo el liderazgo de Giusti, el sector petrolero venezolano logró captar inversiones extranjeras directas estimadas en 30 mil millones de dólares entre el período de 1995 a 2004.

Giusti fue impulsor y ejecutor de la política de “Apertura Petrolera”, que por primera vez desde la nacionalización de la industria local en 1975 permitió la participación de capital privado foráneo en el sector petrolero venezolano.

En el escenario de cambios y ajustes planteado por el expresidente de PDVSA otro factor que menciona el experto es la nómina de esa empresa y la presencia de “dirigentes” puestos en los cargos de mando por el usurpador Maduro.

En ese sentido, Giusti considera que una “nómina de 150.000 trabajadores es muy grande”, además de “inmanejable”.

Al respecto, recalcó, “los dirigentes no podrían quedarse porque ellos han acabado con la empresa. Solo habría que dejar en la empresa a la gente con experiencia, los que saben, porque los dirigentes no saben de esta industria”.

Agencia Nacional de Hidrocarburos

Entretanto, Giusti propuso la creación de una entidad que se llamaría Agencia Nacional de Hidrocarburos que, en términos generales, según lo indicado, sería “el custodio de todos los activos de la industria”, mientras que el Ministerio de Petróleo seguiría como “autoridad política”.

El ‘Ministerio del Poder Popular de Petróleo’ es uno de los organismos que conforma el ‘gabinete ejecutivo del gobierno venezolano’ y es el ente rector en materia de política petrolera, que depende directamente del despacho del usurpador Nicolás Maduro.

Luis Giusti (Lagunillas, Venezuela, 1944) dejó voluntariamente la presidencia de PDVSA el mismo día en que el coronel Hugo Chávez Frías asumió el mando de ese país en 1998.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas