BUENOS AIRES.- Argentina estableció este lunes restricciones para la compra de dólares con el objetivo de frenar una sangría de sus reservas internacionales y la depreciación de su moneda.

Algunas de estas medidas habían sido levantadas en 2016 por el propio gobierno del conservador Mauricio Macri tras heredarlas de la administración de centroizquierda de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

Te puede interesar

Lo que sigue es una explicación sobre las nuevas medidas que efectan a la economía Argentina, según la agencia AP.

¿Se podrán comprar dólares?

Los ciudadanos podrán comprar hasta 10.000 dólares por mes y para un monto mayor tendrán que pedir autorización al Banco Central de la República Argentina (BCRA). En tanto, las empresas, bancos, gobiernos locales y fondos de inversión necesitan el aval de la entidad monetaria para cualquier suma.

Las ganancias en dólares por exportaciones deberán ser ingresadas y liquidadas en el país en un plazo no mayor a los cinco días hábiles a partir de la fecha de su cobro en el exterior o en el país. Los importadores, por su parte, necesitan una conformidad previa del BCRA para girar pagos al exterior.

Los no residentes que quieran adquirir montos superiores a los 1.000 dólares mensuales también necesitan permiso, con excepción de los organismos internacionales, las representaciones diplomáticas y el personal diplomático acreditado en el país siempre que sea para transferencias vinculadas a sus funciones.

Se prohíbe el acceso al mercado de cambios para el pago de deudas y otras obligaciones en moneda extranjera entre residentes.

¿Por qué se impone esta medida?

Las restricciones cambiarias se implementaron para frenar la caída de las reservas internacionales del Banco Central que se profundizó tras las elecciones primarias del 11 de agosto, en las que el candidato opositor Alberto Fernández superó por más de 15 puntos a Macri. Los inversores, que habían apostado por la reelección del mandatario, abandonaron sus tenencias de activos argentinos y generaron una depreciación de la moneda de cerca del 30% tras la elección, que a su vez aceleró la inflación.

Con mayor disponibilidad de divisas, se espera que el Banco Central tenga mejor margen de maniobra para intervenir en el mercado de cambios y frenar la devaluación del peso. A su vez garantiza liquidez del sistema bancario en momentos en que los ahorristas se vuelcan masivamente a los bancos para retirar sus dólares.

Los ahorristas podrán retirar sin límites sus dólares del banco.

Los controles, ¿son los mismos que aplicó CFK?

No, el gobierno kirchnerista había impuesto un control total sobre el mercado de cambios. Por ejemplo, la compra de divisas para viajes al exterior era limitada y requería de una autorización previa del fisco. También se habían fijado impuestos sobre las compras en dólares con tarjetas de crédito y prohibido el comercio electrónico con diferentes plataformas.

No estaba permitido el giro de dinero a cuentas en el exterior. Ahora no existen límites para las transferencias a cuentas de un mismo titular pero sólo se aceptan las de hasta 10.000 dólares en el caso de que sea una cuenta de otra persona.

¿Son efectivas las medidas?

Los analistas coinciden en que las restricciones son un paliativo en el actual contexto de incertidumbre electoral y volatilidad de los mercados, pero que al mediano plazo provocarán los mismos efectos negativos que el “cepo” cambiario que había impuesto el kirchnerismo durante su gobierno: alejar la inversión extranjera y profundizar la recesión económica.

El control de cambios tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2019.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que Evo Morales aceptará los resultados de la auditoría electoral de la OEA si le son desfavorables?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas