viernes 3  de  febrero 2023
dictadura

EEUU no debe olvidar su compromiso moral con el pueblo venezolano

Una delegación de la Plataforma Unitaria acaba de viajar a Washington para intentar restablecer acuerdos entre grupos opositores y el Gobierno estadounidense

Por EUGENIO G. MARTÍNEZ

CARACAS-ESPECIAL.- Las conversaciones entre la oposición venezolana agrupada en la Plataforma Unitaria y el régimen de Nicolás Maduro arriban a 12 meses suspendidas. No obstante, en este tiempo, se ha intensificado la comunicación directa entre Caracas y la administración de Joe Biden. La invasión de Rusia a Ucrania y la crisis energética global implicaron una nueva etapa en las relaciones entre Venezuela y EEUU, marcada por las concesiones de Washington a Caracas y algunos gestos concretos del régimen de Maduro como la liberación de cinco de los nueve estadounidenses detenidos en cárceles venezolanas.

La semana que concluye una delegación de la Plataforma Unitaria viajó a Washington para intentar restablecer los acuerdos y la estrategia entre la oposición venezolana y el Gobierno estadounidense.

Para los integrantes de la Plataforma Unitaria la reanudación de las conversaciones en México es muy probable después de que EEUU accediera al intercambio de prisioneros en los que se involucró a los sobrinos de Cilia Flores, quienes cumplían sentencia de 18 años, acusados por tráfico de drogas.

Vicente Díaz, ex rector del Consejo Nacional Electoral e integrante de varios de los equipos de negociación de la oposición con el régimen venezolano sostiene que se ha encontrado “un camino diferente y que se han venido trabajando en equipos técnicos alrededor de papeles de trabajo, con temas sociales, energía, agua alimentación (…) No sé si ello vaya a dar un acuerdo o no, pero sé que hay equipos técnicos tanto del lado del gobierno como del lado de la oposición, buscando acercar posiciones en un abordaje técnico primero y luego si se logra avanzar en la parte financiera. Hay indicadores que dicen que se puede ser razonablemente optimista”.

Díaz recuerda que, aunque no existen conversaciones públicas desde hace un año, se han producido “reiteradas visitas de Noruega a Venezuela. Noruega instala aquí una oficina permanente. Hay un conjunto de indicadores que dicen que pareciera estar marchando por buen camino, a su ritmo. Estos procesos no son rápidos, son complicados”.

Sostiene que el viaje de la delegación de la Plataforma Unitaria a Washington es necesario para analizar la viabilidad técnica de los próximos pasos en el proceso de negociación.

“Son cosas que se van tejiendo con hilos de telaraña. Tan frágiles y fuertes. Hay que tejerlo bien y con cuidado. Hay que hablarlo con prudencia. Hay indicadores de que eso puede ir bien y hago votos para que eso camine bien y rápido. Un indicador interesante es que las elecciones de la Florida iban a impedir por el tema electoral que eso marchara. Acabamos de ver un episodio. La liberación de los sobrinos (de Cilia Flores), a cambio de la liberación de algunos de los estadounidenses rehenes o funcionarios de CITGO. Eso significa que hay conversaciones, y creo que eso es un indicador de que hay disposición de avanzar”.

UE a favor de la flexibilización

La posición de Díaz contrasta con la del exalcalde de Caracas Antonio Ledezma. Al igual que un sector del exilio político venezolano y del Gobierno Interino de Juan Guaidó, Ledezma sostiene que los venezolanos rechazan “la posición de Estados Unidos en estos momentos (…) Una salida electoral de 2024 no es veraz, con una oposición menguada, con el control total del chavismo (…) debe aplicarse una agenda que responda las demandas de los venezolanos. En esa agenda, estaría la renovación de las instituciones, así como la libertad de una oposición que ha visto cómo sus líderes van perdiendo representación”.

Para Ledezma, la solución a la crisis venezolana es "una transición pactada, como se hizo en Chile, Brasil, la Sudáfrica de Nelson Mandela y anteriormente en Venezuela".

No obstante, a pesar de la influencia del exilio político venezolano en la posición de la Unión Europea sobre Venezuela, el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, señaló que el bloque hemisférico está “abierto” a considerar las sanciones que aplica al régimen de Maduro, si se registran avances democráticos en el país, como pasos sustanciales en el proceso de negociaciones entre la oposición y el gobierno de Venezuela para celebrar elecciones.

El alto funcionario europeo aseguró que las medidas restrictivas impuestas sobre el régimen venezolano son “reversibles y escalables”, dependiendo de la evolución de la situación en cuanto a democracia, Estado de derecho y los Derechos Humanos en el país sudamericano.

“Por supuesto, estamos abiertos a revisar nuestras medidas restrictivas en caso de que haya un progreso concreto y sustancial en las negociaciones con la oposición, que incluye el camino hacia mejor”.

División en EEUU

Las recientes concesiones de la administración Biden al régimen venezolano han generado la percepción de que existe un cambio significativo de EEUU hacia Venezuela impulsado por la crisis energético global.

Sin embargo, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, ha insistido en que cualquier cambio en las sanciones solo podría ser una respuesta a los pasos constructivos del régimen de Maduro para restaurar la democracia.

“Sobre Venezuela, no hay cambios en nuestra política o en nuestro enfoque (…) Maduro también debe moverse para aliviar el sufrimiento del pueblo venezolano, que es la víctima número uno de las políticas del régimen”, Blinken sostuvo en declaraciones al margen de la reunión de la Organización de los Estados Americanos en Lima, Perú.

No obstante, el expresidente Donald Trump considera inaceptables las concesiones a Maduro y la política exterior hacia Cuba y Nicaragua.

"La administración Biden abandonó completamente a los pueblos de Cuba, Nicaragua y Venezuela. Por eso los ciudadanos nos han valorado tan bien. En Doral, a quienes amo, la llaman la pequeña Venezuela. Es una comunidad que amo (…) Biden ha levantado sanciones, se han mantenido callados mientras valientes protestan en las calles de Cuba. No hicieron nada mientras encarcelaban a padres y miembros de la Iglesia Católica en Nicaragua. Y apenas hace unos días Biden cambió a dos narcoterroristas, sobrinos del dictador Nicolás Maduro, por cinco ejecutivos petroleros acusados de corrupción. Un acuerdo que pudimos haber hecho en cualquier momento mientras estuvimos en la Casa Blanca. Cuando volvamos a tener un liderazgo correcto en la Casa Blanca devolveremos la política de máxima presión contra estos regímenes siniestros. No tenemos otra opción".

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar