SAN JUAN.- El presunto tráfico de influencias por parte de Elías Sánchez, el exdirector de campaña del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, que estarían siendo investigadas por el FBI y que han sido negadas por el propio afectado, vuelven a sembrar la duda sobre la corrupción en la isla.

Sánchez rechazó este martes su implicación en una supuesta trama de tráfico de influencias, hipotético delito que como informan medios de la isla sería investigado por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

Te puede interesar

El que fuera también representante de Rosselló ante la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) resaltó que no es la primera vez que se le trata de relacionar con actos de corrupción, pero que el tiempo demostró que se trataba de acusaciones infundadas.

"No he cometido ni participado de ningún acto de corrupción. Trabajo para Wolf Popper, bufete que en efecto tiene contratos con el Departamento de Educación. La relación contractual de Wolf Popper con ese departamento precede a mi relación con la firma. No tengo ninguna relación con la división que presta servicios al Gobierno", aclaró Sánchez en declaraciones escritas.

"Por mi parte, doy la bienvenida a cualquier tipo de investigación con la absoluta certeza de que nunca he incurrido en ninguna conducta ilegal o impropia", sostuvo.

Reconoció que el bufete con el colabora tiene un contrato con Educación, tras recordar la polémica con Whitefish, que obtuvo un contrato millonario para la restauración del sistema eléctrico, pero que quedó demostrado nada tuvo que ver con su intermediación.

Las autoridades federales estadounidenses, según medios locales, investigan supuestas irregularidades cometidas por Sánchez, en concreto tráfico de influencias para otorgar contratos en varias agencias del Gobierno valiéndose de sus contactos en el Ejecutivo.

Las investigaciones contra Sánchez tendrían su origen en Nueva York, donde se habría iniciado una investigación por parte de agencias federales contra la corrupción en la isla.

Esa investigación respondería a que los contratistas afectados habrían puesto en conocimiento del FBI los hechos.

La investigación en marcha por el FBI incluiría interrogatorios a jefes de agencia del Gobierno de Rosselló.

Wolf Popper obtuvo contratos con el Gobierno de Puerto Rico desde el año 2009 y en 2018 firmó uno con el Departamento de Educación por más de 1 millón de dólares, con la estadounidense Julia Keleher al frente.

La Oficina del FBI en San Juan ni confirmó ni negó la posible investigación contra Sánchez.

La polémica provocó la reacción de Rosselló, que a través de un comunicado indicó que como gobernador las instrucciones impartidas a todo miembro de gabinete, secretarios, funcionarios públicos y asesores han sido trabajar de la manera más prudente y velar por el fiel cumplimiento de las leyes y reglamentos.

Subrayó que, por ello, la política pública de su Gobierno es clara y de "cero tolerancia ante la corrupción".

"Nadie está por encima de la ley. El interés público reclama transparencia total en investigaciones y es responsabilidad de nuestro Gobierno asegurarse de que estas se realicen de manera correcta y diligente", dijo.

Rosselló subrayó que Sánchez "ha sido categórico en sus expresiones, negando cualquier tipo de acto de corrupción y ha dado la bienvenida a cualquier investigación".

El jefe del Ejecutivo indicó que durante el tiempo que dirigió la campaña, "el licenciado cumplió con todos los procesos y recientemente se publicó la auditoría del contralor electoral sin señalamientos ni multas. Durante el tiempo que sirvió como representante del gobernador ante la Junta, cumplió con los requisitos de su puesto".

El presidente del opositor Partido Popular Democrático (PPD), Aníbal José Torres, dijo que "es vergonzoso que la reacción del gobernador Ricardo Rosselló ante la investigación federal por supuesta venta de influencias en varias agencias de Gobierno haya sido a favor del 'cabildero' Elías Sánchez, en lugar de combatir directamente la corrupción".

"El gobernador demuestra falta de carácter al no ser enfático en su lucha contra la corrupción, al no impartir órdenes directas a sus jefes de agencia permitiendo que Sánchez siga teniendo acceso a su Gobierno", señaló Torres.

La sombra de la corrupción en el Ejecutivo de Rosselló no es nueva, ya que en abril el gobernador tuvo que rechazar que su hermano, Jay, tuviera cualquier tipo de relación con supuestas irregularidades cometidas en contratos firmados por el Departamento de Educación.

El Ejecutivo de Puerto Rico mantiene una política de "tolerancia cero" frente a la corrupción, causa de una "cascada de dimisiones" que ha permitido al gobernador Ricardo Rosselló mantener intacta su imagen.

FUENTE: Con información de Efe

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas