ROBORÉ — La reserva natural más joven de Bolivia, creada hace tres meses y bautizada en guaraní en territorio de esa etnia, fue casi devastada por los incendios forestales en la provincia oriental de Santa Cruz vecina a Brasil, donde también arden los bosques.

De Ñembi Guasu (que significa Gran Refugio) quedaron árboles calcinados y una pampa chamuscada tras dos semanas de incendios, según autoridades indígenas.

Te puede interesar

“El fuego está afectando a nuestros parques (reservas) y es lamentable lo que está pasando en Ñembi Guasu, estamos preocupados”, dijo Justino Zambrana, presidente de la Asamblea del Pueblo Guaraní.

En tanto en Roboré, 900 kilómetros al sureste de La Paz, cada día a las cinco de la mañana los vecinos católicos más fervientes sacan en procesión a la Virgen María para pedir por lluvias.

“Son dos semanas de rogativas y el señor fue generoso, no fue una gran lluvia la que nos mandó (el martes), pero fue una bendición para nuestros campos”, dijo a The Associated Press Ester Squeira.

La llovizna roció los campos humeantes de los alrededores y desató algarabía en el pueblo.

Los incendios son iniciados por ganaderos y agricultores para renovar pasturas y habilitar cultivos, una práctica tradicional poco controlada por las autoridades. Con frecuencia el fuego sale de control por la estación seca y los fuertes vientos que esparcen las chispas.

Las quemas comenzaron en julio y hasta el 24 de agosto devoraron 1,8 millón de hectáreas en la región amazónica de Beni y en las llanuras de Santa Cruz, según una evaluación de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN) a partir de imágenes de satélite.

La región más azotada es Santa Cruz, motor agroindustrial del país y casi del tamaño de Alemania, donde todavía arde la Chiquitanía, un bosque seco tropical y uno de los más biodiversos del mundo pero altamente vulnerable debido a su lenta capacidad de regeneración, dijo la FAN a AP.

En sus 25 millones de hectáreas de bosques y cerrados hay cuatro reservas, la más pequeña y reciente es Ñembi Guasu, de 187.000 hectáreas.

Una tercera parte de la superficie afectada se ha quemado por primera vez, el resto es área que ya sufrió incendios en el pasado. Los efectos todavía son inciertos porque la época de incendios se extiende hasta octubre, dijo la FAN.

El presidente Evo Morales explicó que entre 20% y 30% del área quemada es bosque nuevo y aseguró que los focos de calor han bajado de 8.000 a 1.000.

Morales se mostró en fotos oficiales y en la televisora estatal apagando los incendios con un traje de bombero y desató burlas en las redes sociales.

Su gobierno es blanco de críticas por haber alentado la expansión agrícola y relajado los controles.

Las autoridades contrataron el avión cisterna más grande del mundo y están gestionando la llegada de otro helicóptero especial para aplacar el fuego.

Cuatro helicópteros, uno de ellos enviado por Perú, y 4.500 personas están movilizados. El miércoles se sumaron a la tarea Cascos Blancos enviados por Argentina.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario