Embed

En la Cuba de 2017, azotada por circunstancias cada vez más difíciles, cientos de emprendedores cubanos intentan sacar adelante proyectos independientes o privados. DIARIO LAS AMÉRICAS comparte testimonios obtenidos de una jornada de diálogo con una representación de emprendedores cubanos que siguen luchando en la Isla contra viento y marea.

Yodanis Sanchez Maceo, es una de las dueñas de la paladar (restaurante privado) Doña Carmela, ubicada en el complejo Morro-Cabaña. La mayoría de sus 35 trabajadores son de la familia. Quiere apoyar a los cuentapropistas (empresarios cubanos).

“Estoy aprovechando el evento Cuba internet libre, para llevar hasta Cuba un poquito de la libertad de Internet. Para ayudar y que la gente gane más con la redes sociales”. No es un tema baladí, ese tipo de negocio está en el ojo del huracán desde que el gobierno limitó su gestión hace dos meses atrás, a base de cierres indiscriminados.

Aún ningún experto en economía ha podido determinar qué gana el gobierno cubano cerrando paladares, cuando el propio régimen reconoció hace unos años que en Cuba había población flotante, a pesar del 3.0 de su tasa de desempleo actual declarada. “Somos fuente de empleo”, agrega Sánchez, “cumplimos una función social, pero también se sabe quiénes son los dueños de las paladares que no han cerrado, que no van a cerrar y que están siendo favorecidas, los dirigentes y sus familiares”. Lo dice una de las primeras cubanas que vio en los restaurantes particulares un modo honrado de salir adelante hace 23 años, cuando aún al régimen no le hacía falta apuntarse a los negocios familiares.

FUENTE: REDACCIÓN
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el proyecto de estadio de David Beckham en las cercanías del Aeropuerto de Miami debe ser aprobado?

Las Más Leídas