ESPECIAL
@FloresJudith7

MIAMI.- “Vamos por los bolsillos de la familia de Ortega, que sigue viviendo de la miseria del pueblo nicaragüense”, dijo el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, al anunciar el 17 de abril en Miami, nuevas sanciones de Estados Unidos contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, que por segunda ocasión impactan directamente al núcleo familiar, y ahora al corazón de las finanzas de los Ortega y su círculo íntimo.

Las sanciones están dirigidas al hijo de la pareja presidencial nicaragüense, Laureano Ortega Murillo, y al Banco Corporativo S.A., (Bancorp), propiedad de Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), la subsidiaria de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Te puede interesar

El Departamento del Tesoro informó que Laureano Ortega Murillo, enfrenta sanciones del gobierno de Estados Unidos, por ser un oficial del gobierno de Nicaragua que “está involucrado en actividades de lavado de dinero y en una vasta red de corrupción”.

“En su papel como el Asesor de Promoción de Inversiones de la agencia del gobierno de Nicaragua, ProNicaragua, Laureano actúa como una extensión (de poder) del presidente Ortega y la vicepresidente Murillo, en la supervisión de las propuestas y proyectos de inversión. Sin embargo, a partir de 2018, Laureano se dedica a ofertas comerciales corruptas en las que los inversores extranjeros pagan por el acceso preferencial a la economía de Nicaragua. Además, Laureano coordinó las tareas de ejecución para el proyecto de Nicaragua Gran Canal.

Pese a la pérdida de impulso de ese proyecto, figuras del régimen de Ortega, incluyendo Laureano, siguen utilizando el proyecto del Gran Canal, como un medio para el blanqueo de capitales y adquirir propiedades a lo largo de la ruta del canal planeado”, señala el comunicado del Departamento del Tesoro.

Laureano Ortega Murillo es el segundo miembro de la familia presidencial en ser sancionado por Estados Unidos. En noviembre del 2018, su madre, la vicepresidente de Nicaragua, Rosario Murillo, fue sancionada a través de la Orden Ejecutiva 13851, junto con el secretario privado de Ortega, Néstor Moncada Lau, por corrupción, y violación a los derechos humanos.

A partir de la sanción de Murillo y Moncada la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), creo el programa de sanciones “Nicaragua”.

Con el anuncio de las dos últimas, el número de sanciones se elevó a ocho contras el régimen de Nicaragua, siete funcionarios y una entidad bancaria.

Los primeros sancionados son: Roberto Rivas, expresidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Fidel Moreno, secretario de la alcaldía de Managua y Francisco Díaz, jefe de la Policía, y consuegro de la pareja presidencial, y Francisco López, Tesorero del gobernante partido Frente Sandinista.

“La medida tomada de conformidad con la Orden Ejecutiva 13851, tiene como objetivo las operaciones financieras corruptas y las redes de apoyo del régimen de Ortega. El individuo (Laureano Ortega Murillo), y la entidad (BanCorp), designados, apoyan un régimen que desde abril de 2018, ha reprimido a la oposición política, provocando la muerte de 325 personas, hiriendo a más de 2.000, y ha encarcelado a cientos de actores políticos y de la sociedad civil. Más de 42.000 nicaragüenses han buscado refugio en Costa Rica”, precisa un comunicado de prensa del Departamento de Estado.

“El presidente Ortega, la vicepresidenta Murillo y los miembros de su círculo más cercano continúan involucrados en una corrupción flagrante, violencia y violaciones de los derechos humanos básicos. El corrupto régimen de Ortega ha ignorado las peticiones de reforma del pueblo nicaragüense, incluida la liberación de todos los presos políticos y elecciones anticipadas transparentes”, Dijo Sigal Mandelker, Subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera.

Las sanciones

Las sanciones establecen el bloqueo de capitales y propiedades, en la que los sancionados estén directa o indirectamente relacionados, o en sociedades en las que sea accionista de 50 por ciento o más, bienes que estén en Estados Unidos o bajo la jurisdicción estadounidense, y deben ser reportadas a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés).

El Bancorp ha sido designado por asistir, patrocinar, proveer y apoyar en la realización de transferencias financieras involucradas en corrupción y relacionadas al gobierno de Nicaragua.

“Creada como una subsidiaria del gobierno de Venezuela y fundada en el 2014. Bancorp es el banco utilizado por el régimen de Ortega para lavar dinero de Albanisa. Bancorp es utilizado por el presidente Ortega para lavar dinero del Frente Sandinista de Liberación Nacional”, dice un comunicado del Departamento del Tesoro de Estados Unidos

La extensión

A la Orden Ejecutiva anunciada en noviembre de 2018 contra Murillo y Moncada Lau, se anexa las nuevas sanciones que incluye Laureano Ortega Murillo y Bancorp, la entidad bancaria creada en 2015, de Alba de Nicaragua S.A., Albanisa, la subsidiaria de Petróleos de Venezuela (PDVSA). Las sanciones emitidas a través de la Orden Ejecutiva 13851 están dirigidas a “las operaciones financieras corruptas” del régimen de Ortega y su círculo inmediato involucrados en corrupción, violencia y violaciones a los derechos humanos.

“El régimen corrupto de Ortega, ha ignorado los llamados del pueblo nicaragüense para que haya reformas, incluyendo la libertad de los presos políticos y elecciones anticipadas “, dijo Sigal Mandelker, del Departamento del Tesoro, contra el Terrorismo y de Inteligencia Financiera.”

El senador Marco Rubio, solicitó junto a un grupo de diez congresistas y senadores sanciones para Laureano Ortega, y otros funcionarios de la dictadura, en agosto de 2018, por corrupción y violaciones a los derechos humanos.

Rubio elogió las nuevas sanciones contra las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua. “Las acciones por parte de la administración Trump contra la ‘Troika de la Tiranía’ son significativas y reafirman el compromiso de nuestra nación con la democracia y los derechos humanos en Latinoamérica. Estados Unidos está enviando un mensaje claro, no hay espacio para déspotas en nuestro hemisferio. Aplaudo las acciones del gobierno durante el evento de la Brigada 2506 y espero seguir trabajando con ellos para promover la libertad y la prosperidad en el hemisferio occidental”.

El asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, advirtió que éstas medidas recientes contra el régimen de Ortega y Murillo no serán las únicas. “Las últimas horas del socialismo han arribado a nuestro hemisferio”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas