Embed

BOGOTÁ.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fue condenado por corrupción a 18 años y tres meses de prisión por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) "en el exilio" reunido en Bogotá, lo que según la fiscal general en el exilio Luisa Ortega es el punto de partida para que responda a la justicia cuando deje el poder.

El TSJ de Venezuela deliberó en el Congreso de Colombia donde examinó las pruebas que presentó Ortega durante seis audiencias y que vinculan a Maduro con prácticas corruptas con la constructora brasileña Odebrecht.

Además de la condena a prisión, que según el TSJ deberá cumplir en la Cárcel de Ramo Verde en el estado de Miranda, Maduro tendrá que pagar una multa de 25 millones de dólares por el delito de corrupción propia y resarcir 35.000 millones de dólares al Estado por legitimación de capitales.

"La importancia de esta sentencia es que una vez que se produzca el quiebre, la ruptura y tengamos que salir de esta tiranía, no vamos a empezar de cero, sino que ya tenemos una sentencia y tenemos allanado el camino", manifestó la fiscal en el exilio a periodistas después de conocer el fallo del alto tribunal.

Ortega señaló además que con el fallo se "hizo justicia" y aseguró que esta va a ser la primera sentencia porque hay "muchos delitos cometidos por Maduro" que va a seguir investigando y "accionando" ante distintos organismos.

El TSJ inició en Bogotá el pasado 2 de agosto un juicio contra el mandatario venezolano por los delitos de corrupción propia y legitimación de capitales por su relación con Odebrecht.

Según Ortega, Maduro firmó como canciller del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) contratos asignados de "forma directa" a la empresa como pago por apoyarlos en la campaña presidencial de 2005.

De igual forma, lo acusa de pedir a la compañía brasileña 50 millones de dólares para su campaña en 2013, de los cuales recibió 35 millones, a cambio de dar un "trato preferencial" a Odebrecht.

El fallo también lo inhabilita para ocupar cargos públicos por el mismo tiempo que dure la condena, por lo que Ortega dijo a la comunidad internacional y venezolana que Maduro no es el presidente del país y que está "usurpando el poder".

Por su parte, el presidente del TSJ, Miguel Ángel Martín, señaló que 25 de los 27 magistrados votaron para declarar culpable a Maduro, los otros dos no estuvieron presentes, y aseveró que esos delitos han "contribuido" a la crisis económica y social que vive el país.

"Esto no ha sido un juicio político, Nicolás Maduro Moros ha sido declarado culpable porque cometió delitos graves que van mucho más allá de enriquecerse él, su familia o las personas que lo acompañan en estos delitos", afirmó Martín.

El magistrado calificó el juicio como "inédito" e "histórico" porque es el primero que se realiza fuera del país y, en el que tanto togados, como la Fiscalía se encuentran en el "exilio", lo que en su opinión refleja el "rompimiento grave del hilo constitucional".

De igual forma, los magistrados pidieron una vez más a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) que emita una circular roja contra Maduro, utilizada para solicitar la detención preventiva con miras a la extradición.

En su mensaje final, dirigido a la Interpol y a las autoridades venezolanas, en especial al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), pidió que intenten "la captura de Maduro".

"El funcionario policial o militar que ejecute la detención de Maduro estará haciendo historia, cumpliendo con la Constitución, con una decisión del Tribunal", subrayó Ortega.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas