dcastrope@diariolasamericas.com

@danielcastrope

MIAMI.- En la época en que Gustavo Godoy vino con sus padres a Estados Unidos todavía a 90 millas de distancia se escuchaban los gritos rimbombantes de una revolución que cambió por completo el futuro de Cuba. Tenía 17 años y no olvida que al principio de ese suceso existía un gran fervor frente a las promesas utópicas de un guerrillero de barba poblada y gran capacidad de oratoria que supo capitalizar para envolver a todo un pueblo.

Pasaron los años y Godoy es conocido hoy como un “visionario” tanto en la industria de los medios de comunicación como entre la comunidad latina. En su haber tiene cuatro premios Emmy. También es uno de los fundadores de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ), del capítulo en Miami de la Academia de Televisión para las Artes y Ciencias (NATAS) y, además, de Hispanic Broadcast Corporation, que luego tomaría el nombre de Telemundo.

Te puede interesar

Las distinciones recibidas por este cubano son muchísimas. Dice que de todos esos “homenajes inmerecidos” tiene “gratos e imborrables recuerdos”. Pero también conserva en su mente imágenes de la isla que “he vuelto a visitar varias veces, después de nuestro exilio familiar, por razones de trabajo”, hecho que –según Godoy– lo hace “más conocedor” del estado en el que se encuentra la nación caribeña en estos momentos.

Durante una entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS, Godoy, que comenzó su carrera en Nueva York como “reportero del tráfico” en las calles de la Gran Manzana, insistió en una frase que encierra la realidad que ha podido palpar durante sus viajes a territorio cubano: “Ya no hay ese fervor de antes por la revolución”.

Reconoce que los primeros gritos de “supuesta libertad” en Cuba, lanzados por un Fidel Castro eufórico y grandilocuente, lograron calar en el sentir de la población. “Mucha gente creyó en eso que prometía [Castro], y había un fervor en esa misma gente que hoy ya casi no se ve o se siente por ninguna parte”, subraya.

Su condición de reportero, que no la pierde a pesar de los años, lo ha llevado a preguntar en la isla por situaciones que podrían poner en aprietos a cualquiera que se atreva a hablar sobre la pobre realidad de un país que en sus mejores tiempos era considerado “La perla del Caribe”, en donde existía un elevado Producto Interno Bruto (PIB) y altos niveles de escolaridad.

“Antes en Cuba uno sentía una pasión por la revolución en algunas personas; un fervor por la bandera, por la república. Eso se fue perdiendo; la gente ya puede hablar y ya casi nadie piensa en esas cosas porque hay grandes necesidades”, recalca sin titubear un ápice.

Godoy, quien también fue director de noticias del Canal 23 de Univision y vicepresidente de noticias de esa cadena televisiva cuando todavía se conocía como SIN, cree que la juventud cubana dentro de la isla “apuesta por un mejor futuro”, pero “esos mismos jóvenes no conocen su propia historia y solo piensan en otras cosas que no tienen nada que ver con la política”.

Y apunta: “Muchos cubanos jóvenes y mayores no saben ni quiénes crearon la república cubana porque no se los enseña la historia como debe ser”.

El exilio

El análisis realizado por Godoy también descalifica de alguna manera el “compromiso” de los jóvenes cubanoamericanos que han crecido en el exilio, entre quienes percibe “poco interés por los cambios en la Cuba de sus padres y abuelos”.

“Nuestros hijos hablan español, comen platos cubanos, bailan los ritmos cubanos; eso no se ha perdido. Sin embargo, la juventud de hoy [en el exilio] no es tan cubanísima como la de mi generación y de los mayores que yo porque no la vivieron”, afirma.

Agrega que de Cuba “los jóvenes solo saben lo que han leído o han escuchado por nosotros, que somos sus padres o sus abuelos, pero es obvio que se sientan más ‘americanos’ porque nacieron y crecieron aquí”.

Por el contrario, Godoy dice tener certeza de que “la gente mayor”, entre la que se cuenta un alto número de cubanos que vive en Miami y el sur de la Florida, “todavía esos recuerdos de Cuba se mantienen intactos” y acota que muchas de estas personas aún piensan en que “algún día las cosas deben cambiar” en esa nación insular.

“Cuba sigue siendo muy especial en esta sección del exilio porque siguen viniendo cubanos y crece el vínculo entre los que vienen y los que están aquí. Ese vínculo puede ser parte de lo que será Cuba en un futuro”, asegura.

Para Godoy, es muy difícil olvidar “los fusilamientos” de tantos cubanos que cayeron en los paredones implantados por el castrismo en la década de los años 60. “A pesar de los años, la gente [de la diáspora cubana] sigue pensando en los problemas de Cuba, y en Miami es donde más se siente esa necesidad”, puntualiza.

“Estamos a muy poca distancia de Cuba, y hay una luz entre ambas partes que se conoce entre sí”, dice finalmente Godoy, con un dejo de nostalgia en su voz, quien no olvida “la otra Cuba, la Cuba de mi niñez en el colegio de Belén”, cuando –afirma– “la vida era muy distinta a lo que es hoy”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas