martes 23  de  julio 2024
INMIGRACIÓN

Haitianos residentes en Dominicana a la expectativa tras reelección de Abinader

Muchos haitianos con documentos en regla corren el riesgo de caer en la ilegalidad, debido a trabas burocráticas para renovar visas y permisos de residencia

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

SANTO DOMINGO.- Haitianos que residen en República Dominicana están preocupados de que el presidente Luis Abinader, quien quedó reelegido el pasado domingo para un nuevo mandato, intensifique su política de mano dura contra los inmigrantes del país vecino, asolado por una crisis crónica que se agrava ahora con la violencia que imponen las pandillas.

Abinader, de 56 años, arrasó en las presidenciales del domingo, con una ventaja de cerca de 30 puntos respecto al segundo. Su victoria es una reivindicación de su política de mano dura contra la migración del empobrecido Haití.

Desde que llegó al poder en 2020, el mandatario impuso una política de mano firme frente a la migración haitiana: además de las redadas y expulsiones, reforzó la presencia de la fuerza armada en la frontera y levantó un muro de 164 km entre los dos países que prometió extender en su segundo mandato.

Gobierno más ácido

Muchos haitianos con papeles en regla corren el riesgo de caer en la ilegalidad, entre trabas burocráticas para renovar visados y permisos de residencia, que son muy costosos para estas personas que mayoritariamente viven en la pobreza.

Le pasa a Niclas Legrand, de 60 años, en Santo Domingo desde 1987. Su carnet de residencia venció en 2022 y desde entonces solo tiene una pequeña constancia que indica que su trámite está en curso.

"Si Dios quiere, se arregla Haití y vuelvo", asegura Legrand, en su venta de pañuelos. "Aunque yo estoy tranquilo aquí", repara el comerciante.

Su caso en teoría no lo coloca en riesgo de deportación, pero la ONG especializada Movimiento Socio Cultural para los Trabajadores Haitianos (Mosctha) asegura que ha recibido denuncias de personas que fueron expulsadas pese a que tenían su documento en trámite.

"El Gobierno actual ha sido el más ácido con el tema migratorio", lamenta Joseph Cherubin, presidente de Mosctha, quien ve "una posibilidad" de que la dureza de las autoridades disminuya.

"Lo que estaba haciendo el presidente era por la coyuntura electoral porque el tema haitiano es importante cuando hay elecciones, lo ha sido históricamente", precisa.

La tensa relación entre ambos países se remonta a 1822, cuando Haití colonizó República Dominicana, que recuperó su independencia 22 años más tarde. Algunos dominicanos, de hecho, suelen hablar hoy de la inmigración haitiana como la "segunda invasión".

Guardan silencio

Muchos haitianos viven hacinados y trabajan en puestos informales en el "pequeño Haití", un caótico sector comercial del centro de Santo Domingo. Algunos edificios tienen el techo de cartón, frente a almacenes de paredes descascaradas. Se vende desde caña de azúcar hasta electrodomésticos usados, pasando por ropa y legumbres.

La mayoría de los vendedores haitianos prefiere guardar silencio, y así evitar que su acento, un poco afrancesado, los delate ante las autoridades, que a diario hacen redadas en el lugar para capturar a aquellos que residen irregularmente y deportarlos.

Johan Pérez, de 32 años, cuida autos estacionados en una calle del "pequeño Haití". De madre dominicana y padre haitiano, le preocupa que el sentimiento "anti-haitiano" arrecie en el país durante el segundo mandato de Abinader.

"La cosa viene un poco más dura", dice Pérez, mientras hace señas a un vehículo para estacionarse. "El tipo ahora es más fuerte", agrega en referencia a la victoria del presidente el domingo.

A pesar de las tensiones, son muchos los dominicanos que se refieren a sus vecinos haitianos como "hermanos" y valoran el trabajo que realizan, que representa el 30% de la fuerza de la mano de obra en ganadería, agricultura y construcción de República Dominicana, según el Fondo de Población de Naciones Unidas.

"Los que andan por aquí, lo que hacen es trabajar", apunta Lidia Fernández, una vendedora de especias de 64 años. "Los trabajos que hacen los haitianos nosotros no los hacemos", dijo.

FUENTE: Con información de AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar