Mientras Venezuela se encuentra sumergida en una crisis que ha obligado a más de 3 millones de ciudadanos a salir huyendo de la miseria y la inseguridad, el régimen de Nicolás Maduro continúa entregando petróleo a sus aliados de Cuba, sin que exista una contraprestación justa, ni mucho menos un pago por los miles de barriles que a diario les envía.

Horacio Medina, exgerente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y presidente del sindicato Unión de Trabajadores Petroleros, UNAPETROL, asegura que Cuba jamás ha pagado por el petróleo que ha recibido de Venezuela en los últimos 19 años, y denunció que la isla se llegó a beneficiar a tal punto que en algún momento el petróleo fue el segundo rubro de divisas en Cuba, según informaron autoridades de La Habana en su momento.

Te puede interesar

En entrevista exclusiva con DIARIO LAS AMÉRICAS, Medina asegura que en un principio el convenio contemplaba el envío de 54.000 barriles diarios. “Éste se firmó dentro del marco Constitucional entre Hugo Chávez y Fidel Castro. Lo firmaron por 54.000 barriles de crudo y producto, en el año 2000, en el marco de la Cumbre de Presidentes de la OPEP que se celebró en Caracas. Alí Rodríguez era el Ministro de Energía y Minas, y luego de allí salió a la Secretaría General de la OPEP. Cuando ese convenio comenzó a ponerse en práctica se iniciaron los problemas”.

Explica que en ese momento el presidente de PDVSA era el general activo Guaicaipuro Lameda, quien se opuso al envío de petróleo a Cuba al percatarse de que el pago que se debía hacer del 50% del monto total del envío no se hizo, ni siquiera con una carta de crédito. “Cuando se iba a hacer el primer envío, no había pago en efectivo, ni había carta de crédito, ni siquiera un convenio para pagarlo a 30 días. Obviamente, desde el punto de vista de la unidad de Comercio y Suministro, teníamos que resguardarnos, por lo que preguntamos al presidente de la empresa qué vamos hacer. Guaicaipuro Lameda le consulta a Alí Rodríguez Araque, y allí viene el primer problema. Rodríguez dice que se tiene que despachar. La situación creó una tensión muy grande, porque lo que Cuba debía pagar se pasó a deuda. Deuda que jamás se ha cobrado, porque el régimen jamás ha pagado un solo dólar de todo el crudo que se ha enviado a la isla”.

Según Medina, en muchas oportunidades Venezuela envió más de 125.000 barriles diarios a Cuba que sumado a su producción nacional hacían un total de 175.000 barriles; pero su consumo interno solo llegaba a 120.000, por lo que el excedente comenzó a ser vendido por bróker cubanos desde Panamá, a diferentes compradores. Pero ese dinero nunca regresó a Venezuela.

“¿Y dónde se quedó ese dinero? En la oficina del Banco Industrial de Venezuela y en la sede de PDVSA que están en La Habana. Cuando se escriba la verdadera historia se describirá no un acto de corrupción, sino el saqueo que se le ha hecho a Venezuela”.

Medina recuerda además lo ocurrido con la refinería de Cienfuegos, que fue reactivada por el gobierno de Hugo Chávez a un costo de $1.200 millones, cuando el primer estimado era de $770 millones. “Allí ya hay una evidencia, pero la gravedad de este caso va más allá, cuando Venezuela perdió el 49% de las acciones que poseía de esta refinería por falta de pago en unas obligaciones que había contraído con el régimen de la isla”.

La industria petrolera hoy

Horacio Medina, quien se encuentra en el exilio, al hablar del estado de la industria petrolera nacional prefiere ofrecer números que reflejan el deterioro de la empresa.

“A finales de 1998, la capacidad de producción era de 3.450.000 barriles por día. Producíamos 3.250.000 porque había un acuerdo de OPEP de un cierre de 200.000 barriles. En este momento la producción de Venezuela es de 1.100.000 barriles, vale decir que hay una diferencia de 2.250.000 barriles menos. En diciembre del año 98, había en el país 125 taladros activos, capaces de generar capacidad de producción. Ahora hay 26 taladros activos. Hay una diferencia de 99 taladros menos. En el lago de Maracaibo, a finales del 1998 había 2.500 lanchas de las que prestan apoyo logístico a los taladros o a las gabarras; en este momento hay 250 lanchas y no todas están operativas”.

Medina recalca que también existe una cantidad importante de pozos inactivos por falta de mantenimiento, así como lo que ocurre con las refinerías. “La refinería de Puerto La Cruz está parada, la refinería de El Palito está paralizada y ahora tampoco hace las mezclas. La refinería del Centro Refinador de Paraguaná, donde están Cardón y Amuay, que tienen una capacidad nominal de 850.000 barriles por día, está corriendo ahora unos 350.000 barriles por día”.

Asegura que la situación en PDVSA se vuelve mucho más dramática. “De la producción de 1.100.000 barriles por día que produce el país, alrededor de unos 650.000 son producto de las empresas mixtas y sólo 500.000 produce PDVSA, cuando ella sola producía 2.850.000. PDVSA ha perdido una capacidad de producción de 2.300.000 barriles diarios. En aquel momento había 45.000 trabajadores, y hace poco había unos 150.000”.

La nueva industria

Medina asegura que lo que debería venir no es solo un cambio de gobierno, sino que se impone un cambio en un modelo político que incluya una nueva industria de hidrocarburos de Venezuela con la explotación del gas de manera determinante, y la posibilidad de energía alternativas”.

Para el experto petrolero, la empresa estatal debe contar con los mejores apoyos, los mejores activos. Y que sea capaz de competir con la empresa privada. “Se hace necesario crear una agencia nacional de energía que asuma una cantidad de responsabilidades que antes hacía PDVSA. Una agencia fortalecida desde el punto de vista profesional con una empresa estatal capaz de competir de “tú a tú” con las empresas privadas, nacionales e internacionales en los procesos de producción de refinación”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la comunidad internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas