MANAGUA.– El cardenal Leopoldo Brenes dijo hoy que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) intenta un acercamiento con el régimen de Daniel Ortega para retomar el diálogo nacional suspendido desde junio, para buscar una salida a la grave crisis que vive el país desde abril.

"Estamos buscando algunas citas con el señor canciller (Denis Moncada) que representa a la comisión del Gobierno (...) ojalá tengamos una respuesta positiva para instalarlo (el diálogo)”, agregó el arzobispo de Managua a través del Canal Católico de Nicaragua, tras una misa en la Catedral de Managua.

Sobre el rechazo del régimen al ingreso de un grupo de trabajo de la Organización de Estados Americanos (OEA), Brenes dijo que aunque “cada Gobierno tiene su política y es libre de aceptar” una visita, siempre es “bienvenida” la presencia de instituciones que tengan “la intención de ayudar a salir (a Nicaragua) de esta crisis que estamos viviendo”.

Por otro lado, el prelado lamentó la muerte a balazos de otros dos ciudadanos durante este fin de semana, cuando la oposición inició una nueva jornada de protestas contra el presidente Ortega, en la que exigen la “liberación de todos los presos políticos”.

“Que ni un nicaragüense más sea asesinado”, exclamó el religioso, quien además abogó por los manifestantes opositores “que están todavía en las cárceles” del país. “Ojalá pronto puedan lograr la libertad estas personas”, abogó.

Mientras, en Costa Rica, el expresidente de esa nación y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias lanzó un llamado a denunciar la situación de violación de los derechos humanos en Nicaragua y abogó por que el diálogo sea la solución de la crisis política que sacude al país vecino.

"Nosotros aún estamos a tiempo para levantar nuestras voces y denunciar los constantes atropellos al sistema democrático y a los derechos humanos que actualmente perpetra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo", dijo Arias a través del diario local "La Nación".

"Guardo la esperanza de que el diálogo permita encontrar una salida pacífica en Nicaragua", señaló el ex mandatario, quien recibió el Nobel en 1987 tras encabezar el proceso de pacificación en Centroamérica, flagelada en aquel entonces por cruentas guerras civiles, que dejaron millares de muertos, desaparecidos y refugiados.

En Nicaragua, miles de personas en diversas ciudades del país se sumaron este fin de semana a marchas de protesta convocadas por la opositora Alianza Cívica.

Corredores de todas las edades que cubrían su rostro con pañuelos azul y blanco, ciclistas, padres con sus niños en cochecitos y ciudadanos con mascotas participaron hoy en la capital en un simbólico maratón de protesta que exigió la libertad de los "presos políticos".

“Corremos hoy por la justicia, pedaleamos por la libertad, por la liberación de nuestros presos políticos y por la democracia en Nicaragua”, expresaron los organizadores de la carrera que fue encabezada por Alex Vanegas, un maratonista de 62 años, quien ha recibido amenazas de muerte tras su decisión de “correr para que se corra (Daniel) Ortega”.

“Sabemos que todo ha sido un teatro que han montado a nuestros hijos, hermanas, abuelos (...) por el Gobierno que tiene una mente maquiavélica. Sigamos la lucha porque las rejas no han detenido la lucha de nuestros presos”, dijo el padre de Hanzel Vásquez, uno de los tantos opositores detenidos en las últimas semanas.

Según datos de la Alianza Cívica, desde abril 137 personas han sido acusadas y procesadas por graves delitos como terrorismo, crimen organizado y secuestro, entre ellos los líderes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena y los dirigentes sociales Irlanda Jerez, Christian Fajardo y María Adilia Peralta.

Datos de organismos independientes de derechos humanos aseguran que alrededor de 400 opositores han sido detenidos en las últimas semanas producto de operativos policiales o secuestros de paramilitares.

En tanto, la organización cívica Movimiento por Nicaragua (MpN) denunció hoy el robo de sus archivos físicos y digitales, en un hecho que sus directivos calificaron de "espionaje" e "intimidación" de parte personas ligadas al régimen.

José Antonio Peraza, director del MpN, explicó a dpa que el robo ocurrió en las oficinas situadas en una zona de extrema vigilancia policial por estar cerca del gran perímetro de seguridad que rodea la residencia de Ortega y que lo único sustraído fueron computadoras portátiles, los discos duros de todas las computadoras, además de los archivos físicos.

"Creemos que es (un hecho) intimidatorio, de espionaje, de búsqueda de información. Tal vez creen que tenemos un secreto, pero toda la información sustraída es libre, no hay nada que ocultar", indicó Peraza.

Los asaltantes dejaron un mensaje escrito: "Ojo, el comandante se queda, FSLN", consigna utilizada por el gobernante Frente Sandinista durante las últimas semanas de la crisis en las que la oposición exige la renuncia de Ortega.

La crisis en Nicaragua comenzó el 18 de abril y ha dejado hasta ahora casi 450 muertos y más de 2.800 heridos, la mayoría manifestantes opositores, según ONG de derechos humanos, aunque el régimen solo reconoce 197 fallecidos.

Embed

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas