dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

José Daniel Ferrer, uno de los más reconocidos rostros de la oposición en Cuba, ha sido noticia por estos días tras ser acusado de atentar contra la vida de un agente de la Policía Política, hecho que lo pone de nuevo en la mirilla de una dictadura que ha tratado de acallarlo en disímiles ocasiones.

Ferrer, quien dentro de la resistencia cubana se ha caracterizado por asumir una “línea dura” frente a lo que considera “las injusticias del régimen castrista”, fue arrestado el viernes 3 de agosto cuando se disponía a visitar a su hija en Santiago de Cuba, y resultó envuelto en un “accidente vehicular” que las autoridades atribuyen a un intento de homicidio contra el capitán Dainier Suárez Pagán.

Lo cierto es que el poder de convocatoria que hoy tiene Ferrer lo ha convertido en un “referente peligroso” para las autoridades al servicio de la dictadura más antigua del continente, y al sumarse como uno de los promotores del proyecto Cuba Decide, que plantea un plebiscito vinculante en la isla, el opositor se hace cada día más visible para la dictadura.

Por tanto, la líder de esa iniciativa, Rosa María Payá, hija de Oswaldo Payá Sardinas, tiene claro que las acciones recientes que involucran la integridad de José Daniel Ferrer buscan, como fin previsible, “neutralizar” a Ferrer, y a la oposición en su conjunto, y mucho más cuando se inicia una supuesta consulta popular en la que los cubanos tendrán que decidir si quieren una “nueva” Constitución, que reemplace la de 1976.

Para Payá, una de las caras más visibles de la oposición en el exilio, Ferrer es un “peligro para la dictadura” que si goza de libertad de movimiento puede socavar y llevar al traste el “show” que se propone el régimen cubano, en su intención de promulgar una nueva Carta Magna, que la joven opositora cree que solo servirá para “afianzar” al gobierno totalitario de Raúl Castro, su familia y una pequeña élite que disfruta de las prebendas del poder.

También cabe señalar que Ferrer es el principal “dolor de cabeza” de la Seguridad del Estado en el oriente del país caribeño, y la confianza y el respeto acumulados a lo largo de su misión ha permitido avivar un movimiento disidente que por momentos languidece dentro de la isla como producto de una política que ya no contempla los fusilamientos, sino las detenciones continuas y por poco tiempo, para amilanar el deseo de aquellos que quieren elevar su voz de protesta.

Este opositor, nacido en la provincia, se expresa como les gusta a muchas de las personas que quieren ver un cambio real en Cuba. De allí que incluso varios de sus colegas de lucha lo vean como alguien del que “brota perseverancia” y otros no duden en considerarlo “la piedra angular” de la oposición en el oriente cubano.

¿Quién es José Daniel Ferrer?

Vale decir que no es la primera vez que Ferrer va a prisión. Sin embargo, su hermano Luis Enrique y algunos opositores en el exilio afirman que en este momento la dictadura castrista intenta fabricar una “acusación por un delito común”, con el fin de “sacarlo definitivamente de las calles, como lo están haciendo con las Damas de Blanco”, en represalia por su labor anticastrista en esa nación insular.

Como se recuerda, el 18 de marzo de 2003 Ferrer fue detenido por las autoridades cubanas acusado de ser uno de los principales promotores del Proyecto Varela, liderado por el también opositor Oswaldo Payá Sardiñas, quien murió hace seis años en un accidente de carretera que sus familiares aseguran se trató de un atentado organizado por el régimen.

En ese entonces, el opositor Ferrer fue uno de los 75 arrestados en el marco de la llamada Primavera Negra de Cuba, considerada la mayor redada antioposición ordenada por el fallecido Fidel Castro, que tuvo lugar en tres días entre el 17 y el 19 de marzo de 2003.

La historia cuenta que periodistas, ingenieros, médicos, economistas, obreros y campesinos de todas las provincias del país fueron detenidos y se convirtieron en objeto de juicios sumarios. Algunos recibieron penas de prisión de más de 20 años. Ferrer fue condenado a 25.

Más tarde, el fuerte contradictor del gobierno comunista tuvo la opción de ser excarcelado a cambio de abandonar la isla con destino a España. Ferrer no accedió, por lo cual siguió encarcelado hasta el 22 de marzo de 2011. Ese mismo año, fuera de prisión, en condición de libertad extrapenal, Ferrer creó la Unión Patriótica de Cuba.

A partir de ese momento, ha protagonizado numerosas acciones que le han valido ir a la cárcel. Varios de sus familiares, además de otros militantes de la Unión Patriótica de Cuba, han recibido el apoyo de Amnistía Internacional y de la Organización Mundial Contra la Tortura tras detenciones injustas o asaltos a sus casas durante acciones de represión en cabeza del régimen.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas