SAO PAULO.- "El ultraderechista Jair Bolsonaro suprimirá el salario mínimo" o "el progresista Fernando Haddad afirma que los niños de cinco años pasarán a ser propiedad del Estado", son algunas de las noticias falsas que se han propagado en la recta final de la campaña y que amenazan las elecciones del domingo en Brasil.

Las denominadas "fake news" sobre propuestas o declaraciones inverosímiles de los candidatos a la Presidencia de Brasil se multiplican y el riesgo de la desinformación aumenta a 48 horas de los comicios, los más inciertos del país en décadas.

Haddad, sucesor del expresidente preso por corrupción Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT), ha habilitado un número de Whatsapp, bautizado como "Zap de Lula", para denunciar y combatir los rumores que giran en torno a ellos.

La cifra asusta, 5.000 denuncias en las primeras doce horas desde que activaron el canal.

Entre ellas la falsa afirmación de que Haddad tiene pensado nacionalizar medios de comunicación de corte religioso o la imagen manipulada en la que aparece su compañera de fórmula, Manuela D'Ávila, con una camiseta con la frase: "Jesús es travesti".

A D'Ávila también se le vinculó erróneamente con el autor de la puñalada a Bolsonaro en septiembre pasado, recibió amenazas por ello y tuvo que pedir escolta policial a las autoridades.

El "heredero" de Lula atribuyó este incremento de informaciones mentirosas a grupos de campaña a favor de Bolsonaro, quien con apenas ocho segundos de propaganda en TV ha conseguido movilizar a su militancia a través de las redes.

"El gravísimo problema es que la gran mayoría ha circulado por Whatsapp, una caja negra que ha sido el principal instrumento de campaña de las principales candidaturas, incluyendo, y en mayor medida, la de Bolsonaro, con una estructura que es una de las más complejas y eficientes", explicó Ariel Kogan, director del Instituto Tecnología y Equidad.

Una poderosa maquinaria virtual

Según una investigación del diario español El País, más de 120 millones de personas en Brasil usan Whatsapp, un poderoso potencial para alcanzar a millones de electores. Las “noticias falsas” son difundidas a través de los grupos que hacen los usuarios en esta plataforma. Se pueden encontrar desde mentiras presentadas como noticias, videos que desmienten informaciones negativas que aparecen en la prensa sobre Bolsonaro, mensajes para crear desconfianza en las encuestas e incluso falsos apoyos de famosos, reseña El País. Cientos de voluntarios y simpatizantes del candidato ultraderechista colaboran con esta maquinaria virtual.

Pero la propia campaña de Bolsonaro también distribuye las “feak news”. El hijo del candidato difundió en su cuenta de Twitter que los códigos de las urnas electrónicas han sido enviados a Venezuela. Noticias que nunca sucedieron son difundidas para desacreditar el movimiento femenino en contra de Bolsonaro.

Según El País, que analizó los mensajes de tres grupos de Whatsapp, estos publican, en promedio, más de 1.000 mensajes al día y son los electores de Bolsonaro (el 40% de los que afirman que votarán por él) los que más distribuyen contenidos del candidato en esta aplicación, de acuerdo a una reciente encuesta de Datafolha. Del lado de Haddad, es el 22% de sus simpatizantes quienes dicen compartir información a través de Whatsapp.

La prensa brasileña, con el apoyo de redes sociales como Twitter o Facebook, han venido desmintiendo a diario y de manera sistemática decenas de informaciones falsas que empezaban a viralizar en esas plataformas, pero en Whatsapp es imposible hacer un seguimiento.

Se esperan más "fake news"

Con la propaganda en medios tradicionales suspendida, "la forma en la que los candidatos van a moverse" estos últimos días "va a ser a través de formas disfrazadas, no oficiales, y ahí hay un riesgo creciente de 'fake news'", analiza Arthur Igreja, profesor del centro de estudios económicos Fundación Getulio Vargas (FGV).

De acuerdo con el Núcleo de Datos del Grupo Globo, el mayor grupo mediático de Brasil, desde el pasado fin de semana 35 publicaciones de contenido falso fueron compartidas 400.000 veces en Facebook y solo cuatro vídeos subidos a esa red social tuvieron al menos 2,7 millones de visualizaciones.

A ello se suma una estadística preocupante ya que tres de cada cuatro brasileños temen que las noticias falsas influyan en su voto, aunque el 60 % admitió realizar un proceso de verificación de lo que recibe, según un estudio divulgado esta semana.

"Una gran cantidad de las que circularon fueron buscadas en Google junto con la palabra 'fake news', lo que significa que existió durante todo este proceso de campaña una concienciación de la población probablemente mayor a la de otras campañas", explica Kogan.

El gigante tecnológico ha cerrado además un acuerdo de colaboración con el Tribunal Superior Electoral de Brasil, órgano responsable de los comicios, para ofrecer información de servicio a los votantes.

Sin embargo, el ambiente altamente polarizado entre Bolsonaro y Haddad supone un caldo de cultivo perfecto para la diseminación de noticias ficticias.

"Cuando la elección está polarizada, los dos bandos se vuelven muy apasionados y cuando uno está muy apasionado, la recepción crítica cae mucho y las personas aceptan los rumores porque están muy convencidas de lo que piensan", sentencia Ortellado.

FUENTE: AGENCIAS/REDACCION

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario