@IlianaLavastida

“Estamos sentados sobre un barril de pólvora”, así titula una de sus reseñas el colega Jorge Enrique Rodríguez de Diario de Cuba, al hacer un balance de la situación en que se encuentran las barriadas habaneras que fueron devastadas por los efectos de un tornado el pasado 27 de enero.

Y no es precisamente una valoración del reportero lo que da lugar a la afirmación. La sentencia fue emitida en condición de anonimato por un funcionario de la dirección del partido comunista en San Miguel del Padrón, que por razones obvias no se identificó, pero quien sí tiene claro que en medio de los efectos del destrozo ocasionado por el fenómeno natural, no debería haber espacio para que la burocracia obstaculice el alivio que muchos se han brindado ofrecer a los damnificados, de forma desinteresada.

Te puede interesar

La cifra de viviendas afectadas por el tornado en los municipios San Miguel del Padrón, Regla, Guanabacoa y Diez de Octubre asciende a 3.780 según informe ofrecido por el ministro cubano de la Construcción, René Mesa Villafaña.

En muchos de esos hogares, malamente sobrevivieron restos de las paredes y la gente lo perdió absolutamente todo. Sin embargo, aunque la venta de insumos y alimentos dispuestos por el Gobierno resulta insuficiente, quienes intentan solidarizarse y acudir en el socorro de los necesitados, resultan tratados como vulgares delincuentes. Eso sí, si se trata de quienes visitan las zonas del desastre por propia iniciativa y no forman parte de la tramoya que pretende hacer propaganda con la desgracia de miles.

El caso que más lo ilustra es el descrito por la conocida directora de orquesta Zenaida Castro Romeu, quien acompañada de las integrantes de la camerata que dirige fueron expulsados del municipio Regla por la presidenta del Poder Popular (gobierno municipal) y tratada por efectivos de la policía, como ella misma describió, “como si fueran delincuentes”.

Sin embargo, quienes no lo hacen de forma espontánea, sino que obedientemente acuden al llamado oficialista, cantan entre las lomas de escombro, improvisan escenarios sobre las ruinas de las casas derrumbadas, conminan a entonar canciones y se suman al juego de simular felicidad entre tanta desgracia.

Pero no es que resulte reprobable que cada quien aporte lo que pueda, lo que tenga al alcance, así sea simplemente las manos y la voluntad para ayudar en la limpieza de las calles colapsadas de basura.

Lo reprochable es que la centralización malsana frene la iniciativa individual con el único propósito de no admitir públicamente que la gestión gubernamental es ineficiente.

Los propios funcionarios del régimen se ven obligados a reconocerlo. Meisi Bolaños, ministra de Finanzas y Precios, lo deja claro cuando admite que el número de solicitudes para la compra de materiales de construcción choca de primera mano con la carencia de personal suficiente para procesar los pedidos.

Y aunque lo más inconcebible parezca ser la negativa al ofrecimiento de ayuda, mucho más inverosímil resulta que los afectados por el desastre natural tengan que pagar por adquirir artículos como colchones y alimentos que por concepto de ayuda han llegado al país.

Las dimensiones del descontento popular reinante quedaron claras con la manifestación de repulsa de que fue objeto la comitiva gubernamental que se vio obligada a salir de prisa de la barriada de Regla, de donde mismo habían sido expulsadas por las autoridades las integrantes de la camerata Romeu.

No es tan sólo la ineficiente respuesta del régimen para aliviar a los afectados lo que mantiene molestos a los habaneros. Son las consignas en respaldo a la farsa constitucional que se organiza para el 24 de febrero. Es el haber utilizado la fecha del natalicio de José Martí, el apóstol de la Independencia y máximo pensador cubano, para virarse de espalda a la desgracia e invertir recursos en una manifestación que bien podrían haberse empleado en la reconstrucción. Quizás sea premonitoria la frase del dirigente partidista de San Miguel del Padrón. La sociedad cubana toda es un barril de pólvora, sólo es cuestión de tiempo.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas