CARACAS - La decisión del Alto Representante de la Unión Europea Josep Borrell de enviar una Misión de Observación Electoral (MOE-UE) a Venezuela para los comicios de gobernadores y alcaldes previstos para el 21 de noviembre ha servido para avivar las diferencias políticas entre la oposición venezolana y sus aliados internacionales.

Hay que remontarse hasta la elección presidencial del año 2006 para ubicar la última vez que una MOE-UE estuvo en Venezuela. No obstante, aunque durante los últimos 15 años ha sido una petición constante de la oposición que se admita nuevamente la presencia de observadores internacionales en los comicios, las diferencias entre los distintos sectores y grupos que se oponen a Maduro se han hecho más evidentes con la firma de un acuerdo administrativo entre el gobierno de Nicolás Maduro y el bloque hemisférico para garantizar la presencia de los observadores.

Te puede interesar

En los últimos 15 años la UE no ha podido ser observador de las elecciones en Venezuela por cuatro razones básicas: No recibió una invitación formal del gobierno venezolanos, y en caso de recibirla como en 2020 no existían garantías de que los observadores tendrían libertad de desplazarse por el país, libertad de declarar sobre sus actividades de observación y hacer públicos los informes preliminares y definitivos del proceso de observación.

Todo esto cambió para las elecciones de 2021. Para algunos sectores de la oposición, encabezados por María Corina Machado y Leopoldo López el hecho que Maduro admitiera conceder libertad para moverse por el país a los observadores, permitirles declarar sin autorización previa de la autoridad electoral y no censurar los informes de la misión es una muestra clara que solo persigue ser “legitimado” por la presencia europea.

Incluso, varios sectores de oposición han sugerido que la intención final de Borrell es la de acercarse al régimen venezolano.

Sobre este particular Nabila Massrali, portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior sostiene que en ningún caso “nuestra política sobre Venezuela ha cambiado. Hay que comprender que observar las elecciones en Venezuela no quiere decir que hemos cambiado nuestra política sobre Venezuela y nuestras demandas a este país (…) Cabe destacar que entre esas exigencias está la de reformar el Consejo Nacional Electoral para que no esté controlado por partidarios del gobierno del presidente Maduro”.

Sin embargo, a pesar de esta posición hay quienes perciben un riesgo inminente.

Benigno Alarcón director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello sostiene que el anuncio de que la Unión Europea enviará una misión de observación electoral a Venezuela “seguramente animará a otros como la ONU y el Centro Cárter a participar en el proceso, aunque no haya tiempo para cumplir con los protocolos de observación electoral (…) No es cierto que la presencia de misiones electorales legitime la elección, porque no creo que estás misiones vayan a producir informes positivos sobre la elección cuando es evidente el déficit de integridad electoral desde su convocatoria (…)

Tampoco creo que ONU y el Centro Cárter, si deciden venir al proceso, envíen misiones de observación electoral propiamente porque no hay ya tiempo para una misión de largo plazo que observe todas las fases del ciclo electoral, en buena parte ya superado en un 70%”.

No obstante Alarcón advierte que sin importar como se llamen los grupos “Misiones de Observación, misiones técnicas, veedores o misiones electorales, el régimen tratará de construir una narrativa que implique la legitimación de la elección por la sola presencia de misiones internacionales”.

La presencia de la MOE-UE ha generado críticas también en los principales aliados del Gobierno interino de Juan Guaidó en los Estados Unidos. Los senadores republicanos Marco Rubio y Jim Risch rechazaron el envío de la misión electoral señalando que “no deben ayudar a Maduro”.

Los senadores explicaron explicaron mediante un comunicado que están "profundamente preocupados por la decisión de la Unión Europea de enviar una misión para observar las fraudulentas elecciones regionales y locales por parte de la narco-dictadura de Maduro en noviembre. El régimen sigue utilizando las mismas tácticas y métodos para cometer atroces abusos contra los DDHH que desde el 2014 los investigadores designados por la ONU han determinado son crímenes de lesa humanidad (…) todos los que estén genuinamente preocupados por la libertad y el bienestar de los venezolanos deben mantenerse firmes en su apoyo al presidente interino Guaidó y a la Asamblea Nacional, quienes fueron electos democráticamente en el 2015 para resolver la crisis de Venezuela por medio de elecciones presidenciales y legislativas”.

Estas críticas fueron respondidas por el encargado de negocios del bloque comunitario en Venezuela Rafael Dochao Moren quién sostiene que la MOE-UE hará un trabajo técnico para evaluar las condiciones del proceso del 21 de noviembre.

Dochao Moren ha explicado que se negoció con el gobierno venezolano un acuerdo administrativo que va a regir la presencia de un centenar de expertos, que van a empezar a venir en los próximos días, y es importante subrayar el compromiso de la UE a los esfuerzos que se están dando en Venezuela por parte de todos los venezolanos y venezolanas para encontrar una salida, una solución, a la crisis política, económica y social, y una salida a la crisis democrática”.

La disputa por Borrell

La aparente normalidad entre el régimen de Maduro y el bloque hemisférico se rompió a finales de la última semana cuando Borrell declaró que estos comicios “seguro que no son como en Suiza (…) No se puede esperar que en Venezuela las elecciones sean como en el país más democrático del mundo, pero si la oposición decide ir y eso es un camino que permite abrir una brecha y conseguir una mayor institucionalización de la oposición, ¿voy yo a decir que no mando una misión de observación electoral porque las elecciones son fraudulentas? Pues vaya un ánimo que les doy para que se presenten si ya digo que son fraudulentas. Vamos a ver cómo son”.

Borrell además habló de la disconformidad en EEUU sobre su decisión. En este sentido el alto representante de la Unión Europea sostiene que “no tenemos menos ganas que los americanos de cambiar la situación actual, pero para hacerlo hay cosas que nos parecen positivas y otras que nos parecen contraproducentes. Uno tiene a veces que tomar decisiones sopesando ventajas e inconvenientes, y si toda la oposición se presenta a esas elecciones, e incluso los partidos del señor Guaidó se presentan en las elecciones, creo que tenemos que acompañarlos porque es una mayor garantía para ellos que estemos presentes auditando el sistema”.

Borrell fue enfático al afirmar el despliegue de esta misión electoral no legitimará al régimen de Nicolás Maduro. “¿Esto legitima al gobierno de Venezuela, legitima a Maduro? No. Lo que legitimará o deslegitimará será el informe de la Misión, lo que diga después de haber ido sobre el terreno y observado lo que pasaba”.

Sin embargo, estas declaraciones fueron criticadas por el régimen venezolano. La autoridad electoral emitió un comunicado explicando que las declaraciones de Borrell abiertamente expresan “el carácter parcializado e intervencionista de la Misión de Observación Electoral de esta organización (…) La declaración del Alto Representante desconoce los derechos de la nación venezolana, especialmente la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad y la autodeterminación nacional contemplados en nuestra Constitución (…) La legitimidad de los procesos electorales no depende del reconocimiento que haga un organismo extranjero, sino de su congruencia con nuestro ordenamiento jurídico”.

Por su parte, el segundo al mando en el gobierno venezolanos Diosdado Cabello sostiene que el Alto Representante está “a las órdenes del imperialismo, pero independientemente si se disculpa o no, Venezuela se respeta (...) Borrell es muy lacayo, es muy arrastrado al imperialismo, él declaró que a EEUU. no le había gustado que la Unión Europea envíe una misión aquí, esto es tratando de justificarse ante sus jefes, fíjate que ellos declaran luego que declara EEUU”.

Una misión política

Para el politólogo Juan Manuel Trak “las misiones de observación electoral son hechos políticos, por lo tanto están supeditadas a los vaivenes de la política. Lo que garantiza su confiabilidad es la rigurosidad de la metodología y la libertad de sus miembros hacer su trabajo de manera autónoma”

Para Trak “la misión de la UE viene y son buenas noticias, hace mucho tiempo se exigió al CNE que vinieran observadores internacionales calificados y con metodología rigurosa. Esta decisión se viene haciendo desde la visita exploratoria, por lo que no es lago que inicia el día del convenio

De hecho, el convenio es producto de la evaluación de la situación que hicieron durante un período de tiempo los encargados de ese tema de la UE, para lo que muy posiblemente recopilaron información documental y mediante entrevistas a partes interesadas”.

No obstante recuerda que una de las estrategias de los regímenes autoritarios competitivos “es abrirse a la observación electoral internacional (cuando están muy seguros), permitiendo que existan críticas sobre el proceso. Sin embargo, las diluyen con informes de otros observadores que dirán que todo bien De este modo, la crítica no debe ser a la misión que venga, hay que evaluar la seriedad de la metodología y la rigurosidad de su trabajo, para que con datos se demuestre si han habido (o no) irregularidades que atenten contra la integridad de la elección”

Para Trak debería resultar evidente que si hubiesen “condiciones no habría que exigir una misión de observación”; esto en alusión a las críticas de sectores del Gobierno interino encabezado por Leopoldo López que ha criticado la presencia de la MOE-UE por la ausencia de condiciones electorales.

@puzkas

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.01%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
59836 votos

Las Más Leídas