Desempleados y golpeados emocionalmente, médicos nicaragüenses despedidos del sistema público de salud por reclamar equipos de bioseguridad y criticar el manejo de la pandemia por el régimen de Daniel Ortega, siguen en la primera línea luchando contra la COVID-19 casi sin recursos.

"La sala de mi casa la convertí en un consultorio, el costo de la consulta es de acuerdo a las posibilidades de la gente, a veces no cobro", dijo a la AFP Gustavo Méndez, médico de 61 años.

Te puede interesar

"A los (pacientes) COVID-19 los atiendo por teléfono, según los protocolos establecidos para cada fase de la enfermedad", explicó. Su servicio no incluye el tratamiento ni exámenes de altos costos, que debe cubrir el paciente, señaló Méndez, con más de 30 años de experiencia.

"He recuperado a tres pacientes de COVID-19, dos de 40 años y uno de 83", dice con orgullo el médico, que se especializó en hemato oncología pediátrica en España e Italia.

Méndez es uno entre los más de 15 médicos despedidos del sistema de salud público, luego de apoyar una carta de denuncia firmada por unas 30 asociaciones, en reclamo por la falta de equipos de protección en los hospitales, y otra en recomendaban medidas de contención a la pandemia, entre ellas una cuarentena.

Hombre en cementerio-Nicaragua.jpg
Un hombre con mascarilla asiste a un entierro en el cementerio Central de Managua, Nicaragua, el 11 de mayo de 2020. El régimen de Daniel Ortega se ha resistido a imponer medidas de control contra el COVID-19, la enfermedad provocada por el coronavirus. Ahora, médicos y familiares de las víctimas dicen que el gobierno ha pasado de negar la presencia de la enfermedad en el país a tratar activamente de ocultar su propagación.

Un hombre con mascarilla asiste a un entierro en el cementerio Central de Managua, Nicaragua, el 11 de mayo de 2020. El régimen de Daniel Ortega se ha resistido a imponer medidas de control contra el COVID-19, la enfermedad provocada por el coronavirus. Ahora, médicos y familiares de las víctimas dicen que el gobierno ha pasado de negar la presencia de la enfermedad en el país a tratar activamente de ocultar su propagación.

El despido de médicos es el centro de polémica en medio de la expansión de la COVID-19, en un país de 6,2 millones de habitantes, con un sistema de salud cuyos hospitales, según las asociaciones médicas, están "colapsados", y carecen de medicinas y productos esenciales para afrontar al virus.

Además, denuncian que decenas de médicos y trabajadores de la salud se han contagiado de COVID-19, con un saldo importante de médicos, enfermeras y técnicos fallecidos.

El gremio quedó estremecido por la muerte de reconocidos miembros a causa del coronavirus, entre ellos dos médicos de una misma familia en la ciudad de León (oeste), que se infectaron cuando atendían a pacientes a domicilio.

Las medidas del régimen para contener el virus son "un poco flojas", según Méndez. "Nunca dan datos reales sobre la pandemia y los médicos tienen prohibido poner covid-19 en los certificados de defunción; deben poner neumonía atípica o cualquier otro causa", añadió.

El Ministerio de Salud registró esta semana 2.519 contagios y 83 muertes; en tanto el Observatorio Ciudadano, una red de médicos y otros miembros de la sociedad civil, reporta hasta el 24 de junio 6.775 casos y 1.878 muertes sospechosas o asociadas a la pandemia.

El despido del hospital donde Méndez trabajó por muchos muchos años, lo impactó: "En un momento determinado me dio un poco de depresión e insomnio (...) fue represalia porque firme la carta".

En su desconsuelo, Méndez encontró motivación en las palabras del expresidente estadounidense fallecido John F. Kennedy: "No preguntes qué puede hacer el país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país".

"Eso me ha ayudado a quitarme el miedo y a emprender la lucha; esto es como un reto", aseguró.

Medicina a distancia, una alternativa

La medicina a distancia es la forma que han encontrado los médicos despedidos en medio de la pandemia para ofrecer atención gratuita a personas de escasos recursos o que no quieren acercarse a los hospitales por temor al contagio.

Carlos Quant, uno de los primeros médicos en ser despedidos por criticar el manejo de la pandemia por parte del régimen, ocupa actualmente su tiempo entre el trabajo en un hospital privado y servicios de salud por teléfono.

"Como infectólogo apoyo a colegas en el manejo de algunos pacientes, además de dar orientación médica a través de redes sociales" sobre la pandemia, comentó Quant.

Maríanela Escoto, también fue despedida y aún analiza cuáles serán sus próximos pasos. "Fue algo inesperado que me entregaran mi carta de despido, fue un golpe duro a mi estabilidad laboral, emocional, a mi rutina de tener un contenido de trabajo con pacientes en el quirófano", señaló.

"No tengo más anhelo que ser médica, por eso decidí trabajar en el sistema público de salud para retribuirle al pueblo de Nicaragua con atención".

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Más de millón y medio de electores se han inscrito para votar en Miami-Dade y decidir, entre otros puestos, el de alcalde condal. Si la elección fuera hoy, ¿por quién votaría Usted? (aparecen por orden alfabético)

Monique Nicole Barley
Esteban Bovo Jr.
Carlos DeArmas
Ludmilla Domond
Daniella Levine Cava
Alex Penelas
Xavier Suárez
ver resultados

Las Más Leídas