Jaime Alfonso Martínez, un doctor cubano que formaba parte de la brigada médica que presta servicios profesionales en Brasil, falleció a causa de una neumonía en el país sudamericano, según reporta Diario de Cuba.

Imágenes compartidas a través de Facebook muestran el homenaje que recibió el joven, natural de Sagua La Grande, en el centro norte de la isla, de parte de sus compañeros de profesión, en la ciudad de Sao Paulo.

En Cuba, Jaime trabajaba en un policlínico comunitario y se desempeñaba como jefe del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI).

La ciudad que lo vio nacer espera la llegada de su cadáver este viernes, 5 de octubre, donde recibirá el último adiós y homenaje de sus familiares y amigos.

En las redes sociales se han sumado las muestras de dolor y consternación por el repentino fallecimiento de Jaime Alfonso Martínez.

Según aparece reflejado en informe del Departamento de Planificación y Regulación de la Provisión de Profesionales de Salud de Brasil, el doctor Alfonso Martínez se encontraba destinado al municipio de Viana, en el estado brasileño de Espíritu Santo.

Es esta la quinta muerte de un médico cubano en Brasil en los últimos cinco meses.

El galeno cubano Ramón Domínguez Rivera, natural de Pinar del Río, falleció el 16 de agosto debido "presumiblemente" a una "afección cardiovascular", informaron las autoridades del programa Más Médicos en esa ocasión.

En mayo, el guantanamero Adrián Reyes Valverde pereció en un accidente de motocicleta en el municipio de Babaçulândia.

En julio, el granmense Luis Alberto Martínez Vila, de 29 años, murió en un accidente automovilístico cerca de la ciudad de Redenção.

La semana inicial de agosto, Yanier Samón de Hombre, de 32 años, moría a causa de una presunta pancreatitis.

Otro médico cubano destinado en Brasil, Jorge Alberto Borrego Cabrera, que regresaba de su misión, estuvo entre los 112 fallecidos que provocó la caída del Boeing 737, rentado por Cubana de Aviación a la línea mexicana Global Air, también en mayo.

Más de 18.000 médicos cubanos han prestado servicios en Brasil desde que en 2013 el Gobierno de Dilma Rousseff creó el programa Más Médicos, con vistas a incrementar la presencia de personal de salud en municipios y áreas rurales.

Tras el juicio político a Rousseff, el número de médicos cubanos en el programa ha disminuido, pero la cifra supera hoy los 8.000 galenos.

La Habana se queda con hasta un 75% del salario que Brasilia paga por el trabajo de los médicos. La Organización Panamericana de la Salud, que funge como intermediaria en la contratación entre ambos gobiernos, cobra un 5%.

Los profesionales cubanos o sus familiares no reciben indemnización en caso de accidentes o muerte en el trabajo.

La exportación de servicios médicos es una de las principales fuentes de ingreso de moneda dura del Gobierno de la Isla. Con ese fin, decenas de miles de profesionales están desplegados en más de 60 países. Por sus servicios, el Gobierno habría recibido más de 11.500 millones de dólares, según cifras oficiales.

Activistas de derechos humanos y médicos brasileños han criticado esa fórmula de trabajo, calificándola como una forma de "esclavitud moderna".

FUENTE: Publicado originalmente en Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas