martes 2  de  julio 2024
DARIÉN

Nuevo presidente de Panamá anuncia que EEUU asumirá costos de repatriación de migrantes

José Raúl Mulino se estrena como Presidente de Panamá firmando un memorándum con Washington para frenar la llegada de migrantes cuyo destino final es EEUU

Por Yolanda Ojeda

CIUDAD DE PANAMÁ.- Estados Unidos y Panamá firmarán el lunes un acuerdo que permita frenar la entrada de inmigrantes ilegales por la Selva del Darién, desde la frontera con Colombia, cuyo destino final es el suelo estadounidense.

El acuerdo será firmado por el Secretario de Seguridad de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, y José Raúl Mulino quien asume oficialmente la presidencia de Panamá este lunes 01 de julio. Mayorkas estará en la comitiva que representa a EEUU en la toma de posesión del nuevo mandatario.

El acuerdo va en dos vías: una, cerrar los pasos de la Selva del Darién por donde llegan los inmigrantes irregulares, frente a lo cual hay un trabajo titánico por el despliegue de efectivos para custodiar las entradas oficiales y las nuevas rutas que abran los inmigrantes a raíz de las medidas. Dos, consiste en la deportación.

El nuevo mandatario, José Raúl Mulino, horas previas a asumir la presidencia de manera oficial, explicó que “el acuerdo conlleva también un proceso ordenado de repatriación de todo migrante que intente entrar a Panamá sin pasaporte, con el costo de traslado asumido por Estados Unidos”.

El investigador del Centro Internacional de Estudios Políticos y Sociales, AIP (Panamá), Jon Subinas, coincide en que pese a esa medida la gente seguiría entrando porque al ser una selva hay varios puntos, solo que ahora llegan todos a dos "bocas" del Darién ( Bajo Chiquito y Lajas Blanca) en donde reciben ciertas asistencias hasta llevarlos en bus hasta la frontera con Costa Rica, un beneficio que se eliminaría tras el acuerdo.

Subinas considera que “este pacto es una forma de vincular a Estados Unidos a un fenómeno que le afecta directamente porque es el destino final de la gran mayoría de migrantes que cruzan el Darién”.

Ahora bien, dijo el analista, el problema ha adquirido unas dimensiones demasiado grandes como para hacer un solo plan de contingencia. “Este fenómeno requiere grandes políticas, mucho presupuesto y la implicación de muchos actores”.

Ante la petición de Bogotá de que no se cierre la frontera selvática que une ambos países porque el país sudamericano se vería envuelto en situación de hacinamiento en Necoclí, el puerto de arranque de las personas para tomar la Selva del Darién, dijo que “todo esto es muy complicado y se necesitan planes a largo plazo porque supera las capacidades de las políticas migratorias de Colombia y Panamá”, dejando ver que más que un acuerdo bilateral se requiere de una acción mancomunada con varios países.

Proceso ordenado

El ministro de Seguridad, Frank Ábrego, ratificó que “las trochas (atajos, caminos) por las que entran los migrantes desde Colombia serán cerradas, y el Estado panameño respetará los derechos humanos de cada persona que tenga que ser repatriada”.

Lajas Blancas es la segunda parada que hacen los migrantes luego de llegar a Bajo Chiquito. Diariamente, a esta recepción llegan entre mil y dos mil migrantes procedentes de Venezuela, Ecuador, Haití y China, entre otros.

La Operación Flujo Controlado de Migrantes irregulares registró desde enero 2024 hasta el viernes 28 de junio 2024, un tránsito por la selva del Darién de 197.389 personas.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/migracionpanama/status/1806737848604725672&partner=&hide_thread=false

Por región han ingresado por el Darién: 160.621 personas de América del Sur, 19.781 de Asia, 11.413 de Antillas, 5.527 de África y 47 de otras regiones.

Sólo en el mes de junio han llegado unas 27.375 personas, de éstos 21 mil 747 son adultos y 5 mil 628 son menores de edad, informó Migración Panamá en su cuenta X.

Panamá ha gastado $100 millones

Mulino, quien visitó Lajas Blanca para anunciar medidas para detener esta crisis humanitaria que está afectando al país en muchos aspectos, incluyendo seguridad, salud, medio ambiente y economía, precisó que esta crisis le ha costado al erario nacional más de $100 millones.

Entre mil y mil cuatrocientas personas llegan a diario al campamento de Lajas Blancas luego de un peligroso recorrido por la selva del llamado Tapón del Darién, de acuerdo con información del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT). Muchos son niños y mujeres que en el camino son víctimas de violación. Otros mueren en el trayecto debido a las condiciones inhumanas y climáticas del lugar.

Mulino calificó de devastadora la crisis humanitaria que se da en estos campamentos de migrantes. “Este no es el Darién que yo conocí. Este es un Darién complicado, con una crisis humanitaria muy grave que nos crea un problema. Panamá no es este tipo de país de tránsito y destino de migrantes”, señaló el presidente electo.

Además, informó que se presentará una denuncia a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los daños que ha vivido el país a causa de la crisis migratoria que ha desbordado a otras naciones. Lo mismo hará en el Consejo de Seguridad de la ONU, del cual Panamá forma parte.

Entre las afectaciones que se están tomando en cuenta se encuentran las económicas, de salud pública, contaminación ambiental y daños al sector agropecuario, entre otras.

Mulino explicó que la denuncia ante la ONU se presentará en septiembre, en su primer discurso como presidente, en el que llevará una voz alta y clara al mundo. Para ello, dijo, ha pedido a los ministros de Ambiente, Relaciones Exteriores y Seguridad Pública, así como a los directores del Servicio Nacional de Fronteras y el Servicio Aeronaval, que documenten casos para poner la denuncia internacional sobre el efecto que está teniendo la crisis migratoria en el país.

“Panamá va a ser un denunciante ante el mundo de esta situación que no puede seguir tratándose de manera silenciosa o a medias tintas en la región y fuera de ella”, afirmó Mulino. Agregó que “no voy a permitir que Panamá siga siendo resiliente ante este problema”.

La selva del Darién de 575.000 hectáreas de superficie, entre la frontera entre Panamá y Colombia, se ha convertido en un corredor para los migrantes que buscan llegar a la frontera con EEUU para cumplir el “sueño americano”.

FUENTE: LA ESTRELLA / LA PRENSA DE PANAMÁ/ ENTREVISTA A JON SUBINAS/ MIGRACIÓN PANAMÁ/ DIARIO LAS AMÉRICAS

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar