Especial
@jessycarrillo

NUEVA YORK.- El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas evaluó este miércoles la situación de la crisis humanitaria de Venezuela, una reunión convocada por Estados Unidos que intenta que el organismo mundial desconozca al régimen de Nicolás Maduro y a sus representantes.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, dijo este miércoles que su país prepara una resolución para que la ONU reconozca a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela y apuntó que “el hemisferio occidental ha hablado con una voz clara: 54 naciones de todo el mundo han hablado, y ahora es el momento de que hablen las Naciones Unidas”.

Te puede interesar

Pence anunció además una nueva ayuda de 61 millones de dólares para los más de 3,4 millones de venezolanos migrantes, una cifra por encima de los cerca de 200 millones ya aprobados para dar ayuda a los países receptores de venezolanos.

El representante del régimen chavista ante la ONU, Samuel Moncada, reaccionó con una risa irónica cuando Pence dijo que su credencial debía ser revocada para ser sustituido por el representante del presidente encargado, Juan Guaidó, a quien EEUU ofreció su respaldo solo media hora después de su juramentación el 23 de enero último.

Pence miró a Moncada y dijo: “Con el debido respeto, señor embajador, usted no debería estar aquí. Debería regresar a Venezuela y decirle a Nicolás Maduro que su tiempo se ha acabado. Es hora de que se vaya”.

Tras las declaraciones del vicepresidente de EEUU, el embajador de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzya, dijo que su país quiere ver el fin de la crisis humanitaria en Venezuela, pero responsabilizó de la crisis a las intervenciones occidentales y dijo que Estados Unidos está "expropiando descaradamente los activos venezolanos".

Sin embargo, países occidentales como Francia y Perú que han respaldado los esfuerzos de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad, culparon directamente a Maduro.

“Aquí no hay un complot extranjero. El régimen venezolano es el único culpable de esta situación”, dijo Francois Delattre, embajador de Francia ante la ONU.

La crisis humanitaria

El secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, explicó este miércoles ante el Consejo de Seguridad que recientemente la agencia elaboró un borrador del informe general sobre las necesidades humanitarias prioritarias en la nación caribeña como resultado del cual se estima que “siete millones de personas en Venezuela necesitan asistencia humanitaria”.

Lowcock procedió a explicar que eso representa el 25% de la población y aseguró que aunque hay personas necesitadas en todo el país, las carencias más severas están en tres estados del sur del país y en en los de Zulia y Lara.

El informe establece que personas con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas, lactantes, niños menores de cinco años, indígenas, migrantes y personas con discapacidades, se encuentran entre las más vulnerables.

Por su parte la doctora Kathleen Page, miembro del equipo de investigadores de salud pública de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, instó a la ONU a declarar la situación en Venezuela como "una emergencia humanitaria compleja que representa un grave riesgo para la región”.

Un informe divulgado la semana pasada revela que el sistema de salud de Venezuela está en "colapso total". Este reporte, realizado por los investigadores de Human Rights Watch y la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, explica que dicho colapso se evidencia en la propagación de enfermedades prevenibles por vacunación, como el sarampión y la difteria, el aumento de la mortalidad infantil y el incremento brusco de la transmisión de enfermedades infecciosas, incluida la malaria y la tuberculosis.

La posición de Venezuela

El representante del régimen de Maduro ante la ONU, Samuel Moncada, durante su derecho de palabra, justificó lo que ocurre en Venezuela como “un gigantesco experimento inhumano de guerra no convencional" y dijo que su país vive bloqueado por Estados Unidos y el Reino Unido.

Moncada dijo que la situación humanitaria que se ha acrecentado en la nación caribeña tiene que ser solucionada, “pero si erramos en el diagnóstico erramos en la solución”.

Calificó la ayuda humanitaria como operación encubierta con amenaza del uso de la fuerza “incitando a un alzamiento militar y una guerra civil”.

“En su afán (de Pence) de dar un golpe de Estado, sacrificaron la carta fundamental de la OEA y torcieron tanto la ley que lo que aprobaron fue la inclusión de un representante de la Asamblea Nacional. Y esto es un absurdo jurídico”, dijo Moncada en referencia a la aprobación de Gustavo Tarre como representante del país ante la Organización de Estados Americanos.

Durante una rueda de prensa, sin embargo, Moncada aseguró a DIARIO LAS AMÉRICAS que el Ejecutivo de Maduro no reconoce ninguna crisis humanitaria. “Una cosa es que se reconozca que hay una situación económica muy difícil. Otra cosa es una crisis humanitaria”, dijo.

Añadió que las crisis humanitarias son producto de un shock, externo o interno, que impacta las capacidades que tiene un país para responder, pero defendió que “ese no es el caso de Venezuela" donde apuntó que "hay un estado en pie, hay estructuras hay un gobierno, incluso hay dinero, hay una voluntad para trabajar con el resto del mundo”.

Igualmente ratificó la postura del régimen de rechazo a quienes usan la llamada “crisis humanitaria” para solicitar que Nicolás Maduro salga del poder.

La crisis en cifras

  • 3.7 millones de personas sufrieron de desnutrición en 2018, según la FAO.
  • 7 millones de venezolanos necesitan ayuda humanitaria, según la Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.
  • 6 millones de familias en todo el país se benefician de los suministros de alimentos distribuidos por el Gobierno
  • 1.9 millones de personas requieren asistencia nutricional, incluyendo 1.3 millones de niños menores de cinco años, según la Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.
  • 2.8 millones de personas necesitan asistencia médica, incluidos 1.1 millones de niños menores de cinco años, según la Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.
  • 4.3 millones de personas requieren asistencia de agua y saneamiento, según la Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.
  • 1 millón de niños ha interrumpido su educación producto de la crisis, según la Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la posibilidad de que los maestros de Florida estén armados en las aulas para prevenir ataques?

Las Más Leídas