MANAGUA.- El escenario para Nicaragua tras la consumación de la reelección del dictador Daniel Ortega, como sello del proceso electoral que analistas califican como el más viciado de la historia democrática del país, es desesperanzador.

A la profundización de la crisis sociopolítica, especialistas consultados por Despacho 505 añaden un aumento de la migración derivado de la violencia política y del aumento de la pobreza en el país. También avizoran la imposición de más sanciones que presionen al régimen y la suspensión temporal de Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA), aunque todo parece indicar que no se cuentan con los votos en el organismo.

Te puede interesar

Un analista político nicaragüense que habla bajo anonimato, porque en Nicaragua opinar es motivo de cárcel, señala que el 10 de enero del 2022, cuando el dictador Ortega asuma su quinto mandato -el cuarto consecutivo y el segundo con su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta- se quedará sin legitimidad democrática.

“Esto quiere decir que el mando de Ortega y Murillo será considerado como un gobierno de facto, apoyado exclusivamente en la fuerza militar y policial y el reconocimiento de unos pocos gobiernos corruptos y autoritarios” , reseña diario 100%Noticia.

Actualmente, la fórmula Ortega-Murillo solo puede tener la certeza de que su “triunfo arrollador” solo será reconocido por Rusia, China, Corea del Norte, Irán, la dictadura de Venezuela y Cuba, dice.

“Ahora bien, eso no implica que los países que apoyan la democracia en Nicaragua vayan a romper relaciones con Ortega. De hecho, muchos consideran importante en estos casos mantener una presencia diplomática que les permita dar seguimiento e incidir en la evolución de la situación, así como actuar en el terreno humanitario; pero esa presencia diplomática será reducida”, aclara el analista.

No obstante, enfatiza que donde sí habrá una cambio que tendrá duras consecuencias será en la cooperación financiera multilateral.

A su juicio también se debe de analizar la posición en que quedará el Ejército de Nicaragua como “sostén principal de todo régimen de facto”.

“Las presiones van a centrarse en la institución militar y podrían provocar cambios en la cúpula, ante el evidente desgaste de (Julio César) Avilés, sancionado por los EE.UU. y candidato a ser reelecto, una vez más, como comandante en jefe”, plantea el analista quien cree que el punto débil del cuerpo castrense con las amenazas de congelamiento de las inversiones de la institución en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Todo este ambiente “tensionará” las relaciones internacionales del Ejército en la región, prevé. “Habrá que ver cuál es la respuesta que los sectores más profesionales y conscientes del estamento militar estarán en capacidad de dar a la nación”, agrega

FUENTE: Con información 100%Noticias

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.65%
60518 votos

Las Más Leídas